Una especie llamada turista

Pintada cercana a una de las entradas del Park GüellEsta mañana mientras desayunaba he encendido la tele y he encontrado en La 2 un programa realmente interesante. Era el último documental del programa El Escarabajo Verde que trataba sobre el tema del turismo. En concreto, el capítulo se llamaba Una Especie Llamada Turista y está dedicado al distanciamiento que está tomando el turismo y la ciudadania de Barcelona.

En realidad el problema está reflejado en la ciudad de Barcelona, pero podría extrapolarse a cualquier otra gran ciudad receptora de turismo. Incluso diría yo que el caso barcelonés puede tener reflejo en otras ciudades o localidad más pequeñas.

Hace poco leí este artículo del blog de Logitravel donde hablaba justo del mismo del problema: la turismofobia. Se preguntaba si existe o se está creando en las poblaciones locales receptoras de turismo un sentimiento anti-turista y reflexionaba acerca de las posibles causas de este fenómeno.

El documental de El Escarabajo Verde (que podéis ver en su página web), ofrece las claves del problema en un ejemplo muy simple: 150 autobuses llegan cada día a la Sagrada Familia, paran 20 minutos para que los turistas puedan hacer fotos y comprar un par de souvenirs de baja calidad y se marchan. Alrededor de esta atracción turística crecen establecimientos de comida rápida (MacDonnals, etc) al mismo ritmo que desaparecen comercios tradicionales. Se crean problemas de tráfico, se invaden plazas y parques, se generan basuras…

Entiendo perfectamente a los vecinos, más cuando el ayuntamiento de Barcelona se ha dedicado en los últimos años a “lavar la cara” a la ciudad para hacerla más atractiva para el visitante descuidando del todo a los habitantes de la misma (al menos en este aspecto). Y todo ello para beneficio de tour-operadores, especuladores y demás elementos de su calaña.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Una especie llamada turista”

  1. Muy interesante tu post y los enlaces. veré qué mas encuentro al respecto, es un tema que me interesa mucho.

    Un abrazo.

    Luis Felipe Sigüenza
    México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *