Cuando haces un viaje largo (y aquí cada uno que entienda por ‘viaje largo‘ lo que crea oportuno) no puedes pretender viajar al mismo ritmo que durante un viaje corto. Es una cuestión puramente física: puedes dormir 5 horas cada día y meterte 6 horas de caminatas durante un periodo de tiempo corto, pero a la larga vas a machacar tu cuerpo de tal manera que vas a terminar odiando viajar. Necesitarás unas vacaciones en tu viaje.

No te preocupes, es algo que le pasa a muchos viajeros, incluso a los más grandes como Dani y Jota o Belen y JL.

Peticiones de ayuda

¿Por qué cuento todo esto? Porque mucha gente no lo tiene en cuenta. Con mucha frecuencia me llega un mensaje que me pregunta por este tipo de asuntos. Tras el último mensaje de este tipo decidí que tenía que explicar esto de una manera más elaborada para tratar así de ayudar a los viajeros que habían llegado a sentir hartazgo de viajar.

A veces estamos tan cansados que necesitamos una pausa.

Este es un mensaje típico que me llegó en una ocasión y que creo que es el prototipo de una persona que no ha descubierto todavía que necesita vacaciones en su viaje: «Hola Ivan, soy un chico chileno y estoy haciendo un viaje por Europa desde hace un mes. Las primeras semanas estuve muy bien, pero ahora estoy en Berlín sin ningunas ganas de viajar ni hacer nada y todavía me quedan dos meses hasta la fecha de regreso de mi vuelo«.

Otro mensaje de este tipo

Cuando estuvimos viajando por Argentina conocimos a una pareja de catalanes que se encontraban en la misma situación. Coincidimos con ellos en Mendoza y se dirigían hacía Salta. Allí los volvimos a encontrar. Durante todo el tiempo que medió entre nuestro primer y segundo encuentro, nosotros había realizado una gran cantidad de actividades y visitas, mientras que ellos se habían limitado a tomar un par de autobuses y vivir en el hostel.

Recuerdo que salimos tan entusiasmados de visitar el Museo de Arqueología de Alta Montaña, a solo 200 metros de nuestro hostel, que fuimos corriendo a decirles que no se lo podían perder. Ellos, con cara de cansancio, nos pusieron varias excusas para no ir. Por si era por el dinero (costaba 1 euro visitar el museo) nos ofrecimos a pagarles la entrada. Ni por esas. ¿Qué les pasaba?

¿Cual es el problema?

Lo que les pasaba es lo que le pasa a cualquier persona que está sometida a un trabajo intenso durante mucho tiempo. El viaje se había convertido en una rutina que les obligaba a hacer un esfuerzo constante para levantarse cada día, buscar un lugar dónde comer, encontrar un medio de transporte hasta el lugar que quieres visitar, caminar por la ciudad o el campo… Todo esto puede ser una excitante manera de salir de tu rutina o convertirse precisamente en tu rutina. Es la diferencia entre un viaje de 15 días y un viaje de 6 meses.

Nuestro amigos estaban agotados porque llevaban 6 meses viajando por Sudamérica al ritmo de un viaje de 15 o 20 días. Se habían agotado física y mentalmente y ya solo tenían fuerzas para seguir moviéndose para llegar al siguiente destino y contaban los días para volver a casa.

Los humanos tenemos una tendencia natural a buscar la comodidad y al sedentarismo. Solo unos pocos buscan superar sus limitaciones y encontrar nuevos retos. Pocas personas están cómodas siendo nómadas. De echo, la gran mayoría de las personas que eligen un estilo de vida nómada te dirán que ellos viajan despacio, que son partidarios del slow-travel, lo cual implica no estar cambiando de ciudad cada dos días.

Tu cuerpo tiene un aguante físico que debes conocer y jamás superar. Acercarte a ese límite es lo que llamamos superación.

¿Cómo solucionar el problema?

Te lo responderé con otra pregunta: ¿qué haces cuando estás muy cansado de tu trabajo? Te tomas unas vacaciones. Pues en un viaje igual: debes tomarte una vacaciones de tu viaje.

Cuando solo necesitas el saco de dormir para lugares cerrados, como un aeropuerto, con un saco normalito te sobra.
Durante unas semanas tu cuerpo aguanta lo que le echen, pero conforme pasa el tiempo el cansancio se va acumulando.

Toda rutina mantenida genera sensaciones de apatía y depresión, especialmente cuando es una rutina que cansa tu organismo a diario. Hay muchas maneras de combatirla, cada uno tiene su técnica, pero si estás leyendo esto ahora mismo será porque probablemente tu manera de combatir la rutina sea viajar. En ese caso, las vacaciones son la mejor manera de combatir el cansancio, incluso si ese cansancio es producido por el propio viaje.

La siguiente pregunta es lógica, ¿cómo se toma uno vacaciones de su viaje? Probablemente el viaje te esté cansando porque estás haciendo un viaje de bajo coste, con un presupuesto bajo que quieres mantener y eso produce un gran estrés diario. La forma de huir de ese tipo de situaciones es o bien elevar el presupuesto durante unos días quedándose estático en un lugar muy agradable o bien conseguir algún tipo de trabajo que rompa con la rutina (sí, es raro, pero las vacaciones de un viajero pueden ser trabajar).

El resultado de tomar unas vacaciones en tu viaje

El primero de los casos es muy evidente. Al chico chileno que estaba viajando por Europa y se encontraba totalmente apático, le recomendé un vuelo muy económico a Grecia y le envié a una de mis islas favoritas: Skiathos. Se pasó allí una semana y media y cuando volvió a su viaje me envió un emotivo mensaje de agradecimiento por haberle ayudado a darse cuenta de que no podía rendir lo mismo durante un viaje de varios meses que en un viaje de dos semanas.

Los mensajes de agradecimiento demuestran que la técnica de tomar vacaciones del viaje funciona.

El segundo caso no es tan evidente, pero también funciona. Si no tienes mucho dinero, una buena forma de romper con la rutina del viaje es parar en algún lugar. Puede ser que encuentres un pequeño trabajo de 4 horas al día en un hostel en la playa o puede ser que consigas que te dejen una casa como housesitter a cambio de cuidar a un perro y regar las plantas. En cualquiera de los casos, tras unas semanas de parón recuperarás las ganas de comerte el mundo.

Y a ti, ¿te ha pasado que te agotes durante un viaje y necesites vacaciones? ¿O tomas vacaciones durante el viaje?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.