Viajar en tienda de campaña por España

Viajar con tienda de campaña, ¿es para tí?

Viajar con tienda de campaña es la mejor manera de ahorrar en alojamiento. En cierto tipo de viajes es un elemento imprescindible, por ejemplo si vamos a Nepal y queremos dormir en el campo base del Everest, antes o después tendremos conseguir una tienda. En otro tipo de viajes es absolutamente innecesario. No me veo durmiendo en una tienda de campaña en Central Park, la verdad.

Sin embargo, he de confesar que las dos veces que mayor rendimiento he sacado a mi presupuesto de viaje han sido durmiendo en tienda de campaña. La primera cuando decidimos montarnos un safari por libre en Kenia y la segunda cuando estuvimos en el archipiélago de San Blas por libre. Pero soy consciente de que viajar con una tienda de acampada no es para todo el mundo y por ello quiero enumerar las ventajas y los inconvenientes de hacerlo para que puedas elegir si hacerlo o no si todavía no lo has probado.

Este fue nuestro hogar durante 5 días en nuestra visita por libre a la isla Perro Chico en el archipiélago de San Blas viajando con tienda de campaña. Los panameños lo llaman acampar en survivor.
Este fue nuestro hogar durante 5 días en nuestra visita por libre a la isla Perro Chico en el archipiélago de San Blas. Los panameños lo llaman acampar en survivor.

Ventajas de viajar con tienda de campaña

  1. Puedes dormir en casi cualquier lugar rural del mundo. Es la ventaja principal, obviamente. Fuera de las grandes urbes, solo necesitas 4 metros cuadrados para poder tener tu pequeño refugio.
  2. Ahorrarás mucho dinero en alojamiento. Derivado de la anterior ventaja, tenemos el ahorro, que puede llegar a ser enorme en países caros como Islandia.
  3. Estarás más cerca del entorno. Tanto en positivo como en negativo, no hay comparación posible entre estar durmiendo en un lodge en Masai Mara o estar durmiendo en una tienda. Escuchar los sonidos de la naturaleza por la noche es algo único y si existe la posibilidad de hacer una hoguera para cocinar y calentarse antes de dormir, se convierte en algo mágico.
  4. Te puede sacar de algún apuro. Aunque no utilices la tienda habitualmente, es posible que existan momentos puntuales en los que la necesites. Por ejemplo, recuerdo una noche que nos costó mucho encontrar alojamiento en China. Teníamos nuestra moto y si hubiéramos tenido nuestra tienda de campaña hubiéramos podido dormir en cualquier campo.

    Viajar en tienda de campaña por España
    Esta imagen de nuestro reciente viaje a Lanzarote muestra otra de las opciones que permite viajar con una tienda de campaña: dormir allí dónde es imposible hacerlo si no es así.

Inconvenientes de viajar con una tienda de campaña

  1. Cargarás con más peso. Las tiendas más ligeras del mercado pesan aproximadamente 1 kilo y a eso hay que sumarle un saco adecuado para la temperatura del lugar dónde viajes y, en algunos casos, un aislante. Añade otro kilo para el saco y casi medio kilo más para el aislante. Al final cargarás cerca de 3 kilos más suponiendo que llevas el equipo más ligero del mercado.
  2. Tendrás que hacer una inversión inicial. Aunque a la larga puedes ahorrar mucho, inicialmente tienes que gastarte algunos euros. Mi tienda para dos personas, por ejemplo, pesa 1’5 kilos y costó 20 euros en una conocida tienda de deportes, pero si quieres bajar hasta los 900 gramos de algunas tiendas ‘ultralight‘, vas a tener que dejarte algunos cientos de euros. Lo mismo para el saco, aislante inflable, etc. Si no vas a usar la tienda a saco, mejor no invertir mucho dinero en ella.
  3. Estarás más cerca del entorno. Este punto que lo habíamos anotado como una ventaja, también puede ser un inconveniente para algunas personas. Si te da miedo dormir protegido solo por unos milímetros de tela y prefieres que entre tú y el mundo haya una pared de 10 centímetros, viajar con tienda de campaña quizás no es la mejor idea.
  4. El clima podría ser un obstáculo. Soy de los que miran poco si el destino elegido está en medio del monzón o si se alcanzan los 50ºC a la sombra, pero sé que si viajo con idea de usar la tienda, no es lo mismo que llueva o que haga un calor excesivo.
  5. Puedes tener algo de inseguridad en ciertos países. Hay ciertos países con altos índices de delincuencia dónde dormir en una tienda de campaña puede ser un poco más peligroso que en otros. Por ello, siempre hay que tomar las máximas medidas de seguridad en cualquier país: intentar acampar en un lugar apartado y poco visible.

Conclusiones

Debes decidir tu mismo si te interesa viajar con tienda de acampada o no. Yo la recomiendo encarecidamente para destinos como Kenia, Islandia (si no te montas un viaje en autocaravana, como hicimos nosotros) o España (como hacía Mo). Los viajeros que andan por el mundo con presupuestos más bajos arrastran siempre sus tiendas. Para otros destinos como muchos países del sudeste asiático, no recomendaría tanto llevar la tienda por el bajo costo de sus alojamientos y el incordio que es llevar 3 kilos más cuando hace mucho calor.

¿Y tu qué opinas? ¿Sueles viajar con tienda de campaña?

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

2 comentarios sobre “Viajar con tienda de campaña, ¿es para tí?”

  1. Yo suelo viajar con tienda y creo que dentro de los inconvenientes te has dejado uno bastante importante para mucha gente, la incomodidad de dormir sobre el suelo aunque sea con una esterilla o pequeño colchón. A mi me compensa, pero hay mucha gente que aunque solo fuera por eso ya no usarían la tienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *