Termina los estudios. Busca una pareja. Cómprate un coche. Consigue un trabajo. Cómprate una casa. Cásate. Ten un hijo. Cómprate un televisor más grande. Ten otro hijo. Elige una mascota. Dale una educación a tus hijos. Cambia de coche. Cambia de televisor.

Dale vueltas a la rueda.

Vivir es aquello que hacemos mientras no estamos haciendo las cosas que no elegimos. Nos pasamos la vida esperando a vivir un rato.

El lunes por la tarde-noche vivimos un rato. Y el martes igual. Y el miércoles…

El viernes nos alegramos porque tras 5 días sin vivir apenas tendremos la oportunidad de vivir un par de días. Pero nos pasamos el sábado por la mañana en el centro comercial comprando; el sábado por la tarde limpiando la casa; el domingo por la mañana visitando familiares o descansando tras una dura semana.

Pero el domingo por la tarde… ¡el domingo por la tarde es nuestro!

Y llega el lunes de nuevo.

Dale vueltas a la rueda.

Por fin son vacaciones, tienes 20 días seguidos para disfrutar de tu vida. ¿Caribe o Asia? Me gustaría visitarlo todo. ¡Vámonos a Malasia!

Durante 20 días VIVES.

Vuelo de regreso. Un día de descanso para olvidarte del sueño de la vida y vuelta a la rutina.

Mientras engordas a los hijos de otro sueñas despierto con Langkawi. Te vienen imágenes a la mente de las caminatas por Borneo. Te torturan los recuerdos de Manukan.

«Ya habrá tiempo más adelante» te dices, quizás ingenuo, quizás resignado.

Los hijos crecen. Se van. Reproducen el sistema. ¿Y ahora?

Cuida a tus padres que están mayores. Cómprate una segunda vivienda. Cómprate un coche más grande. Cuida a tus nietos. Guarda dinero para la jubilación. No tienes edad para esto.

Dale vueltas a la rueda.

Nunca es mejor momento que ahora para ser feliz, para vivir la vida que quieres. Lo demás son excusas. No puedes fiar tu vida al día de tu jubilación. Es imposible saber cuando llegará o si llegará. Mañana mismo te puede caer una maceta en la cabeza, te puede atropellar un coche o el gobierno puede eliminar las pensiones públicas.

En una cita Alfredo D. Souza decía:

«Durante mucho tiempo, me parecía que mi vida estaba a punto de empezar – la vida de verdad. Pero siempre había algún obstáculo en el camino, una prueba que superar, un trabajo que terminar, un tiempo de espera, una deuda que pagar. Entonces la vida empezaría… Al final comprendí que esos obstáculos eran mi vida»

¿Tiene sentido que tu vida sea el obstáculo? Para la rueda. Haz que cada minuto cuente. Haz lo que amas hacer. Si es viajar, viaja. Si es otra cosa, haz esa cosa.

Deja de esperar a que esté pagada la hipoteca. A que los niños terminen la escuela. A tener un trabajo. A que te echen del trabajo. A jubilarte. A tener una pareja. A perder peso. A ganar peso. A conseguir dinero. Deja de esperar sea cual sea tu excusa.

Vive.

Y baila como si nadie te estuviera mirando…

 

One Reply to “Por qué debes viajar ya…”

  1. Dónde Vamos Eva? says:

    Hace dos años y medio Carmelo y yo decidimos vivir :-). Nos lanzamos al vacío que produce viajar y compartir la experiencia mediante nuestro blog. Tenemos hipoteca, pero no hipoteca nuestros sueños, tenemos facturas, pero de una manera u otra también se pagan, tenemos una edad…, pero tampoco es un impedimento para viajar y hacer lo que nos gusta.

    A romper ataduras y a vivir de lo que uno quiere realmetne, que esto dura dos días!

    Saludos, Eva y Carmelo

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.