Quizás alguna vez alguien te haya dicho medio en broma: «me sale más barato viajar a tal sitio que quedarme en casa». Quizás te hayas reído o quizás hayas pensado que es una exageración. Pero en realidad no lo es. Muchos destinos tienen un punto V:

El punto V es el número de días que tienes que estar de viaje en un destino o destinos para que económicamente te empiece a compensar viajar respecto a quedarte en casa.

Es decir, existen destinos que te resultarán más económicos que quedarte en casa siempre y cuando pases el número suficiente de días en ese destino. En este artículo te voy a explicar cómo encontrar el punto V de un viaje.

Gastos en casa y en el viaje

Para poder calcular el punto V debes tener claros cuales son los gastos que supone quedarte en casa y los gastos que supone estar de viaje.

Anota en una hoja de papel todos los gastos fijos mensuales que vas a tener tanto en el caso de que viajes como en caso de que no viajes: hipoteca o alquiler, recibos de luz o agua, etc. Súmalos; llamaremos a esa cifra Gastos Minimos Mensuales (GMM). Estos datos no los usaremos en el cálculo del punto V, pero son muy útiles para visualizar los gastos fijos que lastran nuestro viaje de vacaciones y que se eliminarían casi por completo en caso de que realizáramos un viaje sin fecha de retorno o a largo plazo.

Anota ahora todos los gastos que harías si te quedas en casa en un mes (aproximadamente): salir a comer o cenar, comida en casa, gasolina para moverte, entradas de cine, etc. A esa suma la llamaremos Gastos en el Hogar Mensuales (GHM).

Una maleta llena de comida es un ahorro considerable. En teoría hay unos límites a la hora de entrar comida al país, en la práctica nadie te dice nada.
Se hace lo que sea para bajar el coste del viaje 😉

En el caso de que viajes vas a tener que comprar un vuelo u otro transporte hasta el destino y es posible que haya otros gastos puntuales para el viaje (por ejemplo comprar una mochila o un seguro). A la suma de estos gastos puntuales les llamaremos Gastos Fijos del Viaje (GFV).

Por último, busca en blogs y guías de viaje cual es el coste medio diario para viajar al destino que has decidido. Ten en cuenta tu tipo de viaje y tus hábitos (no es lo mismo si sueles consumir alcohol o si no, si tratas de dormir en tienda de campaña o en hoteles, etc). A esta cifra la llamaremos Gasto de Viaje Diario (GVD).

Calculando el punto V

Lo difícil ya está hecho. Ahora solo hay que aplicar la fórmula mágica para averiguar a partir de cuantos días nos compensa más viajar que quedarnos en casa.

Solo hay que tener en cuenta una cosa: si GHM es menor que 30 veces el GVD, entonces jamás llegaremos al equilibrio, es decir, nunca nos saldrá más barato viajar que quedarnos en casa. Por ejemplo, si vives en Madrid y quieres viajar a Islandia, es probable que te te pase.

La fórmula que tenemos que calcular es:

formula

Un ejemplo de punto V para unas vacaciones

Pongamos un ejemplo. Una persona que vive en Valencia y quiere pasar sus vacaciones en Indonesia realiza los siguientes cálculos:

GMM: Alquiler (340 €) + Electricidad (60 €) + Agua (30 €) + Internet (36 €) = 466 €  (estos datos no los usamos porque estamos calculando el Punto V para viajes de vacaciones; si realizáramos un viaje a largo plazo, estos valores pasarían a GHM y acelerarían la consecución del punto V como veremos en el siguiente ejemplo).

GHM: Ocio (200 €) + Gasolina (200 €) + Comida (150 €) + Otros (100 €) = 650 €

GFV: Blablacar Valencia-Madrid (30 €) + Vuelo Madrid-Jakarta (450 €) + Vuelos internos (100 €) = 580 €

GVD: 12 €

Con esos datos, calculamos V que resulta ser:

v1

Es decir, tendríamos que estar 60 días viajando para que nos saliera más barato el viaje que quedarnos en casa.

En esta gráfica se puede observar el coste real por día de viaje. Cuanto más corto es el viaje mayor es el precio por día. A partir del día 60 (punto V) el coste del viaje se vuelve negativo, lo cual significa que nos compensa más estar de viaje que en casa.

