El día a día está lleno de responsabilidades de todo tipo: el trabajo, la familia, los compromisos sociales… En algunas ocasiones, nuestro ritmo de vida puede llegar a ser bastante exigente, por lo que de vez en cuando el cuerpo nos pide un tiempo de desconexión. La naturaleza incide de forma muy favorable sobre distintos aspectos de nuestro bienestar, así que la opción de escapar de la ciudad para desconectar es siempre muy atractiva. Las casas rurales ofrecen entornos espectaculares en los que poder beneficiarse del contacto con la naturaleza sin tener que renunciar a ninguna comodidad.

 Estos son 5 de los beneficios que tiene estar en contacto con la naturaleza:

1. Activa las emociones positivas

El entorno natural y su paisaje contribuye a la evitación de los pensamientos negativos o rumiantes. En su lugar, la belleza del medio facilita que las emociones positivas emerjan o se intensifiquen gracias a los estímulos de la propia naturaleza. Esta ventaja se da con independencia del entorno al que se acuda para desconectar del día a día: montañas, ríos, bosques, mares, nieve… Todo vale para beneficiarse de lo mucho que la naturaleza tiene que ofrecernos.

2. Reduce los niveles de estrés

La ciudad está llena de ruidos que no contribuyen en nada a la calma. En el medio natural, los sonidos y las melodías propias del entorno tienen un efecto muy distinto. Las casas rurales no son sinónimo de un absoluto silencio, pero la armonía auditiva que puede encontrarse en la naturaleza ayuda incluso a conciliar el descanso. El reposo físico y mental es una realidad indiscutible cuando se está en contacto con la naturaleza.

3. Mejora la concentración

Los estímulos de la naturaleza son totalmente diferentes a los del día a día. Esto permite despejar la mente y alejarla de la aglomeración de los pensamientos rutinarios. Al tener la mente menos centrada o focalizada en determinadas cuestiones, la atención se amplía y se diversifica. Ello puede facilitar la toma de decisiones y la capacidad para asociar ideas, así que el campo potencia nuestra concentración y nuestra creatividad.

4. Incrementa los niveles de vitamina D

Es fundamental dedicarle tiempo al aire libre para no descuidar nuestros niveles de vitamina D, que se absorbe a través del contacto del sol con la piel. Esta vitamina hace que nuestros sistemas nervioso, muscular e inmunitario se mantengan en perfectas condiciones, así que es importante prestarle atención de vez en cuando. A veces las obligaciones del día a día no nos permiten salir a pasear y tomar el sol, por lo que toda escapada hará que nuestros índices de vitamina D mejoren.

5. Intensifica la gratitud

Estar lejos de las comodidades del hogar hace que valoremos más las pequeñas cosas de nuestro día a día. En este sentido, poder disfrutar de una comida preparada con antelación en casa o incluso de la compañía de nuestros seres queridos sin distracciones son claros ejemplos de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.