Hoteleros: miedo a la libertad de expresión

Hasta ahora, los hoteles tenían un mecanismo único y ajeno a la ciudadanía para valorar su calidad: las estrellas. No era extraño encontrar un hotel con una determinada categoría que no se ajustaba a esa valoración inicial. En esos casos, el cliente no tenía ninguna forma de protestar o advertir de que dicho hotel no se ajustaba a la calidad esperada.

Ahora, con la popularización de Internet como instrumento social y de participación ciudadana, por fin todos tenemos la posibilidad de juzgar, criticar, alavar o simplemente describir, qué nos ha gustado y qué no. Aunque es todavía escaso el porcentaje de la población que recurre a este medio para comprar o informarse acerca de hoteles, viajes o vuelos, es una parte del mercado que cada vez está adquiriendo mayor importancia. De eso son muy conscientes todos los que ganan dinero con el sector turistico (compañias aereas, hoteleros, etc).

La última reacción del sector se ha producido en Fitur (leido en Barrapunto). Parece ser que a la gente que tiene establecimientos no le gusta que opinen de ello sus usuarios y prefiere que sigan siendo «profesionales» los que les juzguen. Pues lo sentimos mucho, pero el imperio de la ley del silencio se ha terminado y de ahora mismo sus establecimientos, igual que las compañias aereas, los restaurantes, los atractivos turisticos, las ciudades, y tantos otros elementos ajenos al sector turistico, los vamos a juzgar sus usuarios, así les pese a algunos.
 

Envidia

Envidia es lo que sientes cuando encuentras videos de gente que ha conseguido hacer el sueño realidad. Lo vi el otro dia en Bajo Coste. ¿No habeis soñado alguna vez en hacer un viaje como este? Y no son los únicos que pueden permitírselo.

Sin embargo, aunque cada uno es muy libre de montarse el viaje como mejor le parezca, ¿no debería establecerse un «estandard» o algo parecido para poder decir que has hecho la vuelta al mundo? Por ejemplo, en el primer video, no van nunca a Africa ni a Sud-América. Me encantaría hacer ese mismo viaje que han hecho ellos, pero, ¿se puede considerar vuelta al mundo sin tocar esas dos regiones?

Desprestigiando que es gerundio

Leo en Cinco Dias una noticia que dice que EasyJet va a entrar en el negocio de los inmigrantes. Y luego subtitula «Easyjet aprovecha el alto índice de población rumana que existe en España (400.000 personas) para abrir la primera ruta de bajo coste desde Madrid hasta Bucarest«. Luego, en el cuerpo de la noticia sentencia: «Easyjet inaugura hoy la primera ruta de precios baratos entre España y Rumanía«. ¿Donde queda la profesionalidad del periodista? ¿Porque sistemáticamente se intenta desprestigiar a todas las compañias low-cost (especialmente a las que tienen éxito)?

Primero, ya existía antes una compañia low-cost que operaba entre Madrid y Bucarest: BlueAir. El periodista sólo tenía que haber accedido a WhichBudget para comprobarlo. Desde el resto de España, tienes vuelos a Valencia con WizzAir, a Barcelona con MyAir, Alpi Eagles Spa, o las mismisima ClickAir.

Periodismo de investigación 0.

Segundo, las compañias «caras» también operan entre Rumanía y otros destinos similares desde hace mucho tiempo, ¿están también haciendo negocio con los inmigrantes? ¿Es ese un negocio límpio debido a que el precio de los billetes es prohibitivo para los Rumanos y eso impide que vengan en avión? Objetividad 0.

Tercero, tras haber hundido AirMadrid que ofrecia vuelos a buen precio a sud-america, ¿el siguiente objetivo para los medios de comunicación son las low-cost europeas? Rigor informativo 0.

Veredicto: Que el periodista vuelva a cursar la carrera, pero esta vez que no se la pague «papi» o la multinacional de turno.