Un ejemplo de punto V para una vuelta al mundo

Pongamos el mismo ejemplo del punto anterior, pero ahora el viajero quiere pasarse un año dando la vuelta al mundo.

GMM: Alquiler (0 €) + Electricidad (0 €) + Agua (0 €) + Internet (0 €) = 0 €  (como antes, estos datos no se usan, pero nos ayudan a ver cómo estos gastos desaparecen al tratarse de un viaje largo porque dejamos de pagar el alquiler y todos los gastos que conlleva que ahora serían Gastos en el Hogar Mensuales).

GHM: Alquiler (340 €) + Electricidad (60 €) + Agua (30 €) + Internet (36 €) + Ocio (200 €) + Gasolina (200 €) + Comida (150 €) + Otros (100 €) = 1116 €

GFV: Vuelos RTW (1450 €) + Seguro de Viaje (450 €) = 1900 €

GVD: 20 € (aumentamos el gasto medio porque probablemente visitaremos países más caros que Indonesia)

El punto V queda:

v2

¡A partir del día 264 de viaje estaríamos ahorrando!

Y si el presupuesto diario fuera menor, por ejemplo de 15 euros al día, ¡ahorraríamos a partir del día 86 de viaje!

Punto V e ingresos

Hay que tener en cuenta que el cálculo del punto V asume que no existen ingresos. Es una fórmula creada para calcular el punto de equilibrio en viajes de vacaciones o puntuales. Se asume que el viajero no pierde ninguna fuente de ingresos (empleo) ni gana una (alquiler de su vivienda, por ejemplo).

Es posible formular esta ganancia o pérdida de ingresos para calcular V, pero esto será otro día.

4 Replies to “El punto V: cuando viajar es más barato que quedarse en casa”

  1. Oliver Trip says:

    ¡Hola Iván!

    Muy valioso tu artículo. Me ha recordado bastante al método que yo mismo ideé para gestionar tus gastos de viaje y saber en todo momento en qué nos gastamos nuestro dinero.

    En mi caso, divido entre Gastos Fijos de Viaje (GF) y Gastos Variables de Viaje (GV). Los primeros serían los que tú has mencionado. Aquellos que conocemos antes de partir y son difíciles de variar (Seguro de viaje, Visados, Transporte hacia el aeropuerto o destino).

    Los GV serían los correspondientes a cada jornada de viaje.

    Anotando todos estos gastos es posible saber tanto cuánto dinero necesitaremos aproximadamente para realizar el viaje y cuánto estamos gastando diariamente.

    Los gastos fijos los divido entre el número total de días de viaje. Cuantos más días de viaje, más rentables son los gastos fijos. Es decir, un vuelo a Tailandia de 400 euros ida y vuelta será más rentable si estamos un mes de viaje que si pasamos únicamente 15 días.

    Todo esto lo explico en este artículo que, con tu permiso, te dejo enlazado para que le eches un vistazo y compartas conmigo tu opinión 🙂

    http://olivertrip.com/administrar-tu-dinero-y-controlar-gastos-de-viaje/

    Elaboré una plantilla en excel para registrar todos los gastos y llevarla durante el viaje. Yo mismo la puse en práctica durante mi viaje a Marruecos y me fue realmente útil para saber dónde iba a parar mi dinero y de dónde debería recortar mis gastos para ajustarme a mi presupuesto.

    Lo dicho. Un gran trabajo Iván. Seguimos en contacto.

    Responder
    1. admin says:

      Gracias por tu aportación. Lo que explicas de repartir el dinero por cada día de viaje es más o menos lo mismo, esta es la visión contraria: preguntarse cuantos días tengo que estar en el destino para que me compense más viajar que quedarme en casa 🙂

      Responder
  2. Aitor Pi says:

    Hola Iván,

    Tengo un GNM de 203€ un GHM de 306€. Mi destino es Londres y el GFV es 52€ y por otra parte el GVD es de 40€. Me da de resultado -1,74€ con la primera operación y -2.26€ al unir el GNM con el GHM.
    Significa eso que jamás conseguiré empezar a ahorrar estando en Londres?
    Gracias de antemano y un saludo.

    Aitor

    Responder
    1. admin says:

      Me temo que sí Aitor. Gastas «poco» en casa y Londres es un destino muy caro. Para ti, jamás va a ser mejor más rentable estar de viaje en Londres que quedarte en casa.
      Saludos

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.