Ver un combate real de thai-boxing fue una de las cosas que pudimos ver en Mae Sot

Mae Sot

Ver un combate real de thai-boxing fue una de las cosas que pudimos ver en Mae SotMae Sot es una vibrante ciudad fronteriza llena de contrastes y vida. Al ser el punto de entrada principal a Myanmar desde el centro de Tailandia, gran parte del comercio se realiza a través del Puente de la Amistad que une ambos países. Eso genera una rica variedad cultural que se muestra en sus calles y, sobretodo, en sus ricos y variados mercados.

Nada más entrar en el centro neurálgico de la ciudad te encuentras con uno de los grandes mercados que se organizan cada día, el de la mañana o el de la tarde. Tanto uno como otro se entremezclan con tiendas de todo tipo que venden mercancía de ambos lados de la frontera. Hay puestos dónde venden comida para cocinarla, comida ya cocinada, utensilios, etc. Las sorpresas son constantes en este mercado tan diferente de los que habíamos encontrado hasta ahora en Tailandia. Por ejemplo, el siguiente vídeo muestra un puesto de comida. Repito: es un puesto de comida, todo lo que veréis es para comer:

Esta es una bonita catarata de paso. Según leímos en la wikitravel se puede subir hasta arriba y allí se encuentra un templo, pero había agua por todas partes en el sendero de ascenso y no íbamos equipados para mojarnos.La diversidad se nota rápidamente. Por las calles caminan mujeres con burka, otras con la cara pintada de dorado, algún occidental de visita, señores con falda… Es simplemente un lugar diferente, un trozo de Birmania que se ha entremezclado con Tailandia.

Además de los mercados, la ciudad ofrece algo único: una grandísima diversidad culinaria que incluso ha alcanzado cierta fama. Andando por la calle puedes tropezarte con puestos callejeros que venden piezas de sushi a 5 bahts o puedes tomarte una mariscada por menos de 3 euros. Si te sientas en un restaurante, seguramente te sorprenderás con platos que jamás antes hayas visto (al menos en Tailandia) u otros que te sonarán de restaurantes muy exclusivos, como las ancas de rana, a precios realmente económicos.

El mercado de la frontera con Birmania tiene tanta variedad como el de Chatuchak en Bangkok, pero los precios iniciales son muchísimo más bajos, apenas hay gente comprando y hace mucho menos calor.Insisto en lo de la “economía” puesto que esta es una de las ciudades más baratas que hemos encontrado. Incluso para las compras, en el mercado de la frontera, por ejemplo, los precios son más baratos que en otros lugares de Tailandia (e incluso siendo más baratos de entrada, se pueden negociar un poco, especialmente si te llevas más de una unidad). Nuria allí se compró un anillo y algún otro elemento de bisutería (para comprar piezas de joyería reales Mae Sot también es un buen lugar, pero hay que saber mucho para distinguir lo real de lo falso). También nos compramos una hamaca que ya habíamos visto en Pai por 200 B en varios lugares y aquí nos dijeron como precio inicial 150 B y terminamos pagando 130 B.

Este es el cartel que anuncia el bus VIP a Bangkok con solo 32 plazas. Está en la calle principal, la que va a la frontera.En Mae Sot nos alquilamos la enésima moto para hacer excursiones por los alrededores. La alquilamos un medio-día y esa misma tarde hicimos una excursión para ver un par de cataratas, algunos templos y otros lugares de interés. A la mañana siguiente nos fuimos con la moto al puente de la amistad que está solo a 3 kilómetros de la ciudad y dónde está el gran mercado de la frontera. Siempre que alquilas una moto te dan una hoja con un mapa y te indican qué cosas son fácilmente visitables.

El último día, antes de volvernos y después de la visita al mercado de la frontera tuvimos que matar el tiempo de espera en un cyber y luego en la feria dónde pudimos ver thai-boxing real, del auténtico, dónde luchan dos chavales de los pueblos de los alrededores sin guantes ni protecciones. Es un espectáculo violento, pero muy auténtico. Muy duro, no apto para estómagos sensibles (uno de los luchadores, por ejemplo, terminó vomitando sobre el ring). El vídeo siguiente muestra un trozo de uno de los asaltos entre dos luchadores bastante pequeñitos. El ambiente es una pasada y poder estar a menos de un metro del ring es sin duda un privilegio.

Dicen que este es el punto más al oeste del río, pegados estábamos a la frontera con Myanmar.Por cierto, resulta curioso recordar como algunos elementos imprescindibles en un viaje a Tailandia en Bangkok los turistifican y te los venden a precio de oro y en Mae Sot los tienes totalmente gratis: el thai-boxing, los mercados con bichos exóticos (en Khao San te quieren cobrar por una foto al puesto que los vende!), las excursiones a la selva…

Después del thai-boxing, nos fuimos a domir, ya era un poco tarde y nos esperaba un día duro para ir de Mae Sot a Kanchanaburi.

Esta es la catarata más espectacular que encontramos en todo nuestro viaje por Tailandia. Aparece fotografiada en multitud de agencias de viajes en Bangkok.Gastos día 1:

Desayuno: 28 B
Hotel: 200 B
Moto: 150+85 B
Comida: 52 B
Supermercado: 50 B
Bus a Bangkok: 2×428 B
Algodón de azucar: 10 B
Masaje thai: 120 B
Internet: 30 B
Cena: 77 B
Helado: 10 B

Gastos día 2:

Desayuno: 33 B
Bisutería en mercado de la frontera: 290 B
Hamaca: 130 B
Comida: 70 B
Protector solar: 89 B
Merienda: 15 B
Cyber (2 ordenadores 3 horas): 60 B
Cena: 75 B

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Mae Sot”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *