Ilha Grande, paraíso senderista

La Ilha Grande es un paraíso tropical como se puede contemplar en esta vistas desde el sendero T14 que lleva desde la villa de Abraao hasta la playa de Dois Rios.
La Ilha Grande es un paraíso tropical como se puede contemplar en esta vistas desde el sendero T14 que lleva desde la villa de Abraao hasta la playa de Dois Rios.

Si tuviera que describir Ilha Grande en dos palabras, una sería “paraíso” y la otra “senderismo”. De ahí que para mi este sea el mayor paraíso senderista en el que he estado nunca. Es un paraíso en el sentido de que tiene un clima envidiable, relativamente poco turismo, unas playas impresionantes, unas gentes estupendas y una tranquilidad fuera de lugar. Y lo del senderismo, le viene de que un par de europeos se dedicaron a trazar y marcar una red de senderos a través de la isla que ahora la convierten en una isla ideal para ser visitada a pie. De hecho, no existen casi coches y los pocos que hay son oficiales.

En la misma localidad de Abraao hay varias playas que merecen mucho la pena, no hay que irse muy lejos.
En la misma localidad de Abraao hay varias playas que merecen mucho la pena, no hay que irse muy lejos.

En Ilha Grande nos tiramos 7 días, 4 más de lo previsto debido a imprevisto, que en principio fue negativo y luego se tornó en positivo. Resulta que el hostel dónde fuimos a caer estaba infestado por israelitas. Quienes hayan viajado a sudamérica sabrán perfectamente de lo que hablo. Los ciudadanos de Israel tienen pocas opciones en el mundo para viajar dado que están en guerra (fría) con Palestina y eso les causa mucho rechazo entre los ciudadanos musulmanes. Con casi toda África y más de media Asia vetadas, los jóvenes israelitas en su gap-year después de su mili de 3 años no tienen dinero para viajar a Europa ni a América del Norte y se refugian en Sudamérica dónde no hay musulmanes y es barato sobrevivir. Eso no sería ningún problema, pero sí lo es su modo de viajar. Muchos de ellos viajan en manada, colonizando hostels e ignorando que el resto de personas que se alojan en ellos no forman parte de su fiesta. Este comportamiento lo habíamos encontrado ya en Argentina y Perú y tal y como nos reconoció el propietario del hostel es muy común en Ilha Grande y reciben muchas quejas por ello (pero claro, es un negocio y no van a dejar de alojar a grupos de israelitas). Según he leído en varios foros, los israelitas adultos están muy avergonzados de la imagen que proyectan estos jóvenes y tratan de hacer campañas de sensibilización entre sus correligionarios, pero parece que con poco éxito.

Vista desde el mar de la villa de Abraao
Vista desde el mar de la villa de Abraao

Tras un par de noches soportando a uno de estos grupos hicimos que la chica que llevaba el hostel llamara al propietario para conseguir un cambio o la devolución del dinero y una disculpa. Después de una ardua negociación conseguimos que nos cambiara a otro hostel de su propiedad, en una habitación privada y con 4 noches más totalmente gratuitas.

La verdad, es que no esperábamos pasar una semana en Ilha Grande. Si hubiera planeado estar una semana entera aquí, y ahora que conozco como es esto, me hubiera venido con una tienda de campaña y hubiera dado la vuelta a la isla de playa en playa. En una semana es totalmente factible y bastantes personas lo hacen cada año. Serían unas 2-3 horas de caminata cada día y luego tendrías todo el día para disfrutar en la playa. Salvo en una zona (Aventurero), en el resto puedes acampar libremente y en esa zona simplemente con pedir un permiso también puedes quedarte.

Mapa de senderos de la isla (foto de un cartel que hay en Villa de Abraao).
Mapa de senderos de la isla (foto de un cartel que hay en Villa de Abraao).

La isla tiene problemas de electricidad y con la conexión a Internet. Pero lo que no tiene es problemas de abastecimiento: solo en Abraao habrá 4 o 5 supermercados siempre llenos. Si quieres ahorrar un poco (tampoco mucho) puedes comprar en un supermercado que hay justo en frente del embarcadero que te traerá a la isla.

Sobre los senderos, solo hay que decir que están perfectamente indicados y que los tiempos de referencia que se indican son bastante exactos. El sendero que va de Abraao a Dois Rios por ejemplo, es un sendero muy fácil aunque largo ya que apenas tiene pendiente ninguna. Sin embargo, el sendero que va a la playa de Pouso es escarpado y escalonado y a pesar de su corta longitud puede llevarte mucho más tiempo que el anterior.

Tiempos de referencia y kilómetros para recorrer los diferentes senderos de la isla.
Tiempos de referencia y kilómetros para recorrer los diferentes senderos de la isla.

El objetivo de los senderos es llegar a las distintas playas y disfrutar de la naturaleza tropical de la isla. Las playas en sí mismas son paradisíacas, algunas con una arena de una finura como jamás había visto (al pisarla producen un curioso sonido!). En la parte norte de la isla el oleaje es moderado, mientras que en el sur es bastante salvaje, muy apto para usar una tabla de surf que te alquilarán en la propia playa.

Ah, otra cosa muy positiva de Ilha Grande es que es un remanso de paz en todos los sentidos: seguridad total. Bueno, total, salvo si te asusta encontrarte cangrejos en tu habitación… mira el vídeo.

Gastos:

Para llegar a Ilha Grande tendrás que ir primero a Angra dos Reis con sus característicos 3 reyes magos. Desde la estación de autobuses simplemente sigue la calle que va paralela al mar a mano izquierda (el mar siempre a la izquierda) y llegarás al embarcadero.
Para llegar a Ilha Grande tendrás que ir primero a Angra dos Reis con sus característicos 3 reyes magos. Desde la estación de autobuses simplemente sigue la calle que va paralela al mar a mano izquierda (el mar siempre a la izquierda) y llegarás al embarcadero.

4 de abril:
Barco → 2×5 R$
Supermercado Angra → 38 R$
Hostel → 216 R$

5, 6, 7, 8 de abril:
Supermercado → 21 R$

9 de abril:
Supermercado → 3 R$
Barco Mendes Lopes → 2×25 R$

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *