En todo viaje se maneja una determinada cantidad de dinero que se debe administrar correctamente y con precaución para evitar un desastre. Administrar el dinero en un viaje no es más complicado que en el día a día, pero hay una serie de precauciones adicionales que se deben tener debido a las particularidades propias del viaje (no estar en tu país, ir por zonas que no conoces, manejar moneda extranjera…) Por supuesto, un viaje por libre siempre requerirá más atención a estos consejos que un viaje organizado dónde apenas se usa el dinero ya que casi todo está pagado de antemano.

Si tienes algún otro consejo para manejar las finanzas en los viajes, cuéntanoslo en los comentarios.

1. Las tarjetas de crédito en los viajes

Si estás fuera de casa y tu única tarjeta de crédito deja de funcionar, tienes un problema. Lleva siempre dos tarjetas de crédito, a poder ser de distinto banco y de distinto tipo. De esta manera te evitarás problemas. Por ejemplo, podrías llevar una tarjeta VISA de crédito de un banco y una tarjeta MasterCard de débito de otro banco distinto. A veces hay empresas que no te aceptarán uno u otro tipo de tarjeta y de esta manera minimizas problemas.

Otra cosa importante es que siempre tengas a mano, en un lugar distinto al lugar dónde guardas la tarjeta, el número de teléfono del banco para poder anular dicha tarjeta en caso de robo o para poder solucionar problemas. Por supuesto, jamás apuntes el PIN de la tarjeta, memorízalo.

2. Lleva tarjetas que no te cobren comisiones

Escribimos sobre ello hace no mucho tiempo. Hay algunas tarjetas como las de EVO que no te cobran por sacar dinero en el extranjero. Lo habitual es que tu banco te cobre entre un 3 y un 4% de lo que saques, además de aplicar cierto recargo en la tasa de cambio. Por ello, es importante que te informes antes de salir cual será la comisión que te cargarán para poder evaluar si te interesa llevar el dinero en efectivo o con tarjeta.

3. Ocultar dinero en los viajes

El dinero que lleves en efectivo deberás llevarlo siempre oculto y en lugares separados. También debes llevar una pequeña suma de dinero en el bolsillo o la cartera para pagos en efectivo (comer, un autobús, etc). Normalmente lo que nosotros hacemos cada mañana antes de salir a la calle es separar el dinero que vamos a usar durante todo el día y guardar el resto o bien en la habitación del hotel o bien llevarlo con nosotros pero oculto en uno de esos cinturones que van debajo del pantalón. Para ocultar dinero en la habitación, a veces son buenos los lugares más insospechados, como debajo de un colchón o incluso dentro de un zapato. Si ves que la habitación no es un lugar seguro, lleva el resto del dinero contigo, pero oculto.

4. Compra siempre en moneda local

Si puedes, evita pagar con moneda extranjera (euros o dólares) ya que los precios con moneda local suelen ser más baratos y además evitarás el ser visto como un «guiri» adinerado al que se le puede sacar hasta el alma.

5. Minimiza el problema en caso de desastre

Si te roban, si pierdes la cartera o el bolsillo oculto o si simplemente te pilla una lluvia monzónica y te empapa de arriba a abajo, puedes perder el dinero que lleves encima. Por ello debes actuar siempre sabiamente tratando de minimizar los daños en caso de desastre. Lleva el mínimo dinero imprescindible en efectivo y guarda el resto oculto y envuelto en plástico para evitar que se moje. La estrategia ideal es ir sacando del cajero cada 3 o 4 días, aunque a veces por la inexistencia de cajeros o por las comisiones tienes que recurrir a llevar grandes cantidades de dinero encima y entonces lo mejor es separar el dinero en partes (una en el hotel, otra la lleva un miembro del grupo, otra oculta en el calcetín…)

6. Jamás muestres mucho dinero en público

Esto es de puro sentido común, pero lo he visto tantas veces… En determinados países en los que 100 euros son muchísimo dinero y abultan mucho, he llegado a ver a turistas sacar un fajo de billetes del bolsillo para pagar una coca-cola en un bar. Ni que decir tiene que si tienes la mala suerte de toparte con un ladrón que ve tal cantidad de dinero, no te lo vas a poder despegar hasta que consiga su botín.

7. Anota todo lo que gastes

Esto debería ser una asignatura de primero de «viajeros». Anotar cada gasto te ofrece una visión global de los gastos de viajes y te ayuda a administrarte mejor. Además, crea una costumbre muy sana de comparar precios y entender cual es en realidad el coste de las cosas. No conozco ningún gran viajero que no anote habitualmente (no siempre, pero sí habitualmente) lo que va gastando. Muchos, de hecho, lo hacemos incluso cuando no estamos de viaje, puesto que es una manera estupenda de saber en qué se puede ahorrar para nuestros próximos viajes 😉

8. Si te quedas sin dinero, no te vuelvas loco

Imagínate que estás de viaje y te quedas sin dinero, bien porque tu tarjeta te ha dejado tirado, porque te han robado o porque se te ha terminado el dinero. Lo primero, conserva la calma y no te precipites. Hay muchas formas de conseguir dinero en efectivo. Si todavía conservas la tarjeta y tienes dinero en la cuenta, acude a un banco cualquiera y pide que te den dinero; si no funciona, puedes intentar ir a un lugar dónde tengan cobro con tarjeta y pedir que te cobren de la tarjeta y te den el dinero (ofréceles una comisión). Si tienes tarjeta, pero no dinero en la cuenta, pide a un familiar que te transfiera algo de líquido a tu número de cuenta. Si no tienes tarjeta, hay sistemas de envío de dinero como MoneyGram o Western Union que a cambio de una comisión permitirán que un familiar te envíe dinero. En caso de desesperación, puedes acudir a una embajada o consulado a pedir ayuda (lleva siempre anotados los números de teléfono de estas entidades).

9. Si hay que regatear, se regatea

Aunque este tema se merece un artículo completo (que lo haré), he leído algunas veces a personas que dicen que no se deben regatear los precios por motivos de conciencia («ellos son pobres, tu rico«). Sin entrar a debatir ese argumento (que lo haré), debes tener en cuenta que en un país dónde es costumbre el regateo o que simplemente el precio no está marcado, tu siempre vas a pagar más que un nativo. Siempre. Jamás un vendedor va a dejarte un precio por debajo de sus márgenes de venta y los habitantes del país o región conocen perfectamente cuales son, tu no y por tanto o los aprendes o pagarás más. Así que regatea, negocia duro y aún así pagarás más que cualquier nativo.

One Reply to “9 consejos para manejar las finanzas en tus viajes”

  1. Bea says:

    No había leído este post, y cuánta razón tienes! Creo que nos identificamos con todo (bueno algunas veces me toca insistirle a Pablo que no enseñe todo el dinero para pagar algo, jajaja, pero nunca es mucho). Nada como empezar a viajar para aprender 🙂

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.