La presentación no es la mejor del mundo, pero el plato es abundante.

¿Dónde comer en Roma? Il Ponentino

La presentación no es la mejor del mundo, pero el plato es abundante.Nuestro lugar BBB en Roma es un restaurante que se encuentra en la zona de Trastevere, relativamente cerca del Castello de Sant Angelo y un poco más alejado del Vaticano. Puestos a buscar, restaurantes así hay cientos en Roma, pero es relativamente complicado encontrar alguno cerca del centro histórico. Eso, unido a que el restaurante está en la tranquila y bonita zona del Trastevere, hacen que para nosotros sea el mejor restaurante de bajo precio que hemos encontrado en la capital italiana. El nombre es Il Ponentino.

Básicamente se trata de un restaurante típicamente italiano con una esplendida terraza situada en una tranquila plaza y protegida con unos toldos y unos ventiladores de esos que disparan agua pulverizada. A pesar de ello, en pleno verano puede resultar insuficiente por lo que mucha gente prefiere comer en el interior, con aire acondicionado.

Aunque en Roma siempre apetece estar en la calle, en pleno verano no es muy recomendable.Sea como fuere, el restaurante tiene una extensa carta de productos y, lo mejor, un menú del día con un entrante, un plato fuerte a elegir entre más de 30, una bebida y un postre por 8 euros. También existen otros menús algo más caros que incluyen dos platos fuertes. El servicio en hora punta puede ser un poco lento, pero es eficiente.

Como se puede ver, los precios son muy económicos y también hay muy buenas raciones.Bonus: Aunque no es la costumbre, también quería mencionar una pizzería-kebab dónde se come muy bien y a muy buen precio comida para llevar. Está muy cerca del hostel dónde nos alojamos, por lo que resulta una combinación ideal. Para llegar desde el hostel simplemente hay que salir por la puerta principal y caminar hacía la izquierda y en la esquina girar a la izquierda (sin abandonar la acera). Es el primer local de estas características que nos encontramos.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *