Playa islandesa

Si bien es verdad que ese día no hubo baño caliente, estos dos valientes protagonizaron un «a que no hay huevos» que los condujo a bañarse en el Océano Atlántico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.