Bangkok está repleto de templos, pagodas y otras construcciones sugerentes.

El calor de Bangkok

Bangkok está repleto de templos, pagodas y otras construcciones sugerentes.Ciertamente no habíamos sufrido un especial calor hasta el día de hoy. Nos recibió una fina lluvia que refrescaba el ambiente y el día siguiente fue muy suave, pero el día de hoy ha sido bochornoso. Es difícil hacerse una idea del calor del que hablo sin haberlo vivido aquí o en otro país tropical, pero la cuestión es que te pasas todo el día sudando, incluso dentro de la ducha sudas. El hostel en el que estuvimos, por ejemplo, para dormir dejaba toda la noche el aire acondicionado encendido y dos ventiladores que agitaban el ambiente. Sinceramente hacía frío y por eso manipulamos un poco el sistema para que no bajara tanto de temperatura, a pesar de la poca gracia que les hacía a nuestros compañeros de habitación.

Cúpula del templo del buda dorado.Salimos tarde a la calle y nos dirigimos al embarcadero que hay cerca de Khao San después de comprar el típico desayuno en el 7 eleven (paquete de galletas y batido de cacao de leche, ¡ojo! lo normal por aquí es soja y la leche es algo más cara). Bajamos en la parada del Buda de Oro, recorrimos las calles de Chinatown dónde están los mecánicos y vendedores de piezas usadas (es para verlo!) y llegamos al templo. Tuvimos suerte: pudimos ver al buda sin pagar entrada (40B) ya que lo estaban cargando en un camión, suponemos que para mostrarlo en alguna exposición o algo similar. Los muy mamones no avisaban que el buda no estaba en su sitio y en su lugar ofertaban “mostrar tus respetos al lugar del buda de oro”, que suena igual, pero no es lo mismo. Hasta los monjes de los templos te intentan timar. De ahí fuimos andando a la estación central (está cerca) para informarnos de los trenes a Ayuthaya.

El gran error del día fue al salir de la estación. Hablamos con un viejecito que tenía un tuk-tuk y nos dijo que nos llevaba a la MBK por 10 B pero parando en una tienda para que le dieran un vale de gasolina. Le dijimos que no estábamos interesados ya que no nos apetecía hoy eso y empezamos a andar camino de la zona de centros comerciales. Fueron 3 o 4 kilómetros, no lo se exactamente, pero fueron bajo un sol de justicia y con muy pocas sombras dónde cobijarse. Además no había nada de especial por el camino con lo que perder un poco el tiempo descansando. La odisea por no querer perder 5 minutos fue brutal. Además a Nuria le vino el bajón por el jet lag, lo cual hizo que durante el resto de la tarde no “rindiéramos” al ritmo normal.

Vimos el buda dorado gratis mientras algunos pagaban por no verlo.. cuidadínEl MBK nos decepcionó muchísimo. Esperábamos un mercado al estilo del mercado de la seda de Beijing y esto se parecía más a un Corte Inglés (sí, vale, quizás no tanto en cuanto al modo de funcionar, pero sí en cuanto a precios y marcas. En fin, que si en el MBK esperas encontrar gangas, olvídate. Igual sí encontrarás una camisa a un precio razonable, pero no hay chaquetas (falsas) North Face a 10 euros como en China. Además eso que se han inventado en la quinta planta de la comida es un timo. Es lo mismo que encuentras en la calle o en los pequeños restaurantes tailandeses pero con el precio multiplicado por 2 o 3. Una trampa para turistas o thais ricos. Acabamos comiendo allí, pero en un restaurante un poco más barato y tomando un helado en la sexta planta dónde se encuentran los cines.

Así es Bangkok, el único lugar de Tailandia dónde hay más coches que motos.Queríamos ir luego al mercado de Lumpini pero nos dijeron en la oficina de turismo que estaba cerrado. Cuidado cuando preguntéis ya que algunos elementos interesados os pueden mentir. Mejor preguntar siempre en una oficina de turismo. Nos dijeron que este mercado había cerrado y nos recomendaron el mercado de Silom que está junto al de Pattong. Dos pájaros de un tiro. Tomamos el metro hasta allí y visitamos ambos mercados mientras los montaban. Patong es considerado el barrio rojo de Bangkok. Allí nos ofrecieron 20 veces asistir al “ping-pong show” y pudimos ver a las mujeres prostituidas fichando cuando entraban (sí, sí, los prostíbulos tienen máquinas de fichar a la entrada).

Aún no era muy tarde, pero nos apeteció una pizza que vendían en la calle por 99 B. La compramos y junto a una coca-cola, cenamos en unas escaleras mientras veíamos a la gente pasar. En cuanto terminamos tomamos un taxi hacía Khao San. Tuvimos que subir en 3 taxis para conseguirlo, ya que los otros dos no nos quisieron llevar aduciendo que había demasiado tráfico y que con taxímetro no les salía a cuenta. Allá ellos. En Khao San probamos una delicatesen local: los crepes. Puedes tomarlos de muchos sabores a partir de 10 B y hasta más de 50. El de chocolate (no de nutella, chocolate) está buenísimo y solo cuesta 15 B.

Gastos

Desayuno: 32 B
Barco río: 2×15 B
Comida: 228 B
Fanta 1’5L: 26 B
Coca cola lata: 19 B
Baños MBK: 2×2 B
Helado: 10 B
Metro: 2×20 B
Pizza y coke: 116 B
Taxi: 76 B
Crepe chocolate: 15B

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

2 comentarios sobre “El calor de Bangkok”

  1. Pingback: El final del viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *