Primer día de ruta en Islandia con la autocaravana

El destino del primer día de ruta en Islandia era el golfo de Hvammsvík, un lugar muy espectacular.
El destino del primer día de ruta en Islandia era el golfo de Hvammsvík, un lugar muy espectacular.

Nuestro primer día de ruta en Islandia despertamos en el aeropuerto, pero a diferencia de en otras ocasiones en las que nos hemos quedado a dormir en el mismo aeropuerto, esta vez, despertamos en el Hotel Smari que está a 100 metros de la terminal del pequeño aeropuerto internacional de Keflavik. Compartimos una habitación de 4 personas con Aida y Jorge con los que habíamos volado desde Alicante (129 €, 65 € por pareja). Bastante caro, pero así conseguiríamos dormir un poco ya que el vuelo de WOW Airlines llegaba a las 2 de la madrugada.

El vuelo con WOW airlines nos lo pasamos durmiendo; tuvimos suerte ya que teníamos 3 asientos para los dos a pesar de que el avión estaba casi lleno.
El vuelo con WOW airlines nos lo pasamos durmiendo; tuvimos suerte ya que teníamos 3 asientos para los dos a pesar de que el avión estaba casi lleno.

Acerca del hotel, lo único que puedo decir es que está muy bien. No es un hotel lujoso, pero es muy tranquilo, personal amable, está muy bien situado y el desayuno continental en forma de buffet está bien surtido (además de leche, café, tostadas y demás, también hay queso, jamón york, etc). El vuelo con WOW es un vuelo más, tipo EasyJet, sin ninguna historia, ni para bien ni para mal.

A las 9 de la mañana, después de desayunar, regresamos a la terminal a recoger a Román, el quinto miembro del grupo que venía de pasar la noche en un aeropuerto de Londres dónde había hecho escala en su viaje desde Berlín. Ya todos juntos, emprendimos andando los 4 km que separan el aeropuerto de las oficinas de McRent. Cabe la posibilidad de realizar este recorrido en taxi, pero ni siquiera preguntamos precios; los 4 km esos son la primera de las muchas marchas que realizaríamos en el viaje y además íbamos sin mochilas pues las habíamos dejado todas en el hotel.

Ruta en Islandia abortada

A pesar de que la noche que llegamos estaba tranquila, los siguientes 3 días fueron los peores de todo el viaje (realmente, los únicos malos, más por el viento que otra cosa).
A pesar de que la noche que llegamos estaba tranquila, los siguientes 3 días fueron los peores de todo el viaje (realmente, los únicos malos, más por el viento que otra cosa).

El tiempo nos había acompañado desde Alicante. Llegamos en una noche fría pero despejada y por la mañana el sol se había ocultado tras algunas nubes, pero no parecía que fuera a llover de manera inminente. Sin embargo, la predicción del tiempo decía que llovería a partir de mediodía. Y así fue. Tras recoger la autocaravana en McRent, empezó una leve nevada y, con ella, empezó a soplar el viento, al principio muy poco, pero pronto descubriríamos porque el encargado de McRent nos espetaba a salir pronto hasta nuestro primer destino. Literalmente nos dijo “si os vais ya hacía  Hvammsvík me quedo más tranquilo”. Y nosotros le aseguramos que sí, que iniciábamos ya la ruta en Islandia.

Sin embargo, antes de poder iniciar la ruta teníamos que hacer dos cosas: recoger el equipaje del hotel y comprar provisiones en el supermercado (a pesar de todas las provisiones que ya llevábamos necesitábamos algunas cosas más). Y así lo hicimos, bajo la suave nevada, regresamos al aeropuerto, recogimos las maletas y luego deshicimos el camino hasta llegar al Bonus más cercano. Cuando entramos a comprar ya soplaba fuertemente el viento, pero cuando salimos aquello ya daba miedo. Comimos en el parking del Bonus y decidimos suspender el programa previsto porque veíamos imposible salir con ese viento después de las advertencias que nos había hecho el vendedor de McRent. Pasaron horas y el viento no amainaba. Nos temíamos que nos pasaríamos allí la noche y nos dispusimos a buscar un mejor lugar de aparcamiento.

En un momento dado, una señora de unos 50 años llamó a la puerta de nuestra autocarava. Con un inglés muy claro nos dijo: “Os he visto que estabais dentro y no me he podido resistirme a deciros que por favor, por favor, no mováis ahora la autocaravana con este viento. Mi marido la semana pasada volcó lateralmente con una como esta debido al viento”.

El hotel Smari del aeropuerto de Keflavik es un hotel de gran calidad para pasar la primera o la última noche, aunque la ciudad no queda nada lejos y hay albergues más económicos.
El hotel Smari del aeropuerto de Keflavik es un hotel de gran calidad para pasar la primera o la última noche, aunque la ciudad no queda nada lejos y hay albergues más económicos.

¡Empezamos bien el viaje! La visita de la península de Reykjanes al garete por culpa del viento y toda la planificación comprometida si no podíamos llegar a dormir a Hvammsvík. ¿Qué hacer? Hubo que arriesgar y tomar una decisión. Pasadas las 8 de la tarde, vimos que el viento amainaba y que las fuertes rachas ya no golpeaban la autocaravana y decidimos por unanimidad movernos lentamente hasta el lugar previsto para dormir. Siguiendo las instrucciones del GPS fuimos circundando Reikiavik hasta dar con la Ring Road. Tuvimos mucha suerte y el viento no pasó de “rachas controlables”. De vez en cuando un bandazo, pero nada que nos hiciera temer que podríamos volcar. Así, poco a poco, llegamos a Hvammsvík, una pequeña península en un fiordo dónde conviven varias granjas y un campo de golf.

¡Hay que empezar la ruta!

Nuestra idea de dormir en Hvammsvík era para aprovechar la poza de agua que allí había. Esa es la idea de cada noche: dormir junto a un lugar dónde poder bañarnos y así ahorrarnos la ducha en la autocaravana. Para acceder a la poza de agua caliente tuvimos que tomar un camino de tierra en bastante buen estado al principio, pero que se complicó un poco después. Por el camino atravesamos una granja dónde una luz automática nos dio la bienvenida (aunque parecía que no había nadie en ese momento). Finalmente llegamos al final del camino, desde dónde a unos 50 metros podíamos ver ya el vapor de las aguas calientes.

Nuestra primera exploración de la poza y nuestra decepción al encontrarla vacía, bajo una fina nevada.
Nuestra primera exploración de la poza y nuestra decepción al encontrarla vacía, bajo una fina nevada.
El final del camino de acceso a Hvammsvík es bastante mala, pero practicable con la autocaravana.
El final del camino de acceso a Hvammsvík es bastante mala, pero practicable con la autocaravana.

Aunque ya pasaban de las 21:30, todavía era de día, así que salimos a realizar una vuelta de exploración de la poza antes de cenar. Desde lejos vimos que se trataba de una construcción de piedra circular muy cerca del mar, a apenas 10 metros. Sin embargo, cuando llegamos al lugar nos llevamos una gran desilusión: la poza estaba seca. La manguera de plástico que canalizaba el agua desde la fuente de agua caliente se había roto y ahora el agua caliente era vertida directamente al mar. Probablemente nadie había visitado aquél lugar desde hacía semanas por lo que nadie se habría dado cuenta del suceso. Eso o que el granjero propietario de las tierras estaba harto de tener visitantes (esa era la otra teoría, aunque lo dudo). El caso es que esa noche no pudimos bañarnos en uno de los mejores hot-pots de Islandia, pero al menos habíamos empezado la ruta por Islandia y habíamos llegado al lugar dónde teníamos previsto dormir ese día. Eso sí, la noche fue movida, puesto que el viento empezó a arreciar y no habíamos tenido la precaución de dejar la autocaravana orientada en la dirección en la que soplaba.

Así es la fuente termal de Hvammsvík, como se puede ver la poza estaba vacía y se veía algo de vapor de agua procedente de la fuga de la canalización.
Así es la fuente termal de Hvammsvík, como se puede ver la poza estaba vacía y se veía algo de vapor de agua procedente de la fuga de la canalización.
Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

3 comentarios sobre “Primer día de ruta en Islandia con la autocaravana”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *