Cómo elegir un buen asiento de avión

Ya hablamos hace algunos meses sobre cómo conseguir el asiento de emergencia en un avión de manera gratuita. Sin embargo, ese no siempre es el asiento que más conviene a todos los viajeros, ya que cada uno a la hora de volar tiene sus preferencias. Por ejemplo, hay viajeros que prefieren tener una buena visión por la ventanilla, otros que quieren estar alejados de niños pequeños, etc. Hablamos, por supuesto, de los asientos de avión de la clase turista, todo el mundo sabe que los asientos business y primera son los mejores 😉

En la siguiente infografía, es una de las muchas disponibles en el libro Show Me How y con ella podemos facilitar la tarea de cómo elegir un buen asiento de avión.

Elaborada por Show Me How
Elaborada por Show Me How

¿Qué es un buen asiento en un avión?

Algunos elementos que aparecen en la infografía:

  • Si un buen asiento para ti es uno con mucho espacio para las piernas, no lo dudes: elige las salidas de emergencia.
  • ¿Te molestan más que nada del mundo los niños que lloran? Entonces, elige un asiento alejado de la zona de mamparas. Esos son los asientos elegidos por los padres porque tienen más espacio (algunas compañías incluso se los reservan). Los niños no pueden viajar en las salidas de emergencia, pero sí en estos asientos que tienen un poco más de espacio porque están enfrente de la pared del baño.
  • ¿Quieres ver mejor la película? Si el sistema de entretenimiento no es individual, entonces lo mejor es que no elijas un asiento del centro, son los peores.
  • Si llevas mucho equipaje de mano y necesitas guardarlo en los compartimentos superiores, quizás te convenga elegir un asiento de la parte de atrás. Estadísticamente son los que menos se llenan.
  • Si eres de los que se levantan muchas veces para ir al baño o visitar otras zonas del avión, quizás lo que más te convenga es elegir un buen asiento pero del lado del pasillo.
  • Eso sí, piensa que los asientos del lado del pasillo son más propensos a recibir golpes (el carrito de las bebidas, la gente que pasa…)
  • Además, puedes tener otras consideraciones adicionales sobre cómo elegir el asiento ideal, como por ejemplo, que si lo eliges sobre las alas del avión, vas a tener una visibilidad reducida, que si estás cerca de un lavabo puedes experimentar malos olores o que los asientos cerca del personal de vuelo o del lavabo suelen ser los más ruidosos.

En cualquier caso, te recuerdo que aunque no suele pasar, el avión en el que volarás puede cambiar entre el momento de la reserva y el momento del vuelo.

Adicionalmente, mi recomendación siempre es visitar Seat Guru para enterarte de cuales son los mejores asientos en el vuelo y avión en concreto que vas a usar (aunque ellos utilizan un sistema de recomendación que no tiene en cuenta los intereses particulares de cada viajero) y, en caso de que no estuviera disponible tu asiento ideal en el momento del vuelo, tienes Seat Alerts que te avisará en cuanto el asiento quede libre (si es que se llega a liberar, claro).

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *