Viaje para ver la aurora boreal

Y de repente el día había llegado. Hacía dos meses que sabía que me iba al círculo polar ártico, pero el despertador sonó aquella madrugada de viernes, y yo aún no me lo creía. Llegamos al aeropuerto, arropados por nuestras familias, que desde el principio nos apoyaron cuando se nos ocurrió llevar a cabo esa fantasía. Íbamos a contemplar las luces del norte; al menos esa era la idea.

Sigue leyendo Viaje para ver la aurora boreal

Compartir es el mejor agradecimiento