Crónica Argentina (XIX) – El viaje al nordeste

La ciudad de Tucuman es muy bella4/4 – El viaje al nordeste

Nos tuvimos que levantar pronto porque teníamos le coche en zona azul. Desayunamos rápidamente y nos despedimos de Salta buscando la carretera de Tucumán. No fue dificil y en apenas 3 horas estábamos dejando el coche en la oficina dónde lo alquilamos días atrás. Pagamos el coche con sobre kilometraje (770$) y dimos una vuelta por el centro de la ciudad para hacer tiempo hasta la salida del autobús de 24 horas que nos llevará a Iguazú.

La ciudad de Tucumán me gustó bastante. Tiene un centro histórico pequeño, pero lleno de vida y cultura. Sus tiendas son de las más baratas de Argentina. Por eso Nuria aprovechó para comprarse una bombilla y un matero (11$). De paseo por el centro de Tucumán compramos unos helados (3’5$) que nos vinieron muy bien para refrescarnos ya que estábamos muertos de calor. Es una ciudad muy soleada y aunque el verano ya estaba pasando, fue uno de los días que sufrimos más calor.

Tucuman es una ciudad con mucha historiaAntes de lo normal nos sentamos a comer en un bar que nos pareció acogedor y en el que tardaron media hora en servirnos (30$). Menos mal que nos sentamos con tiempo. Después ya sólo nos quedó tiempo para recoger las mochilas de la agencia de alquiler de coches dónde las dejamos y salir corriendo hacía la estación de autobuses.

El primer tramo del trayecto estuvo muy entretenido ya que pusieron un par de películas: “Soy Leyenda” y “Yo soy Sam”. Ni las recuerdo, creo que me quedé dormido casi en el mismo momento en el que subí al autobús. También es cierto que el trayecto fue realmente cómodo porque el autobús iba casi vacío y cada uno teníamos 2 asientos para estar tirados a nuestras anchas.

Cuando los niños salen del colegio las plazas se llenan de vidaSobre las 23:30 pasó el azafato con una bandeja de comida para cenar. Horrorosa, excepto los postres. Menos mal que en una de las paradas habíamos comprado unos bocadillos y un queso (5$+5$). Tras la cena pusieron otra película, pero de esa ya no me acuerdo ni del título. Fue un día realmente corto.

Gastos del día:

  • Coche 770$
  • Comida 30$
  • Matero 11$
  • Helados 3’5$
  • Cena 10$

Total: 824’5$

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *