Las islas Phi Phi

El ritmo en las islas Phi Phi es diferente al del resto de Tailandia, noche y día puedes encontrar dónde comer o qué hacer.
El ritmo en las islas Phi Phi es diferente al del resto de Tailandia, noche y día puedes encontrar dónde comer o qué hacer.

Para llegar a las islas Phi Phi desde Ao Nang en temporada baja hay que comprar el billete en una de las múltiples agencia de viajes. Probablemente, en temporada baja no existirá un ferry desde Ao Nang por lo que el único ferry de la zona saldrá desde el puerto de Krabi. Comprando el billete en una agencia de viajes, una furgoneta vendrá a buscarte a tu hotel y te llevará a Krabi a tiempo para que cojas al ferry (todo incluido en el precio). Esta es una de esas cosas curiosas que sucede en Tailandia, que comprando el billete en una agencia de viajes que movilizará varios medios de transporte el precio final será más bajo que comprándolo directamente en las oficinas del puerto.

También se puede ir a Phi Phi en long-tail, pero la comodidad del ferry lo hace totalmente desaconsejable.
También se puede ir a Phi Phi en long-tail, pero la comodidad del ferry lo hace totalmente desaconsejable.

El viaje en ferry es de lo más cómodo: aire acondicionado, asientos reclinables, espacio para dejar las mochilas y, además, el oleaje apenas mueve el barco por lo que el posible mareo es menos probable. El viaje dura algo menos de 2 horas y el ferry te deja en el puerto principal de Phi Phi Do, la isla principal. A modo de impuesto nada más bajar del barco tendrás que soltar 20 bahts por persona. Y después de pagar encontrarás una hilera de tailandeses con letreros de hoteles que están ahí esperando a gente de su hotel, es decir, que si has reservado una habitación en un hotel tendrás que buscar el tuyo y hablar con la persona que lleve el cartel para que te diga como llegar o te lleve él.

En cuanto sales del puerto encontrarás diversas agencias que tratarán de colocarte un hotel. Ignóralas si quieres tener la posibilidad de negociar un precio mejor, ya que aunque los precios que te darán estas agencias son los “oficiales”, a la hora de la verdad y especialmente en temporada baja, todos los precios son negociables. Por ejemplo, nosotros preguntamos por el hotel más barato y nos dijeron que era el Harmony por 400 B la noche y precisamente ese fue en el que nos quedamos, pero por 100 bahts menos y vimos otros hoteles a 300 B al día siguiente, pero no cambiamos.

La playa de Long Beach en su extremo más alejado de la población principal.
La playa de Long Beach en su extremo más alejado de la población principal.

Phi Phi es una isla sin tráfico, aunque hay algún coche y alguna moto, pero se utilizan para tareas muy concretas (especialmente la construcción) y poca gente los usa. Lo que sí hay muchas son bicicletas y son bastante peligrosas puesto que van a saco en calles estrechas llenas siempre de gente. Por cierto, me sorprendió ver la cantidad de gente que había en la isla en temporada baja y ni me quiero imaginar lo que será eso en temporada alta. En serio, parecía Benidorm en sus mejores momentos.

Notamos que aquí, además de los precios del alojamiento, el de las comidas también era superior. Incluso el 7-eleven tiene otro rango de precios diferente para estas islas que ciframos en un 30% más caro. Por ejemplo, en el norte es fácil encontrar smoothies por 20 B (o menos) y aquí es imposible encontrarlos por debajo de 40 B. Los masajes suben también entre 50 y 100 B, igual que los alojamientos. Comer resulta hasta el doble de caro y se iguala bastante la comida thai con la western por lo que es un buen momento para comer bocadillos y pasta.

La población principal (dónde están los hoteles baratos) vistos desde el ferry.
La población principal (dónde están los hoteles baratos) vistos desde el ferry.

La isla tiene un poblado principal, dónde está prácticamente todo y varias playas, algunas con hoteles alrededor y algunos poblados en lo alto de la montaña. Respecto al resto de los aspectos del pueblo principal es lo esperable: buenas playas (aunque algo sucias), un montón de tiendas de todo, sobretodo enfocadas al turismo, y mucha gente, demasiada quizás. Y respecto a los demás lugares, solo visitamos uno pero fue una verdadera aventura totalmente recomendable que relataré el próximo día.

En cuanto a playas, desde la población tienes una a un lado y otra al otro lado, separadas por solo unos 400 metros en su parte más estrecha. La playa dónde está el puerto tiene más barcos y hay más gente moviéndose, pero está más límpia. La otra playa es más tranquila, pero la arena en algunos lugares tiene bastantes desperdicios que nadie quita. Desde el puerto hay letreros que te invitan a ir hacía la izquierda (mirando el mar) hasta una tal “long beach” (playa larga). El camino es largo, pero vale la pena, ya que aquí sí que se plasma el concepto de playa tailandesa que teníamos nosotros. Allí hay algunos hoteles y restaurantes, así que no hace falta llevarse nada. Advierto que el camino va por sendas y son unos 20-30 minutos, aunque si tienes suerte y baja la marea puedes ir gran parte por la playa o incluso andando por dentro del mar (cubre un poco, pero no llega a las rodillas).

En cualquier parte de la costa de Tailandia encontrarás cientos de Long-tails, son la forma de vida de gran parte de los tailandeses.
En cualquier parte de la costa de Tailandia encontrarás cientos de Long-tails, son la forma de vida de gran parte de los tailandeses.

La zona “barata” es la zona dónde se encuentra nuestro hotel, que era la típica zona mochilera antes de que todo se convierta en una zona muy turística. Importante a la hora de elegir hotel: la calle que sube al mirador es la que es barata y tranquila, la calle principal justo antes de llegar a esta también tiene sitios no demasiado caros, pero es muy ruidosa.

En Phi Phi hay muchas actividades y excursiones posibles: visitar las islas vecinas, combates de muay thai por las noches, cursos de buceo oficiales, snorkeling, trekkings, escalada, espectáculos de traga-fuegos, etc. Podrías estar perfectamente allí una semana sin aburrirte si te gustan estas actividades.

Gastos 22A

Lo de "relajarse en la playa" este gato se lo ha tomado muy en serio.
Lo de “relajarse en la playa” este gato se lo ha tomado muy en serio.

Tasa Phi Phi: 2×20 B
Desayuno: 63 B
Hotel: 300 B
Comida: 215 B
Merienda: 50 B
Cena: 220 B
Coca-cola y agua: 30 B

Gastos 23A

Desayuno: 50 B
2 noches de hotel: 600 B
Bus a Bangkok: 2×650 B
Comida: 100 B
Masaje: 250 B
Cena: 141 B

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Las islas Phi Phi”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apeadero te informa que los datos personales que nos proporcionas rellenando este formulario serán tratados por mi (Ivan Gadea Saez) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es para enviarte nuestras publicaciones en forma de boletín periódico, promociones y servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores que tenemos contratados con OVH/Kimsufi ubicada en la UE. Si no introduces los datos obligatorios solicitados o no validas esta política de privacidad no podremos atender a tu solicitud. Puedes ejercer el derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación, portabilidad o cualquier otro en cualquier momento escribiendo un email a ivan.gadea@inusion.es o por correo postal en C\Herba Lluisa, 15 - 03110 Mutxamel (Alicante)