Como bien sabrás prevenir el jet-lag es muy importante cuando viajas frecuentemente. El jet-lag es una sensación extraña de cansancio y desorientación que sufrimos cuando hacemos un viaje muy largo en avión hacía el Este o hacía el Oeste. El reloj biológico del cuerpo se vuelve loco y nos da la sensación de que es una hora diferente a la que en realidad es y tenemos sueño por el día, no podemos dormir por la noche, etc. En general se nota mucho más el jetlag volando hacía el Oeste.

¿Qué hacer para prevenir el jet-lag antes de volar?

Si es tu primer vuelo de larga distancia, puede que menosprecies los efectos que puede tener. Sin embargo, has de tener en cuenta que quizás tus primeros días en el destino podrían no ser tan provechosos como imaginabas debido al efecto del jet lag.

Para prevenir el jet-lag, los expertos recomiendan hacer ejercicio, descansar mucho (más horas de lo normal) y alimentarse saludablemente antes y después del viaje. Lo de alimentarse saludablemente y hacer ejercicio debería hacerse siempre, pero es complicado eso de descansar mucho justo antes de un gran viaje: siempre hay asuntos de última hora de los que preocuparse.

Mi sistema para prevenir el jet-lag

A mi lo que sí que me va bien es acostumbrar mi cuerpo al nuevo horario. En el móvil tengo una APP que me muestra mi hora actual y la hora que es en el país al que voy a viajar. Justo antes de viajar, empiezo a «vivir» a caballo entre las dos horas.

Pondré un ejemplo para que se entienda mejor. Digamos que voy a volar desde España a México el día 10 de julio a las 17:00 hora local. La diferencia horaria es de 7 horas menos en México. Unos días antes, empezaría con la preparación:

  • 6 de julio: haría vida normal todavía: levantarme a las 9:00, comer a las 14:00, cenar a las 22:00, acostarme a la 1:00…
  • 7 de julio: inicio el cambio horario pensando que poco a poco tengo que retrasar mis horarios: me levanto a las 10:00 (ya sé, muchas veces por trabajo no se puede hacer, así que se puede sustituir por hacer una siesta), como a las 16:00, ceno a medianoche, me acuesto a las 3…
  • 8 de julio: continúo consolidando el cambio horario: me levanto a las 12, como a las 18:00, ceno en la madrugada y me acuesto a las 5.
  • 9 de julio: ya casi estamos en horario de México: me levanto a las 13:00, como a las 19:00, ceno a las 3, me acuesto a las 6.
  • 10 de julio: aprovecho que el vuelo es por la tarde y continúo acercándome al horario de México: me levanto a las 14:00, desayuno y me voy al aeropuerto, no duermo en el vuelo y cuando llegue allí estaré en horario local.

Evidentemente no todo el mundo puede espaciar en tantos días su cambio de horarios, pero si puedes, es lo ideal. Si no, pues al menos date un día para hacer un mini cambio horario.

Avioneta en la que no hay prevenir el jet-lag.
Con estos aviones no hay que prevenir el jet-lag, basta con aprender a rezar.

¿Qué hacer durante el vuelo para prevenir el desfase horario?

Lo principal que puedes hacer durante el vuelo es hacer el horario que harías en tu destino. Si en el destino es hora de dormir, duerme. Si no es hora de dormir, no duermas. Normalmente la tripulación de vuelo sabe muy bien qué hacer y lo suele hacer bien, ofreciendo los menús de abordo a las horas que deberían ser y dejándote dormir cuando toca. Aunque hay excepciones (¡cuidado!).

Si estás despierto, porque es hora de estar despierto en tu destino, levántate y camina frecuentemente. Por eso, es siempre mejor elegir un asiento de pasillo si tu vuelo va a ser diurno (respecto al horario de destino) y un asiento de ventanilla si va a ser nocturno (y debes dormir). Así si vas a dormir no te molestarán levantándose y si vas a estar despierto tendrás más fácil estar constantemente levantándote.

En un artículo de Apeadero te explicamos cómo conseguir asientos de salida de emergencia gratis, que son los mejores para ambos casos.

Otro consejo: bebe mucha agua y deja el alcohol y el café para cuando aterrices. Y lleva siempre ropa cómoda, descansa y relájate.

Un truco para forzarte a dormir cuando debes hacerlo en un avión: las pastillas para el mareo sin cafeina van perfectas, en 20 minutos empiezan a hacer efecto y te adormecen permitiéndote dormir como un niño.

¿Qué hacer para prevenir el jet-lag a la llegada al destino?

Si has seguido todas las recomendaciones anteriores, estarás muy cerca de no notar nada extraño al llegar a tu destino. Intenta hacer vida normal, es decir, comer y dormir a las horas del destino. Si no tuviste mucho tiempo para hacer el cambio de horas antes de salir, puedes empezar a hacerlo al llegar, habituando poco a poco tus horarios a los horarios locales.

Los expertos dicen que ayuda mucho seguir con las rutinas habituales de ejercicio y la alimentación sana. Seguramente será así, pero por lo menos para mi es complicado en un viaje encontrar tiempo (y lugar) para hacer ejercicio y la alimentación muchas veces es complicado controlarla.

Una cosa muy práctica que recomiendan los expertos y que sí que es totalmente factible es tener una exposición al sol (¡moderada!) durante los primeros días. Esto es debido a que la melatonina (generada por la exposición a los rayos solares) ayuda a restablecer el ritmo circadiano (nuestro reloj interno).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.