Atardecer en el lago Inle

El lago Inle: la gran decepción

Me pasó lo mismo con el Lago Inle que con Labuan Bajo y los dragones de Komodo. Llegué con unas expectativas muy altas y lo que me encontré fue una ciudad relativamente pequeña, absolutamente desbordada por el turismo. Creo que esa es la fórmula mágica:

Atractivo interesante + crecimiento turístico rápido = destino quemado

Si tuviera que describir el pueblo de Nyaungshwe diría que es un pueblo similar a tantos otros que hay en Birmania, pero dónde encontrarás más extranjeros que birmanos. Todo en el pueblo está orientado a los extranjeros: no existen (casi) restaurantes locales, hay multitud de hoteles, el mercado nocturno es del gusto extranjero, hay gran cantidad de cansinos (gente que te quiere vender cosas), no existe ambiente local…

Barcas del lago Inle
Las barcas del lago Inle consisten en una barca bastante estrecha y larga con un ruidoso motor de gasolina en la popa. Similar a los long-tail de Tailandia.

Pero bien es cierto que nadie va a Nyaungshwe para disfrutar del pueblo en sí, sino que vienes a lo que vienes: a navegar por el Lago Inle.

El lago Inle

Nuestro ritmo de viaje habitualmente es lento, nos cuesta bastante hacer lo que hacen todos y nos daba “mala espina” lo de hacer una excursión por el lago Inle así en plan “llegar y pillar una barca”. El autobús nos dejó a una hora que podríamos haberlo hecho, pero decidimos esperar al día siguiente y hacerlo bien.

Primero nos enteramos de los precios que se manejaban y luego negociamos una barca para todo el día, desde las 8 a la puesta de sol por 15000 MMK para 4. Tras esta negociación “rescatamos” (literalmente) a una pareja de ingleses de las garras de un vendedor desaprensivo que estaba a punto de cobrarles 22000 kyats por la misma excursión y los metimos en nuestra barca. Al final, pagamos menos de 4000 kyats por persona.

Pescador en el lago Inle
Los pescadores que aparecen en las fotos típicas del lago Inle son de mentira. Se sitúan nada más llegar al lago y posan a cambio de unas monedas. Si pasas de ellos, por la tarde tendrás la oportunidad de hacer fotos a verdaderos pescadores como este sin intercambio monetario de por medio.

La excursión por el lago Inle típica (te cuenten lo que te cuenten los vendehumos) consiste en salir a primera hora de la mañana e ir a visitar el mercado diario que cada día está en un sitio del lago. Continuar luego hacía el sur para visitar Inn Thein (o Indein si lo castellanizamos) e ir subiendo poco a poco haciendo distintas paradas en lugares diversos como el templo de los gatos saltarines (dónde te relacionarás con los gatos, pero, afortunadamente, ya no les hacen saltar), el lugar dónde han “aparcado” a las “mujeres girafa” para que las vea el turista sin ir a la zona dónde realmente están, unos campos de cultivo sobre el propio lago… Además, por supuesto, de una cantidad indescriptible de tiendas.

Lo extra en una excursión de este tipo es que te paren a ver la puesta de sol y que eviten las tiendas. Lo de las tiendas es fácil: simplemente dile a tu barquero que no quieres visitar más tiendas en cuanto te lleve a la primera. No bajes siquiera de la barca, captará el mensaje. Lo de la puesta de sol lo tendrás que negociar de antemano y, aunque en temporada baja no será complicado, en temporada alta te puede costar algunos miles de kyats extra. Básicamente la puesta de sol consiste en que el barquero para el motor en mitad del lago y te deja allí 30 minutos viendo como se hace de noche.

La vida entorno al lago Inle
Una de las cosas más interesante de meterte por los canales pequeños es poder descubrir la vida entorno al lago, dónde los niños juegan y los hombres y mujeres trabajan.

En ocasiones te dirán que bajar hasta Inn Thein es un extra y que tienes que pagar más. Ni caso, Inn Thein y la puesta de sol son lo único que justifican el paseo por el lago Inle, llegar hasta allí y pagar los 12500 kyats de entrada que el gobierno corrupto de Myanmar te exige.

El trekking del lago Inle

La excursión en barca por el lago Inle te llevará todo un día. Puedes hacerlo el mismo día que llegues en autobús o puedes dejarlo para otro día. Sin embargo, la forma alternativa de llegar hasta allí es haciendo un trekking de 2 noches desde Kalew.

Incidente en el lago Inle
Tuvimos un par de problemas en el lago Inle: primero a nuestra barca se le rompió el timón y luego se quedó sin gasolina. En ambos casos nuestro barquero tiró de teléfono móvil para llamar a sus amigos.

Kalew es una pequeña población a un par de horas en coche de Nyaungshwe y el trekking que se hace consiste básicamente en caminar por los caminos rurales que los conectan. Se toma alguna senda, también algún tramo de asfalto, pero esencialmente estarás andando por caminos entre pueblos que te ofrecerán todos los servicios que puedas necesitar. Dormirás en una casa de huéspedes y comerás en restaurantes locales y aquello que compres en las tiendas.

Lo interesante es que verás cómo es la vida rural más allá del turismo, lo que el lago Inle seguramente ofreció algún día a los primeros viajeros que llegaron hasta aquí.

La parte negativa es el alto coste que tienen estas excursiones. Pero si tienes tiempo y te apetece vivir una aventura, carga en el GPS las rutas de los 3 días (dos días de trekking y otro con la barca) y hazlo por tu cuenta.

Gatos en el templo del lago Inle
Los gatos del templo ahora juegan con los turistas. En este templo nos pasamos mucho tiempo mientras esperábamos que dejara de llover. Tienen te gratis y gatos, ¿qué más se puede pedir?

Diseño de un viaje por el lago Inle

Nosotros planificamos mal nuestro viaje: entramos en el lago Inle (Nyaungshwe) directamente y luego fuimos a Kalaw con la intención de hacer una excursión a Pindaya (que no llegamos a hacer) y algo de trekking (que sí hicimos). Si tuviera que repetir experiencia, lo que haría es optar por una de estas alternativas:

Alternativa 1

Ir directamente a Kalaw y hacer por libre el trekking hasta el lago Inle. En temporada baja es realmente sencillo, en temporada alta puede costar un poco más encontrar alojamiento y eso hay que tenerlo en cuenta.

Luego cruzaría el lago Inle hasta Nyaungshwe visitando todo lo que haya que visitar, incluido ver el atardecer y esa misma noche, tomaría el bus nocturno a mi siguiente destino (hay hacía Bagan, Hsipaw y Mandalay al menos).

Atardecer en el lago Inle
Te digan lo que te digan, hay que ver un atardecer en el lago Inle. Incluso si todo el día está nublado, como fue en nuestro caso tienes una esperanza de ver una puesta de sol inolvidable.

Alternativa 2

En caso de no querer hacer el trekking llegaría directamente a Nyaungshwe en bus nocturno y ese mismo día haría la excursión por el lago. Al día siguiente por la mañana me iría a ver las cuevas de Pindaya y continuaría viaje hacía mi siguiente destino (Bagan, Hsipaw o Mandalay).

Kalaw tiene algunas visitas interesantes, pero no creo que valga la pena desperdiciar uno de los 28 días del visado allí.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

7 comentarios sobre “El lago Inle: la gran decepción”

  1. Bueno es saberlo por si alguna vez vamos para allá. Cuánta razón tienes en cuanto a la degradación de destinos demasiado visitados que un día fueron ideales.

  2. Hola, siento te decepcionara tanto el lago. Talvez no hicisteis las excursionesadecuadas, o fuisteis en las fechas acertadas. Un grupo de amigos y yo hace un par de semanas lkegamos de Birmania. Y creo qe nuestra estancia de dos dias en el lago fue memorable. Poco turismo, dias tranqilos visitando alguna aldea, mercado y templos. Fueron perfectos,

    1. Gracias por tu aporte Lola. Siempre pasa que cada uno cuenta la historia según le va y en nuestro caso fue un poco decepcionante, pero creo que también es positivo compartir las historias de decepciones y no siempre de cuando algo nos ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *