Crónica Argentina (XX) – La ciudad de Iguazú

En Iguazú se puede visitar la casa de las botellas5/4 – La ciudad de Iguazú

Nos despertamos en en el autobús al poco de salir el sol, ya que la luz rápidamente se filtra a través de las cortinillas. Circulábamos bastante deprisa por una carretera recta y poco transitada, llena de paisajes monótonos. Pasa el azafato con el café y los bollos, desayunamos y nos dormimos otro rato. Cuando volvemos a abrir los ojos estábamos en una zona selvática, todo era verde, el ambiente había cambiado por completo y el semidesierto había quedado atrás. Ya faltaba poco para llegar a la ciudad de Iguazú.

Las aves son la principal atracción en Guira OgaNada más poner un pie en la ciudad, tras pasar por la oficina de turismo para conseguir mapas, nos asaltan un par de captadores de hostels que tratan de que vayamos a sus establecimientos. Para no ponernos a buscar aceptamos una de las ofertas y nos quedamos en El Guembe Hostel (2×22$ la noche). El Guembe es un bonito hostel enclavado en mitad de una zona verde y a mitad camino entre la estación de autobuses y el centro de la ciudad.

Dejamos las cosas tiradas en la habitación y nos vamos, una cuádruple con televisión en la que nos encontramos nosotros sólos. Ya es tarde para ir a las cataratas, así que necesitamos un plan alternativo. Y lo teníamos.

El Carpincho es un curioso animal que nunca antes habíamos vistoPor 1$ (los dos) tomamos un bus hasta el kilómetro 5 de la carretera a las cataratas. Allí bajamos y visitamos un refugio de animales bastante conocido por la zona llamado Güira Oga (2×30$). Lo bueno es que el dinero que cobran por la entrada lo usan para mejorar la calidad de vida de los animales que llegan (la mayoría aves), lo malo es que es complicado ver a los animales y no hay demasiada variedad (la visita dura 1 hora y poco).

Por poco dinero podemos aprender a construir nuestra propia vivienda 100% recicladaTras esta visita, andando en dirección contraria, a unos 500 metros encontramos la casa de las botellas. Se trata de una casa realizada con material reciclado (básicamente botellas de coca-cola de 2 litros). Nos pareció curiosa y entramos (2×5$). Tuvimos la oportunidad de charlar un buen rato con el inventor de esta forma de reutilización. Hablamos de la utilidad de la reutilización frente al reciclaje, de como este tipo de construcciones ayudan a superar el problema de la vivienda en los paises pobres, de como ha conseguido aislar térmicamente la casa con material 100% reciclado… Muy interesante.

El Aripuca era una trampa guarani tradicionalSeguimos andando y llegamos a la Aripuca, un lugar bastante bonito y tranquilo dónde pasar una tarde (2×10$). Se trata de una “casa del árbol” gigante, dónde encontraremos todo tipo de elementos creados con madera. También estuvimos en el interior de un árbol milenario.

Tras esto nos dirigimos ya hacía la ciudad. Por casualidad durante el camino vimos un cartel que señalaba una “reserva guaraní”. Perfecto, allá nos fuimos. Nos internamos en el bosque/selva por caminos sin asfaltar, pasando por el lado de un montón de niños guaranies que jugaban al fútbol y llegando hasta el poblado dónde había un par de puestos de venta de souvenirs. Un poco triste acabar así, pero las cosas que vimos por el camino sí que valían la pena.

La reserva guarani conserva todavía parte de su idiosincráciaYa era casi de noche y preferimos esperar al autobús en vez de caminar hasta el centro. Tomamos el bus después de esperar muchísimo (2×1$). En vez de parar en el centro, continuamos hasta el hito de las 3 fronteras. Visitamos el hito ya casi totalmente de noche. También es algo más turístico que otra cosa. Un montón de tiendas de souvenirs alrededor de una plaza y un monolito que simboliza las 3 fronteras.

La triple frontera no tiene excesivo interésCuando nos cansamos de ver aquello, empezamos a caminar en dirección al centro. De camino pasamos por una feria de artesanía y un supermercado dónde compramos provisiones para el día siguiente que lo dedicaremos a las cataratas (22$). La cena fue bastante “light” en una hamburguesería del centro (30$). La ciudad estaba muerta, no se veía nada de ambiente, así que entre eso y que queríamos levantarnos pronto para ir a la parte brasileña de las cataratas, decidimos irnos a dormir.

 

Gastos del día:

  • Hostel 44$
  • Güira Oga 60$
  • Casa de botellas 10$
  • Aripuca 20$
  • Autobús 3$
  • Supermercado 22$
  • Cena 30$

Total: 189$

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *