Crónica Argentina XXVI: Final abrupto

Los barcos históricos de Puerto Madero son muy fotogénicos12/4 – La sorpresa

Hoy deberíamos irnos de Argentina. La compañía aérea Pluna nos avisó un par de días antes de que había cancelado nuestro vuelo y que tendríamos que tomar el siguiente vuelo (al día siguiente). Como nosotros siempre apuramos al máximo nuestras vacaciones, eso significaba que el lunes no íbamos a poder ir a trabajar. Y, a pesar de todo, a Pluna le daba igual. Ni nos dio una acomodación, ni nos dio una compensación, ni unas disculpas. Pero a esos “pájaros” los dejo para otro momento.

Nos levantamos extremadamente tarde. Ya habíamos visitado casi todo lo “turístico” en Buenos Aires y estábamos verdaderamente cansados, así que decidimos no madrugar. Tras un buen desayuno volvemos a Puerto Madero a visitar lo que nos quedó el día anterior por la dichosa lluvia y el viento. Visitamos un barco gratis y otro por 2$. Por ese precio vale la pena.

Todavía nos quedaban sitios escondidos por descubrirDespués de eso tomamos la calle Florida hacía arriba, toda entera, parando en algún puesto callejero para tomar algo (1$). Eso hasta la hora de comer.. Nos paramos en un restaurante que se llamaba Haryana (43$) y aguantamos allí el golpe de calor.

Como estábamos cerca y no nos apetecia pasar calor, nos metemos en las Galerías Pacífico un rato. No son nada del otro mundo, como cualquier otro centro comercial. Nos cansamos rápidamente y decidimos ir al hostel a pasar unas horitas allí.

Al llegar al hostel nos encontramos con un panorama que no esperábamos. Nos han robado. Encontramos la taquilla dónde guardábamos las cosas importantes totalmente abierta, forzada. Comprobamos que falta y “sólo” nos han robado la bolsa de electrónica (cargadores, un GPS, etc) y unos 40 euro en metálico. En total un botín de no más de 150 euros. Lo sospechoso es que habíamos estado todas las noches solos y justo ese día habían metido a un tipo en la habitación. Además era argentino. No tengo nada en contra de los argentinos, todo lo contrario, pero cuando en un hostel os encontráis con alguien del mismo país y sólo… sospecha. Ya nos sucedió en Mendoza y ha vuelto a pasar.

No negaré que para ser un centro comercial es bonito, pero pierde en comparación con otros que he vistoTratamos de pasar del tema, pero la verdad es que fue complicado, porque tuvimos que ir a comisaria en el coche patrulla a poner la denuncia, hacer papeles, etc. Terminábamos de hacerlo todo sobre las 6 de la tarde. Para desquitarnos compramos unas entradas (15$) para ver una buena película de cine: “El valle de Elah” (aunque en Argentina se llama “La conspiración”). Por cierto: ¡peliculón! Muy buena!! Antes de entrar a verla tomamos algo (pancho y coca-cola 4$) y cuando salimos vamos a la pizzería Pronto Pizza (21$)

Gastos del día

  • Visita barco 2$
  • Comida por la calle 5$
  • Comida 43$
  • Cine 15$
  • Cena 21$

Total 86$

13/4 – El final

Como vamos a echar de menos esas parrilladasNos despertamos tarde y nos vamos a un mercadito que nos recomienda la chica del hostel al final de la calle Borges. El autobús nos deja cerca (0’90$) y andamos lo que nos falta. Nos parece una patata de mercado, con precios caros y pocas cosas interesantes para ver. También visitamos el mercadito de plaza Serrano, pero tampoco nos dice nada.

De camino al metro (0’90$) para volver al centro, Nuria se compra un pantalón (40$). Tenemos que gastar los casi 50 euros que nos quedan en moneda argentina en lo que queda de día.

Comemos en un asador de la zona de Florida-La Valle, pero pedimos solo unas hamburguesas que nos hacen reventar (35$). Antes de volver al hostel compramos unos posters en un kiosko con el mapa del mundo y el de argentina (30$), un “buzo con capucha” (sudadera) (35$), otros pantalones (25$), una revista española que curiosamente me cuesta más barata aquí que en Alicante (10$) y un reloj (20$). Desde el hostel pillamos un taxi al aeropuerto (17$) donde nos tomamos un tiempo para discutir con la gente de Pluna por la anulación del vuelo del día anterior.

La última visita noctura a Buenos AiresPor cierto, pagamos las tasas aéreas (120$) pero te las puedes ahorrar perfectamente si vuelas vía Montevideo ya que no te las piden al considerar que realizas un vuelo local. Así que si tienes que volver a través de Uruguay, hazte el loco y no pagues las tasas. Como mucho te dirán que tienes que ir a pagarlas.

Y fin del viaje, con 7$ regresamos a casa.

Gastos del día

  • Transporte 1’80$
  • Regalitos 160$
  • Comida 35$
  • Taxi aeropuerto 17$
  • Tasas aéreas 120$

Total 333’8$

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.