Crónica: Argentina (IV)

18/03 – El Glaciar Perito Moreno

No nos quedaba mucho que hacer (y que nos apeteciera) en Ushuaia. Así que tampoco nos dimos demasiada prisa en despertarnos y salir a la calle. Fuimos a visitar el “museo del fin del mundo” (5$ x 2), muy recomendable si estás haciendo una visita rápida de la ciudad o no te gustan demasiado los museos, ya que es una especie de resumen de los demás museos (marítimo, presidio, yamana, etc).

Teníamos un vuelo a mediodía, así que recogimos las cosas del hostel y bajamos a la calle San Martí a buscar un taxi. Por 15$ nos llevó al aeropuerto y una vez allí, después de facturar, pagamos las tasas (13$ x 2) y esperamos a que saliera nuestro vuelo, que lo hizo con un poco de retraso. Nuestra idea era directamente llegar a Calafate e irnos corriendo a la estación de autobuses para coger el bus de las 15:00 al Perito. Tomamos un autobús colectivo que nos dejó en la puerta de la estación (18$ x 2) unos 5 o 10 minutos antes de la hora de salida, pero tuvimos la fortuna de que no quedaban plazas. Digo que fue una suerte porque en ese momento encontramos una señora que también se había quedado sin autobús y que negoció con un taxista el precio para ir hasta el Perito y que nos ofreció acompañarla. El precio era de 240$, que entre los 3 salía a 80$ por cada uno, 20$ más que en el autobús, pero con él tendríamos mucho más tiempo para ver el glaciar y además llegaríamos a tiempo de poder realizar la excursión náutica. Así que metimos las mochilas en el maletero del taxi y, en efecto, antes de entrar al PN adelantamos al autobús pese a salir casi media hora más tarde.

La mujer era una peruana que estaba de visita en Argentina. Debía tener bastante dinero, era tal cual las mujeres ricas de las telenovelas que pasan en España: excéntrica, simple, mandona… Nos reímos mucho con ella, el taxista especialmente, sobretodo cuando a mitad de camino hacia el Perito preguntó: “Pero ahora, ¿Dónde vamos?”.

La entrada al Parque Nacional de los Glaciares cuesta 40$, bastante cara. Es del tipo “una-vez-que-entras-ya-estas-dentro”, por lo que si has entrado un día y sales, el día siguiente tienes que volver a pagar y si te quedas dentro no. El problema es que dentro sólo hay un hotel que cuesta más de 600 US$ la noche y no te dejan acampar (había un camping pero lo cerraron, claro, por competencia “desleal” al hotel). De todos modos, según nos dijo una chica que trabaja en una empresa de alquiler de coches, si entras antes de las 8 de la mañana o después de las 20:00 no pagas, ya que la barrera está abierta, pero no hay nadie para cobrar.

La excursión náutica es una patata aunque es relativamente barata (30$ por persona). Consiste en navegar durante una hora por uno de los dos lados de la pared de hielo (nosotros lo hicimos por la pared sur) acercándote a los témpanos que flotan en el lago. De la pared te quedas muchísimo más alejado de lo que estás cuando visitas las pasarelas. Durante el trayecto, un “fotógrafo profesional” te ofrece la posibilidad de hacerte fotos frente al glaciar (pagando y caro, claro). El problema de esto es que el barco para justo en el mejor lugar para hacer las fotos y el fotógrafo hace que todo el mundo se vaya de la popa del barco dónde está haciendo su trabajo, impidiendo tomar buenas fotografías y hacinando a la gente en otras partes del navío. El truco es hacer que uno de los dos vaya a hacerse la foto como si tuviese la intención de comprarla y aprovechar en ese momento para que el otro le haga fotos. Funciona: son las mejores fotos del Perito.

Después del paseo en barco, el taxi estaba esperándonos para llevarnos a las pasarelas. Nos dejó allí un par de horas. La señora peruana tenía mucha prisa en llegar luego a El Calafate antes de que cerrara una agencia de viajes con la que quería contratar una excursión para el día siguiente. El glaciar era espectacular, de un color azul increíble, mucho mejor de lo que se ve en las fotos. Además el cielo estaba nublado, por lo que la imagen era impactante. De vez en cuando se escuchaba un derrumbe y una mole de hielo caía al agua formando una ola que avanzaba con un gran estruendo. Sencillamente es el espectáculo más impresionante que he visto en mi vida. Lo mejor de Argentina y lo mejor que he visto en el mundo hasta ahora.

Ese día no comimos, con el ajetreo de encontrar el taxi y el espectáculo de ver el glaciar, casi se nos olvidó el comer. Nada más que unos huevos duros y un pedazo de pan que habíamos cogido en el desayuno nos ayudaron a soportar el hambre hasta la noche. Supongo que debido a la falta de glucosa, el viaje de regreso en el taxi hasta nuestro albergue se nos hizo muy largo.

En el albergue I Keu Ken Hostel dejamos nuestras cosas en una habitación de 4 personas habitada por un simpático chico argentino y un dormilón al que no llegamos a ver despierto nunca. El albergue está muy bien, pero un poco apartado del centro de la ciudad (aunque al ser una ciudad pequeña, nada está lejos en realidad). Tienes unas preciosas vistas de todo el pueblo y del lago Argentino al fondo. Corriendo bajamos hasta la calle principal donde buscamos un sitio para comer. Todo era caro o carísimo, así que entramos en un lugar que aunque era simplemente caro parecía que tenía buena pinta: el restaurante La Estepa. Creo que fue una gran elección, nos tomamos un cordero patagónico riquísimo por 70$ (los dos) y acabamos llenísimos. Por cierto estas palabras(más o menos) aparecían al principio de la carta en el restaurante: “[…] cuyo menú fue diseñado por nuestros chefs especialmente para la visita del rey juan carlos I de españa en su visita de noviembre de 2003.” Pagado con nuestros impuestos claro…

Después de tan esplendida cena, sólo nos quedó regresar al hostel ya que no tenía mucha marcha la ciudad a esas horas.

Gastos del día:
10$ museo fin del mundo
15$ taxi al aeropuerto (Ushuaia)
26$ tasas de aeropuerto (2 personas)
36$ transporte del aeropuerto al centro (El Calafate)
160$ transporte hasta el Perito Moreno
80$ entrada PN de los Glaciares
60$ excursión nautica
70$ cena

Total: 457$

 

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *