El tren es sin duda el medio de transporte más cómodo en Tailandia.

Cómo comprar un billete de tren en Bangkok

El tren es sin duda el medio de transporte más cómodo en Tailandia.En Bangkok hay varias estaciones de tren que te llevarán a diferentes destinos. Normalmente la estación para ir al este del país es la que está en Thonburi (al otro lado del río, cerca de Khao San) y la que lleva al norte y sur del país es la que está cerca de Chinatown, la de Thanon. En cualquier caso, lo mejor para no perder el viaje y asegurarse de cual es la estación dónde tienes que comprar el billete (no te venderán en una estación el billete de otra) es preguntando en una de las oficinas de turismo oficiales (ojo, las oficiales, no las agencias de viaje ni a gente de la calle). En este artículo nos centraremos en cómo comprar un billete de tren en Bangkok en la estación de Thanon, que es la más útil.

Dependiendo de tu destino te venderán anticipadamente o no el billete. Por ejemplo, para ir a Ayuthaya tienes que ir el mismo día. Ya dentro de la estación, cuando te acerques a las ventanillas un empleado con una identificación visible te preguntará dónde vas y te indicará a qué ventanilla debes dirigirte. Te pones en cola y tras unos minutos esperando te venden tu ticket de tren. Probablemente la empleada que te venda el billete no sabrá hablar inglés, por lo que no será fácil preguntarle dónde tienes que cogerlo. No te preocupes, ve a la zona de andenes y allí verás a un hombre sentado frente a una mesita. Pregúntale a él mostrándole el billete que para eso está. Dirígete al andén que te indique y espera al tren que suele llegar con retraso. Ten en cuenta que tendrás que subir a un vagón o a otro en función de la clase que hayas adquirido. Para saber dónde está tu vagón pregunta a un revisor en cuanto abordes el tren.

Las clases de billetes suelen ser 3: primera, dónde estarás de lujo, con tu aire acondicionado y tu cómodo asiento numerado; segunda, dónde un poco menos cómodo, pero tendrás tu asiento asignado y aire acondicionado; y tercera, dónde puedes terminar viajando de pie si no encuentras asiento y el aire es el que entre por la ventana. La diferencia de precio entre primera y segunda clase no es muy alta, pero con respecto a la tercera es brutal, del orden de 5-10 veces más caro. No es incómodo viajar en tercera si consigues un asiento, así que yo no dudaría… a tercera y a conocer a thais!

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *