Listado de países con VISADO gratuito para españoles (y los que no)

Existe una clasificación que indica cuales son los mejores pasaportes para viajar, es decir, cuenta cuantos países ofrecen visado gratuito para los ciudadanos de un determinado país. El pasaporte español, por pertenecer España a la Unión Europea, por compartir lengua con la mayoría de países de Sudamérica y por estar situado en el arco Mediterráneo, es uno de los mejor situados, el tercero en concreto, además de ser uno de los más económicos, lo cual hace que los españoles puedan viajar muy fácilmente comparado con otros países.

Sigue leyendo Listado de países con VISADO gratuito para españoles (y los que no)

Compartir es el mejor agradecimiento

Crónica: Argentina (II)

16/03 – Ushuaia

Nos levantamos a las 4 de la mañana. Hemos descansado poco, pero es el principio del viaje y todavía tenemos fuerzas. Le pedimos al chico del albergue que nos pida un taxi, ya que no queremos arriesgarnos a salir a la calle sin saber que vamos a encontrar un medio de transporte. El chico nos lo pide sin problemas. El taxi nos cuesta 20$ que es la tarifa fija que nos había dicho el chico del hostel que iba a costar (si lo hubiéramos pedido en la calle hubiéramos conseguido una pequeña rebaja).

El vuelo es desde el aeroparque. Llegamos con mucha antelación, así que nos toca esperar. Tras facturar, lo habitual es ir a pagar las tasas de salida que no están incluidas en el billete. Nosotros nos despistamos (por sueño, no a propósito) y no las pagamos. Nadie nos pide el papel del pago durante el embarque, así que nos las ahorramos.

Durante el vuelo vamos casi todo el rato durmiendo, excepto al final del trayecto, cuando el avión llega a Tierra de Fuego y las vistas desde el avión merecen la pena que estemos bien atentos. Las vistas son espectaculares. Se puede distinguir perfectamente el canal Beagle, el final de la cordillera de los Andes, algunos glaciares (entre ellos el Martial, que es nuestro objetivo de la tarde) y la ciudad de Ushuaia. Aunque la existencia de Google Earth ha quitado un poco de espectacularidad a este tipo de vistas, creo que en esta ocasión superó con creces mis expectativas. No olvidéis solicitar un asiento con ventanilla (y mejor en el lado derecho).

Aterrizamos y tomamos un taxi (15$) al Antartica Hostel. Elegimos este albergue debido a que era el más barato de los que quedaban disponibles el día que nos pusimos a buscar. Al final resultó un gran albergue para pasar allí 2 noches. Por cierto, que lo reservamos via email, sin tener que adelantar dinero ni ningún otro tipo de problema.

Ya que llegamos un poco antes de lo previsto, no estaban disponibles las camas todavía, así que dejamos las cosas y fuimos a visitar un par de museos. Primero visitamos el museo Yamana (2×6$) que nos gustó bastante y nos dio una visión bastante clara de esta población indígena masacrada por el hombre blanco. Luego fuimos a visitar el museo del presidio, otro ejemplo de las atrocidades que trajeron los europeos… Asistimos a una interesante visita guiada y luego recorrimos el museo a nuestro aire. La entrada es muy cara (2×20$), pero tiene la particularidad de que te permite entrar un segundo día (el truco ya no hace falta que os lo explique). Dentro del museo hay una pequeña tienda dónde compramos 3 postales y 3 sobres por 10$.

Cuando el hambre empieza a apretar, regresamos al hostel y después de un buen rato de espera (esa paciencia!!) nos asignan una habitación, pagamos y salimos a buscar un lugar dónde comer (160$ por 2 noches 2 personas). Después de mucho buscar (es todo muy caro), entramos a comer a un lugar llamado “La Banana” dónde comemos hasta reventar por 50$ (tontos nosotros por pedir “de más” por si las raciones no eran abundantes… en fin).

Nuestro proposito era visitar el glaciar Martial esa tarde, así que nos dirigimos a la oficina de turismo y preguntamos. Nos dicen que debemos tomar un taxi hasta el telesilla, luego subir en el telesilla y luego andando hasta donde queramos. El chico también nos explica que se puede ir andando todo el camino por una senda que sube hasta la telesilla y luego por la pista de esquí paralela al telesilla. Sinceramente, creo que es una tontería cansarse subiendo a pie hasta la telesilla por el precio del taxi. Eso sí, la telesilla es cara, podéis hacer 2 cosas: subir andando por la pista paralela o pedirle a algún chico argentino que os compre el ticket (vale, los que sepáis imitar el acento también podéis comprarlo por vosotros mismos, no os piden documentos).

Nosotros para ahorrar al máximo buscamos a una pareja que quiera compartir taxi con nosotros para subir. De esa manera subimos los dos por 8$. El telesilla lo pagamos como extranjeros (2×25$, si llego a saber que no piden el documento…) y luego la bajada la hacemos en una furgoneta combi que pasaba por allí por 10$. Una vez te deja la telesilla arriba, hasta el glaciar tienes todavía un buen rato de subida. Aunque el tiempo parecía que era bueno, rápidamente empezó a aparecer una espesa niebla que bajaba por la montaña. Además soplaba un fuerte viento que ralentizaba nuestro avance (Nuria decía que el viento la llevaba y que tenia que andar agachada). Esto combinado con la alta pendiente de la montaña y las advertencias de regresar ante un clima adverso, nos hicieron dar media vuelta y regresar hasta la base del telesilla. Eso sí, antes de ello pudimos disfrutar de unas impresionantes vistas del canal Beagle (foto) imposibles de observar desde la ciudad.

De regreso en la ciudad, tratamos de visitar la casa Beban, pero no pudimos ya que se encontraba cerrada debido a que había habido una exposición. También nos enteramos que hoy se había corrido el conocido Maratón del Fin del Mundo (muy en nuestra línea). Subimos a un mirador que hay en la ciudad (nada espectacular comparado con el glaciar Martial) y luego paseamos por Maipú, visitando las pocas tiendas que permanecían abiertas. Hasta el mercado artesanal estaba cerrado, parece que los domingos lo cierran todo en Ushuaia.

Decidimos cenar pronto y ya que la comida había sido buena y que era uno de los pocos lugares con precios “normales”, acudimos al mismo sitio y nos cuesta lo mismo (50$). Al salir compramos una botella de agua (4$) y regresamos al albergue, donde Nuria conoce a uno chicos catalanes que están viajando por Sudamérica durante unos 6 meses y que buscan una forma de ir al norte sin tener que comerse de nuevo la ruta 40. Les contamos lo del ferry de Navimag y deciden acompañarnos (¡pobrecitos!).

Gastos del día:
20$ taxi centro BsAs a AEP
15$ taxi aeropuerto Ushuaia al centro
12$ 2 entradas museo Yamana
40$ 2 entradas museo penitenciario
10$ postales y sobres
160$ hostel 2 noches 2 personas
50$ comida
68$ excursión al glaciar Martial (2 personas)
50$ cena
4$ botella grande de agua

Total: 429$

Compartir es el mejor agradecimiento

Envidia

Envidia es lo que sientes cuando encuentras videos de gente que ha conseguido hacer el sueño realidad. Lo vi el otro dia en Bajo Coste. ¿No habeis soñado alguna vez en hacer un viaje como este? Y no son los únicos que pueden permitírselo.

Sin embargo, aunque cada uno es muy libre de montarse el viaje como mejor le parezca, ¿no debería establecerse un “estandard” o algo parecido para poder decir que has hecho la vuelta al mundo? Por ejemplo, en el primer video, no van nunca a Africa ni a Sud-América. Me encantaría hacer ese mismo viaje que han hecho ellos, pero, ¿se puede considerar vuelta al mundo sin tocar esas dos regiones?

Compartir es el mejor agradecimiento