Lamu

La playa de Lamu en su tramo urbano se convierte en puerto pesquero.
La playa de Lamu en su tramo urbano se convierte en puerto pesquero.

Lamu es una tranquilísima ciudad-isla con un curioso entramado de calles estrechas y una bonita línea costera. Ciertamente, Lamu tiene su encanto y quizá los que busquen paz y tranquilidad a toda costa puedan encontrarla alojándose en alguna de las caras mansiones de la isla. Salir a pescar, ‘dar una vuelta’ en dhow o pasear por la playa es lo que ofrece este lugar. Todo ello a un precio exagerado incluso a la hora de la comida en los lugares más cutres.

Los callejones en Lamu pueden sorprenderte con un burro cargado de madera, unos niños jugando o una acequia adoquinada
Los callejones en Lamu pueden sorprenderte con un burro cargado de madera, unos niños jugando o una acequia adoquinada

Sí, Lamu es un lugar tranquilo, caro y decadente. Salvo si se está de paso o si el viajero es un auténtico amante o estudioso de la cultura swahili, venir a propósito a este lugar es una pérdida de tiempo y energía. Existen mil sitios como este en África y Lamu no resiste la comparación con lugares en principio tan similares como la isla de Gore en Senegal. Si a pesar de ello quieres ir hasta allí, deberías considerar la opción de tomar un avión desde Nairobi. Desconozco el precio de ida y vuelta, pero cuando nos planteamos volver por vía aérea para no tener que deshacer el mismo camino (por cierto, craso error no hacerlo), nos pidieron 80$ en una agencia de Lamu.

Por lo demás, Lamu es una ciudad costera que ha crecido alrededor de su puerto pesquero y que se reinventó en algún momento del pasado para aprovechar el flujo de divisas proveniente de los curiosos que llegaban atraídos por antiguos relatos de piratas, de comerciantes de oriente y de ciudades que cambiaban los coches por burros.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

2 comentarios sobre “Lamu”

  1. Estuve leyendo tu blog y la verdad no pones Lamu por las nubes. Estare por trabajo en Mombassa y pensaba quedarme 5 días haciendo turismo aunque al principio pensaba en algo fácil Diani beach luego pensé en algo “mas autentico” y estaba planteando Lamu. Ida en bus vuelta en avión pero quizás no merece la pena. Me podrías dar tu opinón?o si se te ocurre alguna lugar en la costa para viajera solitaria que merezca la pena. Me parecieron muy realistas tus comentarios. Muchas gracias! y enhorabuena por tu blog Rosa

    1. Es cierto, para mi Lamu fue una decepción… o mejor dicho, fue un error. Kenia es un país que tiene un atractivo muy poderoso: los safaris. Mucha gente visita el país casi exclusivamente por esa razón y luego, para redondear el viaje, añaden una zona de playa o una zona dónde creen que van a poder encontrar el “África real”. Sin embargo, casi todos terminan acudiendo a los mismos lugares: Lamu, el lago Victoria, etc. y esos sitios que no tienen capacidad para absorber a tantos visitantes (aunque sean pocos) terminan convirtiéndose en lugares desnaturalizados y poco “auténticos”. Si a todo eso le sumas una carretera destrozada y eterna, más la sensación de estar perdiendo el tiempo por no estar buscando leones, entenderás el por qué de mi opinión. No obstante, si lo que te apetece es pasear en dhow y ver a los simpáticos burros de la isla, eso sí podrás hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *