Por qué debes viajar ya…

Termina los estudios. Busca una pareja. Cómprate un coche. Consigue un trabajo. Cómprate una casa. Cásate. Ten un hijo. Cómprate un televisor más grande. Ten otro hijo. Elige una mascota. Dale una educación a tus hijos. Cambia de coche. Cambia de televisor.

Continúa leyendo Por qué debes viajar ya…

Compartir es el mejor agradecimiento

Pekin Express: miedo y asco en La Sexta

Creo que fue en su primera o segunda temporada cuando el programa se desarrolló por tierras africanas, cuando tuve conciencia por primera vez de la existencia de este really show. Pekin Express jamás me gustó y eso que a mi todo lo que tenga algo que ver con los viajes me encanta, pero jamás me enganchó ni me convenció. Es por eso que no lo había vuelto a ver ni por casualidad en muchos años… hasta que leí un artículo de Javi de Vivir para Viajar en el que venía a decir que el paso de los concursantes por Sri Lanka estaba avergonzando a toda España.

Continúa leyendo Pekin Express: miedo y asco en La Sexta

Compartir es el mejor agradecimiento

Turismo solo para ricos

Hace no demasiadas semanas, un par de amigos se quejaban en Facebook de la comercialización del acceso a Machu Picchu. Se originó entonces un debate sobre si se debía o no cobrar por acceder a este lugar. A favor, el gran argumento era: “los peruanos también tienen derecho a recaudar y usted, señor turista, tiene mucho dinero“. Continúa leyendo Turismo solo para ricos

Compartir es el mejor agradecimiento

Viajero vs Turista: ¿tiene sentido hoy en día esta comparación?

Hace menos de una semana tuve una interesante conversación en Facebook sobre la terminología “viajero-turista” y hoy mismo ha vuelto a surgir el tema dos veces, una en la que alguien lo ha mencionado para menospreciar a lo que llamaba turistas y otra en la que lo he sacado yo al ver plasmada en un párrafo dicha definición sin mencionar siquiera los términos viajero o turista.

Continúa leyendo Viajero vs Turista: ¿tiene sentido hoy en día esta comparación?

Compartir es el mejor agradecimiento

Mochileros, maleteros y libertad

El eterno debate entre mochileros y maleteros (o viajeros y turistas)Como sabéis sigo organizando nuestro próximo viaje al sudeste asiático. Algunas de las alternativas que manejamos son Tailandia, Laos, Camboya, Malasia o Vietnam… aunque seguramente serán solo 3 de estos países los que finalmente recorreremos ya que no nos gusta pisar demasiado el acelerador y solo tenemos 45 días. El caso es que buscando información caí en un artículo en el blog de una agencia de viajes que organiza viajes en Camboya y que compara lo que llama maleteros (personas que viajan con maleta) y mochileros (personas que viajan con mochila) respecto al grado de libertad real con la que viajan unos y otros.

Continúa leyendo Mochileros, maleteros y libertad

Compartir es el mejor agradecimiento

La preocupante situación de Polonia

Inquietante pintada en Poznan (Polonia)Acabamos de llegar de Polonia, han sido 15 días de viaje por el país, dónde hemos visitado desde ciudades turísticas, hasta centros de negocio, pasando por pueblecitos encantadores o campos de concentración aterradores. Y la verdad es que vuelvo con una preocupación de este encantador país.

Continúa leyendo La preocupante situación de Polonia

Compartir es el mejor agradecimiento

Pekín Express en África

El África real se vió reflejada en Pekín Express
El África real se vió reflejada en Pekín Express
Ayer empezó el reality Pekín Express que en su versión 2011 transcurrirá en tierras africanas. A estas alturas, creo que ya todos sabemos qué es Pekin Express y los diversos aspectos criticables que este tipo de programas llevan asociados. Pero ese es otro tema, hoy quiero centrarme en los aspectos positivos, aquellos que por lo menos muestran como es la realidad de un país como Kenia dónde se está desarrollando el inicio de la competición.

Continúa leyendo Pekín Express en África

Compartir es el mejor agradecimiento

Viajar de otra forma es posible

ApeaderoJPG
Foto: Seven Resist (Flickr)

La gente a la que nos gusta viajar de forma diferente, que adoramos la aventura y preferimos tener experiencias auténticas en vez de comprarlas, solemos huír de viajes organizados con agencias multinacionales, de hoteles con piscina, de estar rodeados de turistas de tu propio país aún estando en el lugar más remoto y de ser una pieza más en el engranaje que se encarga de exprimir cada bello lugar que queda sobre el planeta, en vez de tratar de enriquecerlo.

Yo prefiero conocer el lugar que visito explorando por mí mismo, mezclándome con la gente que vive allí, observando cómo viven, cómo son, qué hacen e intentar aprender de lo que desconozco. Muchas veces comprar billetes de avión es imprescindible, aunque procuro tomar los menos posibles, debido al tremendo impacto que tal quema de combustibles a diario causa sobre el ecosistema.

Viajar en tren, en autobús o incluso a dedo por un país que no conoces es maravilloso, pues incluso el pueblo más desconocido tiene secretos que ofrecer, y las sorpresas están aseguradas.

Igualmente, Internet nos ofrece infinitas posibilidades e improvisar se convierte en algo fácil y con buenos resultados, lo que dota de gran libertad al viajero que no quiere planificar hasta el último detalle.

Los transportes compartidos es una opción barata y ecológica de moverse a cualquier parte que podamos imaginar; no es difícil encontrar en la web autóctonos que saben lo que es ayudar a un viajero en ruta, gente a la que le gusta compartir. Un sofá en Ciudad del Cabo o en Phuket por una sonrisa y una conversación. Una cama en una casa de un local en Taipéi o en Hua Hin por muy poco dinero y ayudarás a alguien de verdad en vez de una cadena hotelera.

Ahora es más fácil que nunca encontrar este tipo de cosas, sólo hay que estar abierto a lo nuevo y decidido a no solamente recibir, sino también a compartir y a entregar cuando, una vez en tu ciudad, veas a alguien en tu misma situación.

Compartir es el mejor agradecimiento

Las cárceles interiores

Esta imagen fue tomada en Mombasa, en la parte costera del fuerte.
Esta imagen fue tomada en Mombasa, en la parte costera del fuerte.

En cualquier viaje que se realiza, una de las partes fundamentales es la conexión con el semejante, con las personas que habitan en los lugares que visitamos, con los que viven el día a día de esos sitios. Si esto es importante en un viaje en Europa o América, en un viaje a África es fundamental y es parte esencial del viaje.

Continúa leyendo Las cárceles interiores

Compartir es el mejor agradecimiento

Vergüenza ajena

Como viajero y como ciudadano del mundo no puedo sentir más que vergüenza ajena cuando veo imágenes como las vistas hace unos pocos días en la localidad de Torre Pacheco. El único referente que tengo ante fotos y videos como los que han aparecido por Internet de esta brutal redada policial son las imagenes del nazismo, cuando cargaban camiones y trenes con judios de camino a los campos de concentración. En este caso no será a un campo de concentración (afortunadamente), sino que los devolverán a un país empobrecido donde lo han vendido todo para venir a un lugar dónde poder ganar algo de dinero para enviarlo a sus familias.

Pueblo emigrante, enfermo de amnésía

Compartir es el mejor agradecimiento

La privatización de Machupicchu

No hace mucho tiempo que Machupicchu fue elegida como una de las maravillas del mundo moderno. Un premio criticado y tildado de comercial por muchas personas y entidades (la UNESCO, por ejemplo). En Perú, parece ser que dicho premio ha catalizado un proceso que estuvo sobre la mesa durante mucho tiempo: la privatización de Machupicchu.

Si alguno habéis visitado esta ciudadela, habréis comprobado lo complicado que es llegar hasta ella. Perdón, complicado no es, es caro simplemente. Os resumo como es el acceso para llegar hasta allí. La forma fácil es un tren en manos privadas que recorre el tramo que va de Cuzco a Aguas Calientes, ciudad que se encuentra a los pies de la montaña dónde los incas construyeron su ciudadela. Aparte del tren, la otra forma “oficial” de llegar hasta Aguas Calientes es realizando el famoso “camino del Inca”, una ruta de trekking de varios días de duración que llega directamente a la ciudadela. Y por último, hay una forma “extra-oficial” de llegar al pueblo que consiste en realizar una ruta por pueblos y aldeas en varios medios de transporte locales muy baratos, pero lentos. Esta última forma de llegar no les gusta nada a las autoridades por lo que ponen muy complicado acceder a la información e incluso ponen problemas para la construcción de infrastructuras (o escusas como la UNESCO). Insistiéndole a la chica de la “tourist info” quizá logres que te diga que existe esta ruta para llegar a tu destino, pero te la desaconsejará y te mencionará que puedes ir hasta Ollantaytambo y tomar allí el tren por la mitad de dinero.

Ni que decir tiene que los trenes para llegar hasta Aguas Calientes y las excursiones por el “camino del inca” son muy caros, con precios europeos. Igual que la entrada a la ciudadela. Aunque la pieza fundamental sobre la que gira todo es el tren. Incluso si haces el camino del inca, para regresar hasta Cuzco tienes que utilizar el tren.

¿Sabéis que hacían muchos mochileros que no querían pagar por recorrer el camino del inca ni tomar el tren y no tenían 4 días para perderlos yendo y viniendo por la ruta “extra-oficial”? Pues se iban hasta Ollantaytambo y empezaban a andar junto a las vías del tren hasta Aguas Calientes, corriendo cuando llegan a los 2 controles que hay sobre las vías para vigilar que nadie se cuele por ese “camino” (¿o vigilaban que el tren no se salga de su recorrido?). Un riesgo que alguna gente está dispuesta a correr para no pagar las desorbitadas cantidades que se piden por unos servicios que no los valen. Es también una forma de desobediencia civil.

Ahora, parece que quieren ir más allá, dejando en manos privadas no sólo el tren, sino también el monumento. Pero parece que esta vez el pueblo peruano, verdadero propietario de esta maravilla, se lo va a poner difícil. Se han producido la mayor manifestación que se recuerda en Cuzco en los últimos 20 años, la gente ha salido a la calle para evitar que se privatice lo que es de todos. Es decir, han salido para evitar que el beneficio de algo que construyeron sus antepasados vaya a parar a la saca de una compañía privada.

Todo lo contrario opinan otras entidades, como el Instituto de Libre Empresa de Perú, quienes apoyan la privatización con argumentos tan pueriles como estos: “Disney Wold estaría acabando la construcción de una réplica exacta en computadora a escala basándose en fotos tomadas en diferentes ángulos. Con la finalización de esta construcción, Machupicchu dejaría de ser la única ciudadela inca, para entrar en competencia con su réplica”. Es de risa, pero las consecuencias podrían ser muy graves.

Desde el punto de vista de un viajero, el “sector turístico” en todo el mundo, controlado por mafias, empresas privadas y gobiernos sin escrúpulos, está convirtiéndose en un circo de dimensiones colosales. ¿Cómo puede ser que para visitar un patrimonio de la humanidad como es Machupicchu tenga que pagar más del salario medio de un peruano? ¿Por qué los propios peruanos no pueden visitarlo? Y no sólo sucede con el Machupicchu, que también sucede con las pirámides de Giza y con el Perito Moreno (aunque aquí todavía algunos argentinos pueden llegar a entrar). En cuanto una empresa de turismo “occidental” mete las manos, se jodió el invento: se llena de turistas aborregados, se encarece todo y se impide que los propietarios legítimos del monumento puedan acceder. Entonces, ¿porqué nos extrañamos tanto de las declaraciones de Ricardo Alarcón sobre el turismo Cubano si es algo universal en todos los países pobres? ¿O es que acaso a los ciudadanos de los países ricos no nos gusta escuchar lo que hemos conseguido?

Compartir es el mejor agradecimiento