El tren de las nubes (Nilgiris)

El curioso tren de las nubes recorrer los montes azules (nilgiris) empujando en vez de arrastrar.
El curioso tren de las nubes recorrer los montes azules (nilgiris) empujando en vez de arrastrar.

El tren de las nubes o tren de los montes azules (Nilgiris) es un viejo tren de vapor muy peculiar que realiza el recorrido entre Mettupalayam y Ooty. Entre sus peculiaridades destacan el hecho de que el tren empuja los vagones en vez de tirar de ellos, además de la característica principal que lo convierte en patrimonio de la humanidad de la UNESCO que es el impresionante paisaje que recorre. Puentes de vértigo, pendientes elevadísimas, acantilados, barrancos y pura naturaleza.

Como en casi toda la India, en los nilgiris también hay muchos monos.
Como en casi toda la India, en los nilgiris también hay muchos monos.

El tren es una atracción en sí misma, quizás la más importante de Ooty. Mucha gente acude a Ooty y desde allí realiza el tramo hacía Mettupalayam de solo ida para regresar en bus. Nosotros preferimos llegar hasta Mettupalayam y llegar a Ooty en tren, ya que pensábamos que no podía haber otra forma más interesante de acceder a esta “Hill Station”. Sin embargo, como explicaré más adelante, no pudimos hacerlo, no al menos como estaba previsto, pero fue casi mejor. Para llegar a Mettupalayam desde Munnar hay que hacer un cambio de autobús en la ciudad de Coimbatore y para llegar a Coimbatore, dependiendo de la hora, tendrás que hacer un cambio de autobús en Udumalai. Coimbatore es una ciudad grande y la estación de bus a la que llegas cuando vienes de Munnar queda bastante al sur de la ciudad. La opción de tomar un rickshaw a la estación central es bastante cara, pero muy rápida. Si no tienes prisa puedes ir en un autobús local. Piensa que perderás todo el día para llegar a Mettupalayam hagas lo que hagas, así que tómatelo con filosofía y párate un rato en Coimbatore a comer. Cuando llegues a Mettupalayam, la estación de trenes queda justo detrás de la de autobuses, a unos 10 minutos andando. Allí, lo primero que tienes que hacer es ir a comprar el billete de tren si no lo tienes ya puesto que cierran la ventanilla a las 6 de la tarde (aunque mi recomendación es siempre tener el billete antes de llegar, vimos gente llorando, aunque finalmente pudieron subir al tren). En la misma estación tienen un par de habitaciones básicas, pero muy grandes y limpias por solo 300 rupias, mucho más barato y bueno que quedarte en uno de los “lodge” del pueblo.

El tren atraviesa paisajes increíbles, túneles, puentes...
El tren atraviesa paisajes increíbles, túneles, puentes…

El tren sale a las 7 de la mañana pero si quieres asegurarte de subir tendrás que estar en la estación a las 5 con tu reserva en la mano si es que no tienes un asiento asignado. Es decir, si compraste el billete con suficiente antelación tendrás un billete confirmado con un número de asiento (en primera o segunda clase). Pero si no lo conseguiste, estarás en lista de espera (waiting list), y tendrás que llegar muy pronto a la estación de trenes (por lo que resulta ideal quedarte a dormir en ella) y hacer cola para acceder al tren. Por la tarde anterior, haz una prospección del terreno y busca un lugar, junto a la segunda plataforma dónde hay unas barras paralelas en dónde pone algo así como “cola para pasajeros en reserva y lista de espera” (en inglés). Ese es el lugar exacto a partir del que se formará la cola entorno a las 5 de la madrugada. Levántate un poco antes, acude a ese punto y sitúate justo debajo del letrero. Seguramente serás el primero de la cola y luego se te unirá más gente (el sentido de la cola es desde el letrero hasta el final de las barras). A eso de las 6 de la madrugada los oficiales de la estación empezarán a ordenar la cola y más tarde harán subir a los pasajeros. Si estás el primero podrás elegir dónde sentarte. Elige las ventanas del lado izquierdo que son las más espectaculares (el sentido de la marcha es el mismo que el de la cola, así que sube al tren y ponte al fondo). El tren es un poco diferente a los habituales de la India, no puedes moverte entre los diferentes compartimentos y los asientos en cada compartimento son solo dos bancadas enfrentadas. Eso sí, como es habitual se embute a la gente a razón de 10 personas por compartimento que, incluyendo mochilas y otro equipaje resulta en un espacio mínimo para moverse.

Los vagones baratos son muy baratos, pero van atestados. Tienes que ir dándote codazos con el de al lado.
Los vagones baratos son muy baratos, pero van atestados. Tienes que ir dándote codazos con el de al lado.

En nuestro caso y debido a un derrumbe provocado por el monzón, no pudimos llegar hasta Ooty, quedándonos en la estación justo anterior a la de Connor. Lo bueno es que según parece recorrimos la mejor parte del camino dos veces, una para ir y otra para regresar, una en la que la locomotora empujaba el tren y otra en la que tiraba de él. Finalmente, llegamos a Ooty en autobús, pudiendo apreciar de otro modo el paisaje siempre impresionante de aquellos montes azules.

El tren cargando agua a medio camino.
El tren cargando agua a medio camino.

Gastos 16/8:

Tuk-tuk Coimbatore: 20 R
Bus Udumalai: 2×64 R
Bus Coimbatore: 2×32 R
Bus local: 2×9
Comida: 160 R
Snacks: 20 R
Bus Mettupalayam: 2×16 R
Tren Ooty: 2×25 R
Merienda: 12 R
Hotel Estación: 300 R
Cena: 160 R

Al final llegamos a Ooty en autobús, en un no menos espectacular paseo.
Al final llegamos a Ooty en autobús, en un no menos espectacular paseo.

Gastos 17/8:

Bus a Ooty: 2×27 R
Desayuno: 21 R
Comida: 155 R
Pañuelos cuello: 350 R
Bolleria: 25 R
Cyber: 30 R
(no cenamos ese día, comimos algunas cosas que teníamos)

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *