La comida en Tailandia

IMG_0891Este es un artículo “extra” acerca de Tailandia, puesto no tenía previsto publicar nada acerca de la comida en Tailandia, pero visto que quedaban pendientes varios vídeos relacionados con el tema y muchas fotos, he decidido cerrar el viaje a Tailandia hablando de una de las cosas que hacen que este país sea una maravilla.

Y es que es de sobra conocida la calidad y variedad de la comida Tailandesa, no hace falta que lo diga yo. Desde el pad-thai hasta los platos más elaborados de comida local, todo está buenísimo, no recuerdo nada que hayamos probado que no esté bueno. Eso sí, como descubriréis en el siguiente vídeo, esto solo es aplicable a la comida local, ya que cuando los thais se ponen a elaborar “western food” la cosa puede degenerar bastante:

Aunque a veces hay tantas ganas de comer algo “conocido” que su calidad deja de ser algo importante.

En general yo recomendaría que comas todo lo que coman los thais. De esa manera fue como descubrimos los “porritos”. Íbamos en el tren camino de Lopburi y vimos como la gente compraba una especie de tortitas que usaban para envolver un poco de algodón de azúcar. Compramos y repetimos el proceso:

Hablando de comidas dulces, una de las comidas dulces más extendidas en Tailandia es el “roti”, que además no solo tiene versiones dulces, también hay algunas saladas. Los rotis son una especie de crepes que pueden llevar diversos ingredientes. Imprescindible probar el roti de banana y chocolate.

Pero sin duda, la más universal de todas las comidas que podemos encontrar en Tailandia es el pad-thai que tiene diversas variedades regionales (entre las que destaca la de Sukhothai a mi entender):

Pero hay muchas más comidas como las que pongo a continuación (no me preguntéis el nombre, porque no tengo ni idea):

Y por último os dejo con una de las cosas que más nos sorprendió en cuanto a comida en Tailandia: los sabores que les gustan a los thais.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *