Madurai

El templo de Madurai es lo único de relevancia que hay que ver en la ciudad.
El templo de Madurai es lo único de relevancia que hay que ver en la ciudad.

La razón por la que pasamos tantas noches en Madurai no tiene nada que ver con los atractivos de la ciudad, ni con lo agradable de la misma, sino con el problema para conseguir billetes de tren en la India. El trayecto Madurai-Varkala lo teníamos comprado para el día 6 de agosto con casi un mes de antelación y no conseguimos cambiarlo para viajar unos días antes sin entrar en una lista de espera (creedme si os digo que rebuscar en la lista de espera del tren nos causaba más ansiedad que mirar en las listas de la selectividad). Aunque en principio para Madurai habíamos planificado estar solo un par de noches (¡y era más que suficiente!), al eliminar Pondichery de nuestra planificacion el “tiempo ganado” había terminado en Madurai.

El mercado cubierto de Madurai cobra vida al atardecer y es un magnífico lugar dónde comprar libros, telas y souvenirs.
El mercado cubierto de Madurai cobra vida al atardecer y es un magnífico lugar dónde comprar libros, telas y souvenirs.

Madurai lo que tiene realmente interesante e importante es el templo. Se trata de un templo de unas dimensiones bastante importantes y cuya característica más relevante (al menos para los no versados en arte hindú ni practicantes de esta religión) es que dentro del propio templo hay un elefante que participa en festejos y celebraciones cuando las hay y que cuando no las hay es usado para recoger las monedas que los visitantes dejan en el templo (coge las monedas con la trompa y luego te da un golpecito en la cabeza con ella). Es un poco triste que un animal como este esté ahí dentro, pero no deja de ser impresionante. También tienen un buey que vimos pasear junto al elefante en una especie de procesión dónde llevaban a hombros unas imágenes.

Dicen que es muy complicado estar más de un par de semanas en India y no encontrarte con un festival. Este fue nuestro primer evento de este tipo.
Dicen que es muy complicado estar más de un par de semanas en India y no encontrarte con un festival. Este fue nuestro primer evento de este tipo.

Pero lo más interesante del templo y lo que más nos gustó de la ciudad en sí es la peatonalización de ciertas calles alrededor. ¡Qué tranquilidad! Sin bocinas, ni vehículos a punto de atropellarte, la ciudad parece diferente. En ese oasis de calma hay varias tiendas y hoteles. En un par de esas tiendas te permiten subir a las terrazas desde dónde se contempla una impresionante vista aérea del templo. Es una forma de promocionar así sus tiendas, pero no hace falta que compres nada, por supuesto.

Los templos están siempre sobre-poblados, igual que las calles, pero al menos en Madurai no hay coches a su alrededor.
Los templos están siempre sobre-poblados, igual que las calles, pero al menos en Madurai no hay coches a su alrededor.

Cerca del templo hay un par de visitas interesantes. Por una parte, en la esquina entre la puerta norte y la este está el mercado de verduras y flores, algo cutre si has visitado Tailandia y sus mercados, la verdad. Por otra parte, cerca de la puerta este hay un mercado enclavado en un viejo templo en el que ya no hay culto. El mercado es como cualquier otro, pero el templo lo hace especial.

En las largas esperas hasta que llega el tren, lo mejor es sentarte en el suelo y conocer gente.
En las largas esperas hasta que llega el tren, lo mejor es sentarte en el suelo y conocer gente.

Por último, la calle que sale perpendicular a la puerta oeste y que lleva a la estación de trenes está llena de hoteles baratos y lugares dónde comer, así como de tiendas y otros negocios. Una de las últimas calles que sale a mano izquierda antes de llegar a la calle de la estación es en la que nosotros estábamos alojados y hay un montón de bares dónde por la noche te ofrecen entrar a tomarte una cerveza (es la típica calle dónde “salir” de noche).

Esta foto no es del templo de Madurai. Es del templo de Trichy, pero me apetecía publicarla en este artículo.
Esta foto no es del templo de Madurai. Es del templo de Trichy, pero me apetecía publicarla en este artículo.

En la calle paralela a esta (la que va desde la esquina sur-oeste del templo hacía la estación), justo en la última manzana, antes de llegar a una iglesia, está el mejor restaurante que encontramos en la ciudad: el Jayaram. Es una de esas pastelería que tienen un restaurante anexo. En este caso el restaurante es con aire acondicionado, sirve comida india e internacional, tiene unos estupendos batidos y zumos y es razonablemente rápido (salvo cuando está lleno por motivos obvios).

Gastos 3/8:

Comida: 350 R
Hotel: 450 R
Pañuelo: 100 R
Jarabe: 50 R
Varios: 100 R
Cena: 200 R

Gastos 4/8:

Coca-colas: 2×12 R
Comida: 310 R
Cyber: 2×30 R
Hotel: 450 R
Cena: 200 R

Gastos 5/8:

Desayuno: 40 R
Batido: 60 R
Comida: 300 R
Hotel: 450 R
Cena: 200 R

Gastos 6/8:
Comida: 230 R
Cena: 200 R
Varios: 50 R

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

2 comentarios sobre “Madurai”

  1. Pingback: Varkala
  2. Pingback: Munnar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *