Esta es la casa torcida de Sopot, una pasada por fuera que me hubiera gustado ver por dentro.

Gdansk y Sopot

Esta es la casa torcida de Sopot, una pasada por fuera que me hubiera gustado ver por dentro.Gdansk es la ciudad de nombre impronunciable (al menos para nosotros, puesto que nunca nos entendían), tiene un casco histórico pequeño pero con una impresionante concentración de edificios y monumentos históricos. Además, los martes hay 4 museos que son gratuitos: el del ambar, el ayuntamiento, una casa burguesa y la Corte del Rey Arturo. En estos museos pasamos una mañana entera. Luego comimos en nuestro restaurante BBB de Gdansk (36 PLN) y nos fuimos a descansar al hostel. Por la tarde merendamos en el mismo hostel te y unas pastas que nos compramos en un puesto de la calle (2 PLN, ver foto) y compramos pan para la cena (5 PLN).

La verdad es que este y el siguiente día fueron muy “lights”, pero nos encanta viajar lento. Si hubiésemos tenido prisa se podrían haber condensado en uno solo.

Nuestra merienda por medio euro si llega...Al día siguiente fuimos a la ciudad hermana de Gdansk: Sopot. Sopot es un municipio playero y vacacional al norte de Gdansk. Al parecer por aquí veranean muchos polacos y, sobretodo, muchos alemanes que encuentran un lugar cercano y asequible para pasar unos días de asueto. Los polacos también suelen referirse a esta ciudad junto con Gdansk y otro pueblecito de pescadores un poco más al norte como la “triple ciudad” ya que la distancia entre estos es escasa.

Arquitectónicamente Gdansk es muy bonita.El día empezó con un excelente desayuno y un paseo hasta la estación de trenes para comprar el billete del día siguiente a Poznan (112 PLN). Desde allí mismo tomamos un tren a Sopot. Los tranvías y los trenes locales cuestan lo mismo, el billete se compra en la misma parada antes de subir (en unas maquinas que están también en inglés) y deben ser validados. Si vas a utilizar 3 viajes o más te conviene comprar el abono diario que cuesta 10’40 PLN y te sirve durante todo el día. El ticket normal, por cierto, solo te permite ir en una dirección, es decir, en el tranvía en el que validas, mientras que hay otro ticket un poco más caro que te permite ir en cualquier combinación durante una hora. El transporte urbano es comparativamente mucho más caro que el transporte interurbano, lo cual no deja de resultar curioso. Por cierto, mirad los huertos urbanos o mini-fundios (algunos hasta con una caseta) que tienen los polacos y que descubrimos en los múltiple desplazamientos en tren:

Sopot no está mal, pero nos esperábamos algo más.La verdad es que de Sopot nos esperábamos otra cosa. Nos habían vendido que era el Benidorm de Polonia y ni mucho menos. Había bastante gente, pero ni por casualidad había la cantidad de gente que te puedes encontrar en Benidorm incluso en pleno invierno. También nos habían dicho que, aunque difícil, era posible encontrar algo de ámbar en sus playas, pero tampoco era así. Sus playas de arena eran apetecibles para el baño (si hubiera hecho calor), pero ni rastro de ámbar. Hablando de ámbar, el precio aquí es incluso más alto del precio que se puede encontrar, por ejemplo, en la mencionada Benidorm. De momento, el lugar del mundo dónde más barato encontramos el ámbar ha sido en Riga.

Creyendo que nos traerían una calozone y algo mexicano con mucha carne, nos tirábamos de los pelos viendo esto en el plato.El arriesgar a la hora de comer tiene sus cosas. En Polonia es habitual que exista una especie de “menú del día” que se compone de una sopa y un plato principal (a veces también de agua o un zumo). Pues bien, nosotros habitualmente arriesgamos y pedimos el menú del día o uno de los menús (si hay varios) a pesar de que nuestro dominio del idioma polaco es inexistente. En Sopot nos lanzamos con uno de estos menús a 10 PLN y rozamos la cagada. Resultó que nos habíamos metido en un restaurante vegetariano y la supuesta carne de nuestra “calsone” y de nuestra enchilada mexicana era en realidad tofu o una guarrería por el estilo. La calsone aún nos la pudimos comer, lo otro era simplemente incomible. Un error garrafal en tantos días de arriesgar y por solo 30 PLN tampoco era nada. Desde luego es muy recomendable pedir comidas polacas ya que suelen ser muy buenas, pero cuando los polacos se desvían y tratan de imitar costumbres “occidentales” los resultados pueden ser catastróficos.

En el regreso a nuestro hostel hicimos una parada técnica en un Carrefour. Llevábamos tiempo detrás de un calentador de agua para hacer te que habíamos visto en el viaje del año pasado a los países del este (pendiente de subir la crónica) y que no pudimos comprar. Por solo 30 PLN conseguimos el aparatito difícil de encontrar en España y mucho más barato. También compramos un pollo al grill para cenar y bebida (12 PLN).

Gastos

Día 1
Comida → 36 PLN
Merienda → 2 PLN
Cena → 5 PLN

Día 2
Tren a Poznan → 112 PLN
Batido → 3 PLN
Tranvías → 2x3x2’80 PLN
Comida → 32’90 PLN
Calentador de agua → 30 PLN
Cena → 12 PLN

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Gdansk y Sopot”

  1. Pingback: Poznan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *