El final del viaje

Regreso de nuevo a Bangkok.
Regreso de nuevo a Bangkok.

El autobús nos dejó en Bangkok a las 6 de la mañana. Ya había amanecido y estábamos al lado de Khao San, así que fuimos a la calle dónde solíamos alojarnos y buscamos un lugar dónde dormir. Uno de los hostels anunciaba camas a 150 B y habitaciones dobles a 350 B, por lo que preguntamos allí. Para el día de hoy solo teníamos la posibilidad de dormir en el dormitorio, pero al día siguiente podríamos cambiarnos a la doble. Y volvimos a tener suerte, estábamos en racha: nos dejaban entrar ya en el dormitorio. Así que entramos y nos acostamos hasta eso de las 10 o las 11 de la mañana.

Todo un emblema de Tailandia, un monje apoyado en una bandera, solo le falta la foto del rey
Todo un emblema de Tailandia, un monje apoyado en una bandera, solo le falta la foto del rey

Nuestra intención estos últimos días era doble. Por una parte hacer algunas compras, especialmente camisetas, que son muy baratas y con motivos muy divertidos; y por otra pasar unos días cómo si viviéramos en la capital tailandesa. La primera parada era en el mercado de Chatuchak, dónde compramos ropa, productos de artesanía y probamos algunos productos locales que todavía no habíamos probado a estas alturas.

Regresamos al hotel ya de noche y tras cenar en Khao San, como cada noche en Bangkok, fuimos a visitar el mercadillo que está frente al hotel Royal. Solo compramos un par de vestidos, pero eso sí a precios de risa. Por cierto, un vídeo del ambiente de Khao San que siempre está “a tope”:

Durante estos días visitamos algunas atracciones menores que nos faltaban en Bangkok como el monumento a la democracia.
Durante estos días visitamos algunas atracciones menores que nos faltaban en Bangkok como el monumento a la democracia.

La mañana siguiente fuimos a pasear por los canales con el barco de línea y paramos frente al Wat Arun. Es curioso, porque el barco de línea te deja enfrente del palacio y tienes que coger otro barco que te cruza y por el que tienes que pagar 3 bahts por trayecto. Cruzamos y vimos el palacio por fuera, pero pasamos de entrar. Llega un punto en el que has visto tal cantidad de palacios de todo tipo, forma y colores que te saturas y ya ni siquiera te llaman la atención maravillas como esta. Así que simplemente rodeamos el palacio e incluso desaprovechamos la oportunidad de colarnos que nos la habían puesto a huevo entrando por la salida de la tienda que nadie vigilaba.

También tuvimos la oportunidad de perdernos por calles poco transitadas por turistas y entrar 'hasta la cocina' en los templos.
También tuvimos la oportunidad de perdernos por calles poco transitadas por turistas y entrar ‘hasta la cocina’ en los templos.

Ese día seguimos haciendo algunas compras en las tiendas aledañas a Khao San (hay una de camisetas a 99 B muy buena) y en el mercado del hotel Royal. Ahora que estoy en Alicante pienso que debería haber comprado en ese mercado uno de los móviles que vendían allí a precios ridículos. Por ejemplo, un Galaxy Note que aquí te sale por 600 euros, allí costaba 2500 B (unos 62 euros). Quizás tuviera algún defecto de fabricación o quizás sea una versión pirata, yo que se, pero la pantalla de 5’3 pulgadas funcionaba perfectamente y las aplicaciones Android también. ¡Lástima! Esa misma noche, en ese mismo mercado, Nuria se hizo un peinado nuevo:

El mercado de Chatuchak en su esencia.
El mercado de Chatuchak en su esencia.

En la mañana del último día, contratamos una furgoneta para que a la madrugada del día siguiente viniera a buscarnos para ir al aeropuerto (vienen a tu hostel). Imprimimos las tarjetas de embarque de Ryanair y compactamos las mochilas para meter el exceso de 17 o 18 camisetas nuevas que había comprado Ivan y los 2 o 3 vestidos y algún pantalón que había comprado Nuria. Es lo que tiene volar con Ryanair con solo el equipaje de mano. Los dos primeros tramos, hasta Frankfurt no serían ningún problema, pero el siguiente vuelo Frankfurt-Palma de Mallorca con Ryanair podría ser un drama.

Wat Arun es precioso, pero caro, muy caro... y hay un palacio similar en Ayutthaya.
Wat Arun es precioso, pero caro, muy caro… y hay un palacio similar en Ayutthaya.

Casualidades de la vida, nos encontramos con unos chicos que conocimos en Mae Sariang y que nos contaron que gracias a nuestra recomendación se habían animado a alquilar una moto y les había gustado muchísimo. Puede parecer extraño encontrarse con alguien que conociste hace muchísimos días en una ciudad de tantos millones de habitantes, pero la verdad es que conocimos a muchos españoles que más o menos tenían su vuelo de regreso alrededor de esos días. Además, también constatamos un hecho que nos pareció curioso, y es que los españoles viajan mayoritariamente al sur, pocos se ven por el norte. En el norte era una sorpresa cuando escuchábamos a alguien hablar español, pero en el sur había una verdadera plaga. Por eso, a todos los lectores de este blog, desde este último artículo de la serie de Tailandia, os invito a que visitéis el norte, que sí, que el sur también es muy interesante, que hay playas y buenas vistas, pero el norte es mucho más auténtico, no hay tantos turistas y la gente.. la gente es genial en el norte.

Hasta aquí llegamos...
Hasta aquí llegamos…

Gastos 26A

Desayuno: 33 B
Hotel: 300 B
Bus Chatuchak: 2×6’5 B
Comida: 103 B
Camisetas: 2×120 + 2×150 B
Collar: 40 B
Batik: 50 B
Smoothie: 50 B
Pañuelo de seda: 50 B
Pantalón Nuria: 150 B
Merienda: 47 B
Espejo de bolsillo: 50 B
Bolso: 70 B
Bus de regreso al centro: 2×13 B
Cena: 100 B
Vestidos: 20 + 50 B
Batido y agua: 33 B

Los tuk tuks esperando clientes cerca de Khao San
Los tuk tuks esperando clientes cerca de Khao San

Gastos 27A

Desayuno: 58 B
Hotel: 2×350 B
Camisetas: 5×99 B + 2×75
Comida: 120 B
Barco canales: 2×15 + 2x2x3 B (cruzar al Wat Arun)
Postales: 20 B
Bus a Khao San: 2×11 B
Roti (pankake): 25 B
Cena: 89 B
Cartera de cuero: 100 B
Corte de pelo: 60 B
DVD pirata: 20 B
Batido y agua: 40 B

Khao San Road por la noche, un día cualquiera entre semana.
Khao San Road por la noche, un día cualquiera entre semana.

Gastos 28A

Desayuno: 53 B
Bus aeropuerto: 2×130 B
Imprimir hojas Ryanair: 80 B (a 10 B la hoja)
Aperitivo: 37 B
Broche: 10 B
Comida: 150 B
Camisetas: 2×160 B
Cena: 117 B
Batido: 24 B
Provisiones para el desayuno: 37 B

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apeadero te informa que los datos personales que nos proporcionas rellenando este formulario serán tratados por mi (Ivan Gadea Saez) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es para enviarte nuestras publicaciones en forma de boletín periódico, promociones y servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores que tenemos contratados con OVH/Kimsufi ubicada en la UE. Si no introduces los datos obligatorios solicitados o no validas esta política de privacidad no podremos atender a tu solicitud. Puedes ejercer el derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación, portabilidad o cualquier otro en cualquier momento escribiendo un email a ivan.gadea@inusion.es o por correo postal en C\Herba Lluisa, 15 - 03110 Mutxamel (Alicante)