Dejamos Mae Hong Son con mucho dolor de nuestro corazón, igual que Pai, pues son lugares con un encanto especial.

Mae Sariang: ciudad de paso

Dejamos Mae Hong Son con mucho dolor de nuestro corazón, igual que Pai, pues son lugares con un encanto especial.Mae Sariang fue nuestra siguiente parada en el bucle de Mae Hong Son, una parada obligatoria ya que queríamos evitar volver a Chiang Mai. Según habíamos leído en algunos sitios, desde Mae Sariang se podía tomar un transporte público que te llevaba por la carretera que recorre la frontera con Myanmar hasta Mae Sot.

Por lo demás, Mae Sariang no es que nos atrajera de forma especial y, la verdad, no nos gustó mucho. Creo, la verdad, que no le dimos oportunidad de gustarnos y pasamos por aquí demasiado rápido y con pocas ganas. Mae Sariang es un pueblo muy parecido a Mae Hong Son o Pai, pero sin nada de turismo. Bueno, algún “farang” ves por allí, pero pocos y, sobretodo, no existe una infraestructura creada para un turismo en masa. Por ejemplo, nosotros para encontrar un lugar dónde alojarnos tuvimos que sudar hasta encontrar uno de los peores sitios dónde hemos dormido y no por ello más barato que en Pai o Mae Hong Son.

Otro de los grandes inconvenientes de los pueblos del norte es que muy poca gente habla inglés, por lo que hasta comer (bien) se hace difícil, al no poder pedir más allá de un Pad-thai o un lo-que-come-el-fulano-de-al-lado. Esto es algo que en Senegal, China o Kenia nos pasaba a diario, pero Tailandia te mal acostumbra mucho y te asusta cuando te encuentras con lugares dónde la maquinaria turística todavía no ha arrasado y no ha producido la necesidad de la población de aprender inglés, crear restaurantes con comida “farang” y abrir guesthouses de estilo occidental.

Conclusión: Mae Sariang es para quienes quieran ver lo que era Pai o Mae Hong Son cuando no habían sido todavía invadidas. Ideal para quienes quieran explorar esta preciosa región sin sentir que es el turista un millón. Eso sí, quien elija esta opción deberá renunciar a ciertas comodidades.

Para llegar hasta aquí optamos por (o más bien debería decir “nos tocó” ya que no elegimos el medio de transporte) un viejo autobús bastante cómodo que moderaba la velocidad mucho más que una minivan o un songteow, evitando así el más que posible mareo. De hecho, en muchos momentos, cuesta arriba, hubiera sido más rápido ir andando que en el bus (literalmente). Se olía la goma quemada de las correas de transmisión que sufrían por el sobre-esfuerzo. El paisaje era espectacular.

Cartel que está en la estación de Mae Sariang con los horarios a Mae Sot. Tampoco son muy fiables, a veces se saltan frecuencias...La idea era alquilar una moto nada más llegar e incluso encontramos el lugar dónde hacerlo, pero nos echamos atrás porque empezó a llover y decidimos comer y acostarnos una siesta. Por la tarde paseamos por el pueblo, pero poco había allí que ver, así que al día siguiente tomamos el primer songteow que encontramos (el de las 8:30, porque el de las 7:30 decidió no pasar) y nos fuimos a Mae Sot. Hay songteows desde las 6:30 hasta las 12:30 cada hora y si en Mae Hong Son has tomado el bus de las 8:30, llegas justo a tiempo para coger el último de los songteows del día. Puede ser una matada, pero sinceramente, yo lo hubiera preferido a perder un día en Mae Sariang (otra cosa es que hubiésemos alquilado la moto y hubiésemos salido a ver las cataratas, las fuentes termales, etc).

Gastos:

Bus a Mae Sariang: 2×105 B
Guesthouse: 200 B
Comida: 100 B
Batido: 2×18 B
Cena: 160 B
Provisiones para el día siguiente: 30 B

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Mae Sariang: ciudad de paso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *