Crucero Bloggers: La vida abordo (I)

Aunque ya habíamos viajado en crucero anteriormente, nunca lo habíamos hecho en un barco de estas características. Me refiero especialmente a tres elementos que lo distinguen de otros cruceros que hemos realizado:

1) El lujo, entendido como la abundancia de cosas no necesarias.
2) La duración, ya que nunca habíamos estado a bordo de un barco más de 4 días.
3) El tamaño del barco, enorme comparado con los barcos (de crucero o no) que hemos tomado en nuestra vida.

Para empezar a explicar como es viajar en un crucero de este tipo, debo empezar explicando como es el recibimiento. Imaginaos, después de realizar un check-in como el de un aeropuerto, aunque mucho más ágil y menos paranoico, subes al barco y en la misma entrada, en una sala decorada en todos rojos y dorados, te encuentras a una veintena de personas de la tripulación vestidos con sus trajes de trabajo y dispuestos en fila, sonriéndote y dándote la bienvenida. Es nuestro caso no tuvimos mucho tiempo de reaccionar, ya que como llegábamos tarde, Fátima, la chica que organizó todo el viaje, nos llevó rápidamente a la sala de reuniones dónde nos dieron una charla de bienvenida la gente de Logitravel y MSC Cruceros.

Imagino que con esto cualquiera se puede hacer una idea de como es el resto del crucero. Podría mirar el mapa del barco y detallaros los muchísimos bares y restaurantes que hay, o decir que hay un gimnasio y un spa, o comentar que para un máximo de 3000 pasajeros hay 1000 personas de tripulación, pero eso lo puede encontrar cualquiera leyéndose el programa de la naviera. Yo sólo os voy a contar como me impresionó el pasillo de la planta 12 dónde teníamos nuestro camarote. Interminable, miras hacia el fondo y lo único que ves es pasillo, igual que si miras las vías del tren que convergen en un punto, así es ese pasillo. Impresionante.

Nosotros nos alojamos en un camarote con balcón en la planta 12. No todos son así, aunque sí la mayoría en el MSC Orchestra. Al tener balcón, la habitación tenía una luminosidad envidiable y unas vistas increíbles del mar y de los puertos en los que atracaba el barco. La habitación es como la de un hotel 4 estrellas. A mi me recordaba mucho a los hoteles Husa: moqueta en el suelo, muchos espejos, una cama muy grande (aunque en realidad son dos pequeñas juntas), un armario suficiente con caja fuerte gratuita… Lo único que flojea un poco es el baño, que aunque cumple con su función, resulta un pelín pequeño (tiene ducha, no bañera, eso sí que hubiera sido un lujo). Otra cosa que me llamó la atención es que a pesar de que las paredes no eran muy anchas ofrecían un aislamiento sonoro suficiente. De hecho nuestra habitación tenia una puerta que comunicaba con la habitación de Maria Luisa y Marcos y nunca tuvimos problemas de ruidos. El resto de habitaciones no las vi, así que no puedo juzgar.

En cuanto a los servicios abordo, la mayoría son de pago: peluquería, masajes, etc. Los precios son un poco altos para el nivel habitual en España, por lo que no hicimos uso de ninguno de ellos. El resto de servicios tipo minigolf, gimnasio, piscina… son gratuitos, pero tampoco los usamos mucho ya que ¡¡no teníamos tiempo!! Aunque parezca mentira, sólo fuimos un día a la piscina y la verdad es que en la piscina no pusimos ni un pie, estuvimos casi una hora metidos en el jacuzzi. El tiempo vuela y más si tienes cosas que hacer. Supongo que si vas por tu cuenta, sin un grupo de gente con la que te reúnes cada día para ir a realizar charlas y excursiones, tendrás mucho tiempo para hacer este tipo de cosas. Nosotros lo único que no faltamos casi ningún día fue al teatro, al que le dimos una nueva oportunidad cada día hasta que nos dimos cuenta que era inútil. Sinceramente, no nos gustó ningún día, salvo actuaciones puntuales.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

2 comentarios sobre “Crucero Bloggers: La vida abordo (I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *