Ooty

Ooty tiene muchos lugares que visitar y aunque no sea tan bonita como Munnar, sigue siendo una ciudad muy atractiva. Esta es una de las iglesias que hay que visitar en la ciudad.
Ooty tiene muchos lugares que visitar y aunque no sea tan bonita como Munnar, sigue siendo una ciudad muy atractiva. Esta es una de las iglesias que hay que visitar en la ciudad.

La última “Hill Station” que visitamos en nuestro periplo por el sur de la India fue Ooty. Sin duda es la más desarrollada turísticamente de las “Hill Station”, aunque no la más espectacular en cuanto a paisajes (prefiero Munnar). También es la más fresca y la más cara. Eso sí, Ooty tiene un montón de actividades para hacer y un núcleo urbano mucho mayor que sus competidoras lo cual dota a la ciudad de más y mejores lugares dónde comer y alojarse.

Mujer esperando su turno en la carnicería.
Mujer esperando su turno en la carnicería.

Hablando de alojarse, no sé muy bien si recomendar o no el YMCA Hostel en el que nos alojamos las dos primeras noches. Ciertamente es el lugar más barato de toda la ciudad, tiene unrestaurante bueno y económico y las habitaciones del edificio principal están muy bien. Sin embargo, adolece de un personal absolutamente incompetente y pesetero, que en vez de tratar a sus huéspedes como clientes les tratan como puro ganado. Tuvimos problemas que no vienen al caso tanto con el personal de la recepción como con los del restaurante (básicamente desalojaron a todos los que estábamos en las habitaciones del edificio principal para acoger a un numeroso grupo de adolescentes indios). Estos problemas fueron la razón por la que decidimos cambiarnos de hotel y con el cambio pudimos comprobar dos cosas: que es imposible encontrar algo (decente o cutre) por menos de 500 rupias y que en el YMCA hacía más frío que en otros hoteles más recogidos.

El mercado es uno de los más originales de todo el país. Muy recomendable su visita.
El mercado es uno de los más originales de todo el país. Muy recomendable su visita.

En cuanto a las actividades a realizar en Ooty, igual que en Munnar o en Kumily, cabe la posibilidad de realizar excursiones por cuenta propia contratando un rickshaw o realizar las mismas con la agencia de turismo gubernamental. En este caso, por precio preferimos la segunda, y nos tocó un guía borracho que paró en todos los bares que encontró (y en los que le daban de mamar gratis por traernos). La guinda del pastel la puso el hombre cuando encontramos una familia de elefantes salvajes cruzando la carretera, cerca del parque nacional de Mudumalai y en vez de detenerse como hicieron otros vehículos, pasó rápidamente y 5 minutos más tarde paró en un bar más de un cuarto de hora. ¡Increíble! Menos mal que ese día estábamos de muy buen humor y habíamos desayunado paciencia. Quitando el parque nacional de Mudumalai, el resto de la excursión fue prescindible, por lo que mi recomendación sería ir a pasar la última noche de vuestra estancia en Ooty a Masinagudi que está pegado al parque y luego tirarse todo el día dentro del parque. Dentro hay muchas actividades a realizar, ninguna incluida en la excursión y solo te dejan tiempo a hacer el safari en jeep, dónde por cierto vimos menos fauna que en la propia carretera de acceso al parque. Si tuvieras la posibilidad de alquilar una moto, yo recorrería la carretera que atraviesa el parque tantas veces como me fuera posible, especialmente al atardecer para tratar de ver elefantes salvajes, pavos reales y ciervos (que es lo que nosotros vimos pasando sólo una vez y a toda prisa!!).

Durante la excursión nos llevaron a algunos sitios chulos, pero vamos, lo mejor es ir directamente al parque o hacer la excursión y quedarse en la ciudad que es la última visita que se hace.
Durante la excursión nos llevaron a algunos sitios chulos, pero vamos, lo mejor es ir directamente al parque o hacer la excursión y quedarse en la ciudad que es la última visita que se hace.
Estampa de la ciudad de Ooty desde el jardín de rosas.
Estampa de la ciudad de Ooty desde el jardín de rosas.

Otras actividades que se pueden hacer en Ooty, aparte de viajar en el tren de las nubes y realizar excursiones por los alrededores, son visitar la Boat House (que es una especie de pequeño parque de atracciones), hacer excursiones de trekking, visitar el mercado (barato y colorido), visitar el enorme jardín botánico (especialmente en fin de semana, cuando se llena de indios, de Ooty y visitantes), comer riquísimo pollo al grill (cerca del Subway), comprar saris, pañuelos y otras prendas de ropa a precios marcados (en Charing Cross, la arteria comercial de Ooty), visitar el “estupendo, increíble e incomparable” jardín de hilo (como descubrirás, el autor no tiene abuela), comprar y comer chocolates (aunque más caros que en Munnar), visitar los pequeños pero impresionantes templos escondidos en la ciudad (por ejemplo, hay un templo de mármol perdido en medio del bullicio de la ciudad)… y muchas más cosas que irás descubriendo.

Ver elefantes no es complicado, pero curiosamente nosotros vimos más en la carretera que en el propio parque.
Ver elefantes no es complicado, pero curiosamente nosotros vimos más en la carretera que en el propio parque.

En definitiva, Ooty no es solo el tren de las nubes, sino que es una ciudad dónde se puede parar uno a descansar de tanto calor y alejarse por un momento del caos urbano de otras ciudades. Merece dedicarle al menos un par de días, aunque yo añadiría un tercero para dedicarlo a la reserva natural.

El mercado ofrece muchas oportunidades fotográficas. Solo tienes que preguntar, la mayoría de la gente no pondrá ningún problema e incluso solicitará que les fotografíes.
El mercado ofrece muchas oportunidades fotográficas. Solo tienes que preguntar, la mayoría de la gente no pondrá ningún problema e incluso solicitará que les fotografíes.

Gastos 18/8:

Desayuno: 60 R
Caramelos: 5 R
Usar el Baño: 2 R
Entradas Boat House: 2×5 R + 10 R (cámara)
Bote a pedales: 100 R
Coches de choque: 50 R
Comida: 160 R
Jardín de hilo: 2×20 R
Saris: 3×100 R
Esponja: 20 R
Bollería: 36 R
Cena: 129 R
Hotel YWCA: 2×419 R

El pequeño parque de atracciones y el embarcadero de barcas de pedales y remos está pegado el uno al otro.
El pequeño parque de atracciones y el embarcadero de barcas de pedales y remos está pegado el uno al otro.

Gastos 19/8:

Hotel: 2×500 R
Tuk tuk hotel: 30 R
Chocolate 200g: 70 R
Pan Sandwich: 18 R
Jardín botánico: 110 R
Comida: 285 R
Cyber: 15 R
Cena: 210 R

Gastos 20/8:

La ciudad de Ooty está llena de rincones encantadores.
La ciudad de Ooty está llena de rincones encantadores.

Excursión: 2×225 R
Jardín de Rosas: 2×30 R
Pykara 2×40 R
Almuerzo: 54 R
Comida: 155 R
Parque Mudumalai: 295 R
Merienda: 43 R
Camiseta: 100 R
Cena: 210 R
Chocolate: 80 R

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *