Una de las obsesiones de este blog es explicaros que se puede viajar por mucho menos dinero y con muchas más comodidades de lo que crees. Quiero en este artículo explicar cómo ahorrar viajando mediante unos sencillos tips o consejos que sirven de resumen a lo mucho explicado durante años y años de artículos más en profundidad. Sirva, pues, como una guía de referencia rápida para acordarse de todos los consejos para ahorrar viajando.

53 formas para ahorrar viajando

Una aclaración. Este artículo va sobre tips para ahorrar viajando cuando ya se está en el viaje. No va de cómo ahorrar antes del viaje ni va de si es más barato estar de viaje o quedarse en casa.

Lo que he pretendido es recoger de manera muy resumida una serie de consejos rápidos para ahorrar mientras estás viajando. Los tips no tienen ningún orden en particular, son solo consejos que se deben interiorizar y tener en cuenta cuando viajes.

¿Qué maneras hay de ahorrar viajando? Ahí van los consejos:

  1. Ahorrar viajando en temporada baja: Básico: los vuelos y alojamientos suelen ser más baratos fuera de temporada alta (y a veces otros servicios también).
  2. Aprovechar los días gratuitos: Muchos museos y actividades tienen días gratuitos (primer domingo del mes, todos los martes, etc). ¡Infórmate antes de viajar!
  3. Hostels con cocina: Busca alojamientos que tengan cocina y así no tendrás que comer en los restaurantes cada día.
  4. Tienda de campaña: Si vas a viajar por lugares rurales, una tienda de campaña te puede ayudar a bajar tu presupuesto en alojamiento bastante.
  5. Alojamientos alternativos: Dependiendo de tu situación y momento del viaje pueden interesarte maneras alternativas de ahorrar en viajes como el intercambio de casas, alquileres de apartamentos tipo AirBnb, etc. Busca y haz números.
  6. Alternativas a Couchsurfing: Couchsurfing es el nombre genérico que le damos a compartir el alojamiento con viajeros y anfitriones de todo el mundo, pero esta web ahora es de pago y no interesa tanto. Sin embargo, existen alternativas gratuitas que recomendamos usar: BeWelcome, Trustroots o Servas.
  7. Busca vuelos baratos: Lo primero para ahorrar viajando es encontrar los vuelos más baratos a tu destino. Para ello herramientas como SkyScanner o Matrix son fundamentales. Puedes aprender más en nuestros artículos sobre travel hacking.
  8. Alquiler de coches: Si necesitas alquilar un coche muy a menudo, consigue una tarjeta de crédito que ofrezca un seguro gratuito y así ahorrarás un montón de dinero en seguros.
  9. Olvídate del aparcamiento del aeropuerto: Si tu viajes es por menos de un mes, no uses el aparcamiento del aeropuerto: aparca en la calle y/o usa el transporte público.
  10. Botella de agua reutilizable: Viaja siempre con una botella de agua que puedas rellenar, te ahorrará muchísimo dinero en agua potable.
  11. Viaja ligero: Parece que no tiene nada que ver con ahorrar viajando, pero si llevas menos equipaje, no pagas extra en los aviones y salen más baratas las consignas y taquillas, por ejemplo.
  12. No caigas en las trampas para turistas: No creo ni que haya que decirlo, pero… Restaurantes en zonas turísticas, tiendas de souvenirs, ofertas increíbles, etc. suelen ser trampas que te harán perder mucho dinero.
  13. Compra una SIM local: Si tu tarjeta de telefonía te va a cobrar un pastizal por roaming, compra una SIM local y paga como un local por acceder a Internet.
  14. Usa tarjetas de débito para viajar: No uses la tarjeta de tu banco que te cobrará por los cambios de moneda, hazte una tarjeta específica para viajar como la Revolut, la N26, etc.
  15. Lleva dinero en efectivo: Haz cálculos de si te interesa más llevar dinero en efectivo o sacarlo de un cajero. A veces te interesará más una cosa o la otra.
  16. Traviajar en viajes largos: Si te planteas un viaje largo, quizás te interesa más trabajar durante el viaje que ahorrar antes de salir. Ojo: en algunos países es ilegal trabajar si no tienes un visado de trabajo (aunque existe la working holiday visa).
  17. Voluntariados: Trabajar de voluntario también te puede ayudar a bajar los gastos pues suelen darte alojamiento y a veces también la comida. Eso sí, ¡cuidado que hay muchos timadores entorno al Volunturismo!
  18. Hazte un seguro médico de viaje: Los seguros de viaje son un gran gasto previo al viaje (aunque si no te dejas engañar por ciertos bloggers verás que no es tan caro). Pero ojo: no llevar seguro te puede salir mucho más caro.
  19. No te hagas un seguro de cancelación: Los seguros de cancelación solo son necesarios en casos muy particulares puesto que apenas cubren nada, no funcionan bien para viajes de mochileros o low-cost.
  20. Evita los tours y viajes organizados: Salvo en contadísimas excepciones viajar por libre siempre te va a salir más barato que viajar en un tour organizado.
  21. Revisa los cupones descuento: Aunque parezca algo extraño, a veces sitios como Groupon o similares pueden ofrecerte descuentos muy importantes en actividades turísticas.
  22. Ahorra viajando en autostop: Es la manera más barata de viajar y en muchos países no suele ser problemática.
  23. Compra vuelos cuando tenga buen precio: A veces te planteas si comprar ya o esperar a que bajen los precios: lo habitual es que los vuelos suban de precio, no que bajen.
  24. Viaja de noche: Así ahorrarás una noche de alojamiento y además no perderás tiempo en el desplazamiento.
  25. Acuérdate del car-pooling: No siempre existe y no siempre es lo más barato, pero servicios como BlaBlaCar, Amovens, etc puede ayudarte a ahorrar viajando.
  26. Sácate el carnet de estudiante: Si puedes conseguirlo, con el carnet de estudiante internacional (ISIC) puedes tener grandes descuentos.
  27. Apúntate a los free-tours: Aunque no sean gratis del todo, por unos pocos euros te permitirán conocer la ciudad mejor y ahorrarte tiempo planificando.
  28. Jamás cambies dinero antes de salir: Es un error de principiante que te saldrá muy caro.
  29. Planifica el viaje: Si «pierdes el tiempo» en planificar antes de salir de casa conseguirás ahorrar porque podrás aprovechar la información de blogs y expertos.
  30. Camina mucho: Es muy sano, te ayuda a conocer zonas no turísticas, te da un puntito de aventura, no contamina y, sobretodo, es más barato que el transporte urbano.
  31. Cuida un gato: En viajes más largos en los que quieres vivir en una zona o ciudad puede resultar interesante echar un ojo a las plataformas de house sitting.
  32. Usa lo que otros tiran: Si no tienes mucho asco, puedes incluso probar el «Table Diving» (comer lo que otros dejan en la mesa del restaurante) o el «Diving Dumpster» (recoger lo que tiran en los supermercados por las noches), opciones muy extremas de los viajeros más ahorradores.
  33. Barcostop: Si tienes que cruzar el mar y no tienes dinero, quizás puedas hacerle dedo a un barco y viajar gratis.
  34. Busca chollos en autobuses: Hay muchas compañías de autobuses low-cost que ofertan trayectos (a veces largos) por tan solo 1 euro.
  35. Y busca chollos en vuelos: Las llamadas compañías low-cost de vuelos pueden ofrecer viajes en avión a precios que resultan increíbles.
  36. Haz un presupuesto y síguelo: Si no tienes un presupuesto (o si lo tienes y pasas de él), es muy fácil desviarse del objetivo.
  37. Sé flexible: Be water my friend. ¿Querías ir a Tailandia, pero el vuelo barato es a Vietnam? ¡Pues a Vietnam! Flexible en destinos y en fechas significa ahorrar mucho dinero.
  38. Viaja despacio: Si hoy estás en Berlín y mañana quieres estar en París y el fin de semana pasarlo en Londres, además de que te vas a perder mucho por el medio, te va a resultar mucho más caro. El Slow-travel es la clave.
  39. Aprende a regatear: No en todos los países se suele hacer ni se debe hacer, pero en algunos países es clave para no pagar de más. ¡Aprende los trucos!
  40. Compórtate como un local: Hay muchos motivos por los que deberías actuar como los locales, pero hablando de cómo ahorrar viajando, hay un motivo fundamental: ellos saben cómo vivir con menos.
  41. Alcohol y tabaco: Son los dos principales enemigos del viajero low-cost, pero si no puedes evitarlo, usa el duty-free de los aeropuertos para aprovisionarte y trata de minimizar el consumo.
  42. Evita los timos: En muchos países o ciudades hay timos habituales que pueden ser evitados fácilmente informándote previamente.
  43. Reclama cuando abusen: No lo dudes, como consumidor, aunque estés de viaje tienes derechos. Reclama cuando alguna empresa no te dé lo que has pagado.
  44. Duty Free: Si tienes que comprar algún aparato caro (como una cámara, por ejemplo) quizás te interesa más hacerlo durante el viaje para ahorrarte el IVA. O alternativamente existen zonas francas o países con bajos impuestos dónde todo resulta más barato.
  45. Reserva con cancelación gratuita: Si reservas con tiempo, elige siempre alojamientos con cancelación gratuita para que si bajan de precio o aparecen ofertas luego, puedas cancelar y volver a reservar.
  46. Mejor precio offline: A veces el precio de un alojamiento o de una entrada o un transporte puede ser más barato si vas directamente al sitio y lo compras. Infórmate y elige sabiamente.
  47. No cambies dinero en el aeropuerto: Salvo honrosas excepciones (Ciudad de México) cambiar dinero en el aeropuerto es un grave error.
  48. Obtén tus visados dónde sea más barato: Algunos países nos obligan a sacar visados para visitarlos. En algunos casos, lo más económico es obtener el visado antes de salir de casa, en otros al llegar al país y en otros en un país intermedio. Infórmate y actúa en consecuencia.
  49. Busca relocaciones: Las compañías de alquiler quieren que las ayudes a mover sus flotas, ¡aprovéchate!
  50. Lava tu ropa: No uses lavanderías de la calle ni mucho menos las de los hoteles. Aprende a lavar tu ropa y secarla rápidamente.
  51. Pases turísticos: Los pases turísticos son armas de doble filo. Depende de lo que quieras ver o hacer pueden resultar en grandes ahorros o en un despilfarro: estudia bien las opciones que tienes.
  52. Dormir en tu vehículo: Que levante la mano quien no haya alquilado un coche para dormir en él durante un viaje en un destino caro (tipo Islandia, Hawai, etc).
  53. Viaja en camper: Aunque el desembolso inicial pueda ser alto, viajar en una autocaravana o furgoneta camperizada resulta muy económico en viajes largos.

¿Y tu que haces para ahorrar viajando?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.