Elefantes

Parecen tranquilos, pero los elefantes tienen muy mala leche.
Parecen tranquilos, pero los elefantes tienen muy mala leche.

Los elefantes son los tanques de la naturaleza. No lo digo por el tamaño, que también, sino porque a diferencia de otros animales grandes, los elefantes no tienen miramientos en arrasar una zona entera para pasar. Si unos cuantos árboles se interponen en su camino, adiós árboles. Arrasan con todo, incluso con los coches que puedan ver como amenaza. Por eso hay que tener mucho cuidado con los elefantes, mucho más que con cualquier depredador que pudiéramos pensar que es más peligroso.

Un elefante muy grande en Uganda.
Un elefante muy grande en Uganda.

En caso de encontrarnos con un elefante, hay que tratar de mantener una distancia prudencial en todo momento. Por distancia prudencial me refiero a 100 metros mínimo. Además hay que tener siempre que sea posible una posible vía de escape. Imaginad que estáis en una carretera estrecha y no hay margen a los lados para darle la vuelta rápidamente al coche. Eso es una situación de peligro ya que darle la vuelta al coche puede suponer unos segundos vitales. En ese caso lo mejor es mantener una mayor distancia de seguridad. Si a pesar de todo el elefante viene a por vosotros tenéis dos opciones: salir corriendo de allí (media vuelta, marcha atrás poco a poco o incluso, si la situación lo requiere, salir en perpendicular campo a través) o tratar de asustar al elefante. En este último caso, lo que hay que hacer es pisar embrague (o quitar la marcha) y darle pisotones al acelerador, para que el motor ruja y haga pensar al elefante que nosotros sabemos defendernos.

Si a un elefante le da por cruzar la carretera, para y déjale espacio.
Si a un elefante le da por cruzar la carretera, para y déjale espacio.

Bueno, esto parece muy peligroso, pero en realidad no hay prácticamente problemas entre elefantes y coches en África. Lo mejor es usar el sentido común y no arriesgar nunca.

En cuanto a la facilidad de ver elefantes, yo lo situaría en un término medio. No es difícil, pero si no se sabe en qué zonas suelen estar y se confía en poder encontrarlos de casualidad, puede ser complicado. Eso sí, si preguntas a otros coches, casi 100% seguro que los encontrarás. Nosotros, la primera vez que fuimos a Masai Mara, estuvimos apunto de irnos sin verlos.

Pincha en cualquier foto para ver más fotos de elefantes.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Elefantes”

  1. Pingback: Los paisajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *