Escapada a tres bandas

El pasado puente (o acueducto) pudimos realizar una serie encadenada de pequeñas escapadas a ciudades europeas. Volamos en primer lugar a Bruselas, donde teníamos que asistir a una boda; fuimos luego a Dublín, donde pasamos 5 días estupendos; y terminamos en Bilbao asistiendo a un congreso. El viaje en autobús de Bilbao por la noche se hizo realmente pesado, durmiendo muy poco y sabiendo además que teníamos que trabajar a las pocas horas de llegar.

En los próximos 3 posts contaré la experiencia de cada lugar. En principio muy positiva, ya que tanto Bruselas como Bilbao eran ciudades en las que ya habíamos estado y así y todo encontramos nuevos matices que las hicieron interesantes.

El transporte nos salió bastante económico a pesar de no haberlo planeado con mucho tiempo. El vuelo entre Bruselas y Dublín costó 1 céntimo con Ryanair, que al final con tasas fueron 32 euros para los dos. Tanto en Bruselas como en Dublín nos alojamos en albergues bastante buenos por menos de 20 euros la noche. En Bilbao nos decidimos por una pensión muy céntrica y no excesivamente cara (40 euros la noche en habitación doble con baño). Y a la hora de comer, excepto en Bilbao, dónde no nos hemos privado de nada, nos ha salido bastante bien de precio, ya que en Bruselas nos invitaron a comer los casamenteros y en Dublín solíamos ir al supermercado y cocinábamos en el albergue. En total han sido 11 días por algo menos de 1000 euros los dos, es decir, a 45 euros al día, contando vuelos, comida, alojamiento y “regalitos”. Y podría haber sido más barato recortando en las comidas de Bilbao y si hubiéramos planificado con más antelación el viaje.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *