Kuta: el destino odiado por los viajeros españoles

Tras nuestra agradable estancia de 3 noches en Ubud, con nuestra scooter, pensábamos recorrer el centro y el sur de la isla de Bali, pero las cosas se volvieron a torcer en un giro inesperado de los acontecimientos.

En el camino desde Ubud hasta Kuta fuimos visitando diversos templos de los que ya ni recuerdo el nombre.
En el camino desde Ubud hasta Kuta fuimos visitando diversos templos de los que ya ni recuerdo el nombre.

Para el primer día habíamos planificado una ruta partiendo de Ubud y con llegada final en el Tanah Lot, uno de los símbolos de Bali. Pues bien, tras recorrer un montón de kilómetros visitando algunos templos y pasando de otros, llegamos al Tanah Lot y nos encontramos con que habían montado una estructura impresionante en la carretera para impedir la visión del monumento y querían cobrarnos 50.000 rupias a cada uno en concepto de entrada más el parking de la moto. Eso fue la gotita que colmó el vaso. Habíamos estado visitando diferentes templos en los que a veces pagábamos y otras no, en función del interés que tuviéramos. El caso es que ninguno de los sitios por los que pagamos por entrar nos pareció mínimamente interesante; en Tailandia ves gratis templos y lugares infinitamente más bonitos e interesantes. Darnos cuenta de que todas las visitas, todas, incluso para ver un simple atardecer, te las iban a cobrar en un incesante goteo de euros, nos retrotrajo a la experiencia vivida en Labuan Bajo. No era por el dinero, era por la libertad. Nos negamos a pagar, dimos media vuelta y tras desistir incluso de colarnos (que parecía realmente fácil entrando por la salida con la moto), decidimos dirigirnos directamente a dormir a Kuta, lugar maldito por la blogosfera viajera española.

Es frecuente encontrarse con algún tipo de ritual en Bali. Este lo vimos mientras estábamos en una pequeña ciudad buscando un mercado.
Es frecuente encontrarse con algún tipo de ritual en Bali. Este lo vimos mientras estábamos en una pequeña ciudad buscando un mercado.

Kuta: ciudad proscrita

Si lees los blogs en español y escuchas a los españoles hablar de Kuta (la mayoría sin haber estado nunca), te dirán cosas del tipo “es el Benidorm de Bali”, “es una mole sin encanto” (frase sacada literalmente de la Lonely Planet, AKA “la biblia”), “allí no hay nada”, “mejor no ir”, etc. Y de hecho, una de las sorpresas que nos encontramos fue que en Kuta no había casi españoles. Habíamos estado comentando durante todo el viaje los muchísimos españoles que había en Indonesia, hasta teníamos una cifra: un 25% de los extranjeros. Indudablemente Indonesia era el destino de moda entre los habitantes de la piel de toro en el verano de 2014. Sin embargo en Kuta no había. Así de simple, era casi imposible escuchar hablar español, estaba lleno de británicos, franceses y, por supuesto, australianos, pero no había casi ningún español. ¿Curioso? Yo creo que se debe a la mala fama que se le ha dado al lugar.

Pero entonces, si tan malo es, ¿por qué va la gente?”. Buena pregunta. Pues la gente va por lo que encontramos nosotros cuando llegamos y que nos hizo pasar allí 4 noches seguidas, abandonando nuestros planes de recorrer el resto de la isla dejando un rastro de euros detrás nuestra. La gente va porque hay unas playas de lujo para hacer surf y porque hay una oferta hotelera y gastronómica enorme y a unos precios bajísimos. ¿En qué parte del mundo puedes ir a comer una mariscada y cenar en un restaurante griego sin gastarte más de 10 euros en total? ¿Dónde puedes tener una habitación en un ático con baño privado y terraza por 10 euros la noche? ¿Dónde puedes alquilar una tabla de surf por 2 euros y aprender a surfear con olas de hasta 3 y 4 metros en una playa sin una sola roca ni ningún elemento peligroso? Eso es Kuta. Si te apetece aprender a surfear o perfeccionar tu técnica, este es el lugar dónde debes ir. Si te apetece comer muy bien por muy poco dinero, esto te va a encantar. Si quieres estar en un hotelazo a un precio de risa, aquí lo encontrarás. Parece un anuncio, pero es que Kuta es eso. Sí, está lleno de turistas, en eso se parece a Benidorm o Marina D’Or, pero tiene unas playas increíbles.

Para gustos colores, pero yo volveré a Kuta sin ninguna duda. Surf, playas, gastronomía... y a buenos precios! A pesar de la masificación, aquél sitio merece la pena.
Para gustos colores, pero yo volveré a Kuta sin ninguna duda. Surf, playas, gastronomía… y a buenos precios! A pesar de la masificación, aquél sitio merece la pena.

Además Kuta no es solo Kuta. Al pequeño pueblo de Kuta se ha unido por el norte Legian y Semiyak, zonas turísticas pero más tranquilas y al sur Tuban, una zona más tradicional, dónde incluso puedes encontrarte los típicos barcos de pesca varados en la playa.

Hotel en Kuta

Nosotros nos alojamos en el centro de Kuta. Llegamos con la moto hasta el Hard Rock Hotel y nos metimos por una callejuela preguntando precios en todos los sitios que encontramos hasta llegar al Kubu Hotel dónde pedimos precios y regateando llegamos a conseguir la habitación K6, un ático justo enfrente del hotel con acceso a la piscina y demás facilidades. Todo eso por 10 euros (150.000 rupias) en régimen de alojamiento y desayuno.

Desde la zona dónde está el Kubu Hotel es posible incluso ir andando al aeropuerto que se encuentra a tan solo un par de kilómetros y cuya avenida principal de llegada es una de las zonas de ocio nocturno. Sin embargo, el último de nuestra estancia en Bali e Indonesia, elegimos otro hotel más cercano al aeropuerto para alojarnos: el Next Tuban Hotel, un dos estrellas que merecería una categoría un poco más alta. Como su nombre indica este hotel está en la vecina localidad de Tuban, el lugar dónde está el aeropuerto internacional de Bali. No es que esté cerca, es que está a tan solo 200 metros del aeropuerto, aunque te conviene preguntar cómo llegar ya que hay que meterse por una estrecha callejuela para no tener que dar un gran rodeo por las calles principales. Este hotel nos costó un poco más, 175.000 IDR (~14 euros), pero mereció mucho la pena aunque solo fuera el pedazo piscina que tenían y porque nos dejaron hacer el checkin a las 8 de la mañana.

La piscina del hotelazo en el que estuvimos en Kuta. ¡Por solo 10 euros la noche!
La piscina del hotelazo en el que estuvimos en Kuta. ¡Por solo 10 euros la noche!

Ambos hoteles los reservamos en la web de Agoda, que para quién no la conozca es la mejor web de reservas de hoteles que hay en el sudeste asiático (otras zonas ya no compensan tanto porque tienen poca variedad). En el sudeste asiático, sus precios son imbatibles.

Qué hacer en Kuta

Lo más importante que puedes hacer en Kuta es divertirte y comer bien. Es un lugar ideal para recuperar fuerzas cuando estás viajando por un país como Indonesia dónde te lo ponen tan difícil para viajar por libre. NOTA: Que nadie me malinterprete, viajar por Indonesia es fácil si te dejas llevar por los tours, el problema es cuando como nosotros tienes alergia a los tours turísticos, entonces tienes complicado montártelo por libre porque parece que todos estén de acuerdo en sabotear tu viaje.

Para comer y cenar nuestro favorito era el Bamboo Corner. Hay dos, el original que está más céntrico y es un poco más caro, y el Bamboo Corner 2 que estaba muy cerca de nuestro hotel (el Kubu) y tenía mejores precios. También nos encantó el restaurante Griego que teníamos al ladito de hotel, a 40 metros: Greece Restaurant. Allí comimos comida griega que en Grecia no pudimos comer por el precio que tenía.

Pero había muchos más sitios interesantes para cenar, como por ejemplo el buffet libre de 50.000 rupias de la discoteca Sky Garden. Allí nos pusimos hasta arriba un par de veces. Ah, como las bebidas son muy caras, os recomiendo que comáis mucho melón y sandia para saciar la sed, pero no os paséis que yo terminé aborreciendo esta fruta durante bastante tiempo 😉

Para surfear, puedes alquilar tablas para ese día en la misma playa negociando los precios o puedes alquilarlas en las tiendas de fuera de la playa para varios días (más días más barato). También tienes la posibilidad de alquilarlas por horas.

Aunque Kuta no es el mejor lugar para comer marisco (algo más caro que en otras zonas), a cambio se pueden encontrar algunos de los mejores ejemplares o los más grandes al menos.
Aunque Kuta no es el mejor lugar para comer marisco (algo más caro que en otras zonas), a cambio se pueden encontrar algunos de los mejores ejemplares o los más grandes al menos.

El lugar dónde nosotros lo encontramos más barato fue en Sunkissed Surf School que es una escuela de surf dónde alquilan tablas para todo el día, por horas o por tramos. Nosotros nos decantamos por el alquiler de tarde, desde las 15:00 hasta el anochecer por tan solo 30.000 rupias. Tienen tablas grandes (de iniciación) y pequeñas (para los que ya controlan).

Nuestro día a día en Kuta transcurría tranquilo. Por la mañana nos dedicábamos a visitar algo de los alrededores, luego regresábamos a la hora de comer o justo después de comer, hacíamos una pequeña siesta de una hora y a las 3 de la tarde estábamos ya en el lugar de alquiler de las tablas. Nuria se quedaba en la arena (atención! la playa de Kuta no es un buen lugar para el baño, de hecho está prohibido por el gran número de surfistas que hay), mientras yo aprendía a surfear imitando a los expertos de la zona. También es posible pagar por unas clases de surf, pero yo llegué a cabalgar olas medianas sin necesidad de instructor en solo 2 días. Cuando caía el sol era la hora de ir al masajista, de tomar un helado o simplemente de callejear visitando las tiendas. Luego cena y un paseo por la calle Legian que es dónde están todas las zonas “de salir“. Hacer esto en Europa te sale por un mínimo de 100 euros por cabeza, aquí con 100 euros estás toda la semana.

Gastos en Kuta

Todos los precios están expresados en miles de rupias y todos los gastos son los gastos por pareja (dos personas compartiendo habitación y transporte).

22 de agosto
Comida: 70  (comimos en un curioso lugar en la carretera fuera de las rutas turísticas, dónde se anuncia con un cartel algo así como “exquisiteces de cerdo” y te sirven diferentes recetas, todas hechas con cerdo, muy interesante el lugar y todo muy bueno).
Tabla de surf: 30 (una tarde, unas 3 horas y media)
Masaje: 85 (todos los masajes son de una hora y los precios que pongo son con propina)
Cena en el restaurante griego: 80 (sí, el precio es para dos!)
Batido natural en un bar: 6

23 de agosto
Parking moto en el aeropuerto: 1.5
Vuelos: 1070 (fuimos en moto al aeropuerto a comprar directamente allí los vuelos de Air Asia a Kuala Lumpur)
Hotel Tuban para el último día: 175 (
Comida: 55
Tabla de surf: 30
Algodón de azúcar: 10 (vendedor en la playa)
Cena: 63 (en Bamboo Corner 2)

24 de agosto
Gasolina: 14
Parking: 1 (en un centro comercial que visitamos)
Pantalones de surf: 25
Comida: 60
Tabla surf: 30
Masaje 65
Cena: 63 (en el Griego)
Bar: 26 (después de cenar visitamos la zona de marcha y nos tomamos algo)

25 de agosto
Comida: 103 (en Bamboo Corner 2, pero a base de marisco)
Surf: 30
Cena buffet libre en SkyGarden: 100

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

3 comentarios sobre “Kuta: el destino odiado por los viajeros españoles”

  1. Playa de Kuta es una de las mejores bibliotecas que he visitado 🙂
    Me pasé las tardes estudiando neurobiologia y me fue super bien, concentración total, sin Internet ni distracciones

  2. Estoy en kuta y me parecé horrible. Un tráfico terrible, sus playas son un basurero. Y todos van tras de ti por tu dinero. Soy ecuatoriana y apoyo a los bloggeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *