Hassan: Shravanabelagola, Belur y Halebid

Lo más espectacular de Shravanabelagola es pensar que está construido con una única roca.
Lo más espectacular de Shravanabelagola es pensar que está construido con una única roca.

Hassan es una ciudad sin mucha historia, excepto que está situada en un punto estratégico entre las 3 poblaciones de Shravanabelagola, Belur y Halebid. Estas 3 poblaciones albergan 3 templos imprescindibles en Karnakata y por eso muchos viajeros se encaminan hacía Hassan con la idea de utilizarla como base de operaciones. Además, Hassan es un importante nudo de comunicaciones del estado, ya que es fácil encaminarse desde aquí hacía Mysore, Bangalore o, como hicimos nosotros, hacía Goa, vía Gokarna, pero visitando antes las Jog Falls. Si vas a quedarte a dormir en Hassan es importante saber que hay dos estaciones de bus, una es la vieja y otra es la nueva. Los buses van directos a la nueva sin pasar por la vieja, pero paran en lo que ellos llaman “circle”. Verás que todo el mundo se baja ahí y es que la nueva estación de autobuses está bastante lejos del centro del pueblo. La estación de trenes está al inicio del pueblo si vienes desde Mysore, por lo que si es tu destino tendrás que estar atento y pedir que el bus pare nada más entrar en Hassan (nosotros lo hicimos mal porque no lo sabíamos).

El templo de Halebid está trabajado hasta el último milímetro.
El templo de Halebid está trabajado hasta el último milímetro.

Shravanabelagola es una ciudad que tiene dos templos, pero de ellos solo visitamos uno, el más importante y conocido que es el que contiene una estatua de 12 metros hecha con una única roca, la mayor del mundo de estas características. Aunque ni en la Lonely Planet ni en la Wikivoyage, ni en otras guías indicaba la posibilidad de llegar a Shravanabelagola directamente desde Mysore, preguntamos en la estación de autobuses y nos enteramos de que hay 3 diarios que van directos. Tardan unas 3 horas, pero te dejan en la misma puerta del templo. Nosotros pillamos el de las 12:00, probablemente haya uno antes y otro después. Con el de las 12, te da tiempo justo para luego tomar el bus a Hassan y dormir allí para visitar Belur y Halebid al día siguiente, pero si fuera posible coger uno a primera hora de la mañana sería posible incluso visitar los 3 templos y volver a dormir a Mysore (con la ruta Mysore → Shravanabelagola → Hassan → Halebid → Belur →Hassan → Mysore). Son 3 horas para acercarse a la zona (y 3 más para volver a Mysore) y luego calcula una hora para moverse entre cada ciudad (con espera incluida). Paraen mi opinión es suficiente con 1 hora para cada una de las visitas a las 3 ciudades (Shravanabelagola, Belur y Halebid). Por lo tanto, podría ser un completísimo día con unas 12-14 horas para esta extenuante excursión si la quieres hacer desde Mysore. Si alguien la ha hecho en un solo día que lo comunique en los comentarios para que se sepa que es posible.

Lleva ropas coloridas para conseguir fotos con un alto contraste.
Lleva ropas coloridas para conseguir fotos con un alto contraste.

El templo de Halebid es también muy recomendable ya que sorprende por sus grabados en la piedra. Puedes visitar el templo en 10 minutos o pasarte todo el día contemplando sus escenas. Nosotros estuvimos algo más de una hora visitándolo. Si tienes suerte y no hay mucha gente podrás conseguir unas fotos muy espectaculares. Recomiendo que si quieres buenos retratos el o la modelo lleve un vestido muy colorido que contrastará mucho con los relieves grises del templo.

El templo de Belur es similar al de Halebid, por lo cual ya no nos sorprendió tanto. Pero igualmente es interesante y vale la pena visitarlo. La razón para dejar el templo de Belur en último lugar es que es la población mejor comunicada de las 3 y la que tiene transporte hasta más tarde en dirección a Hassan.

Hay multitud de motivos diferentes en las paredes del templo de Halebid. Para enterarse de la historia, lo mejor es pegar el oído a alguna de las excursiones organizadas que se acercan.
Hay multitud de motivos diferentes en las paredes del templo de Halebid. Para enterarse de la historia, lo mejor es pegar el oído a alguna de las excursiones organizadas que se acercan.

Si te vas a alojar en Hassan, mi recomendación es hacerlo en el hotel Chiranth que está muy cerca de la estación de autobuses vieja (pregunta por la “Old bus stand”), justo detrás. Pregunta por allí que seguro que te indicarán, además de que el nombre del hotel está escrito bien grande sobre la azotea del mismo. Es un hotel de estándar europeo, con televisión por cable en inglés, agua caliente y habitaciones espaciosas, además de un personal muy simpático. Las habitaciones costaban 600 rupias, pero nos rebajaron una a 500 que tenía una tele más pequeña y nos dieron algunas horas de “extra time” (funciona con el sistema de 24h).

El templo de Belur es el menos espectacular en mi opinión, peor aún así vale la pena visitarlo.
El templo de Belur es el menos espectacular en mi opinión, peor aún así vale la pena visitarlo.

Por último, es interesante saber que en todos los templos hay “cloakroom”, dónde poder dejar los trastos o las mochilas si vas con la intención de dormir “dónde te pille”. Cuestan menos de 50 rupias y dado que los templos son gratuitos, tampoco es una mala idea llevarse el “equipaje” y dormir dónde uno se quede. Especialmente interesante para aquellos que luego vayan a seguir hacía el norte: Goa, Gokarna o Hampi, por ejemplo.

Gastos 23/8:

Desayuno: 15 R$
Tuk tuk al palacio de Mysore: 20 R$
Entradas al palacio de Mysore: 2×200 R$
Soborno: 10 R$
Tuk tuk a la estación de autobuses: 30 R$
Comida: 116 R$
Bus a Shravanabelagola: 2×72 R$
Guardar maletas: 40 R$
Bus a un intermedio: 2×16 R$
Bus Hassan: 2×35 R$
Bus local: 2×6 R$
Hotel: 500 R$
Papel Wc: 40 R$
Zapatillas playeras: 200 R$
Internet: 15 R$
Cena: 210 R$

Gastos 24/8:

Desayuno: 34 R$
Bus Halebid: 2×25 R$
Guarda zapatos: 4 R$
Bus Belur: 2×20 R$
Toilet: 5 R$
Comida: 245 R$
Guarda zapatos: 10 R$
Piedras regalo: 450 R$
Bus a Hassan: 2×35 R$
Mochila: 250 R$
Cena: 200 R$

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *