Mazatlán: un viaje a la perla del Pacífico

Mazatlán es una ciudad mexicana, situada en la costa del estado de Sinaloa. Conocida popularmente como la “perla del Pacífico”, Mazatlán es hoy en día uno de los destinos turísticos más importantes de México, gracias a sus extensas y paradisíacas playas. Por este motivo, si entre tus planes está viajar próximamente al país norteamericano, no podrás obviar Mazatlán en el diseño de tu itinerario. Así, si optas por pasar un par de días en esta hermosa ciudad, debes saber que el hotel emporio mazatlan es uno de los más recomendables para hospedarse. 

Igualmente, es importante tener en cuenta que Mazatlán dispone de una gran variedad de atractivos turísticos. A continuación, podrás descubrir algunos de ellos para ver cuáles son los que más te interesan. 

Conoce el Centro Histórico

El Centro Histórico de Mazatlán está repleto de edificios antiguos, que reflejan la memoria de la ciudad. Entre sus lugares más emblemáticos, destaca especialmente la Plaza Machado, por ser uno de los epicentros de la urbe. Asimismo, es aconsejable visitar lugares tan icónicos como el Teatro Ángela Peralta, los Portales de Cannobio o la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción. 

Pasea por el Malecón

El Malecón de Mazatlán es el más largo del mundo, solo superado por el de Río de Janeiro. Lo ideal es pasearlo de norte a sur, partiendo del Faro hasta alcanzar la famosa discoteca Valentino’s. Si lo recorres al completo, caminarás en total 21 kilómetros, que es la distancia que separa su inicio de su final. 

Visita sus playas

Mazatlán es un lugar de playas paradisíacas, por lo que se deben conocer por lo menos algunas de ellas. En el sector del Viejo Mazatlán, se encuentra la playa de Olas Altas, considerada la más tradicional de la ciudad. De la misma forma, también son bien conocidas la playa de Gaviotas y la playa Camarón Sábalo; así, mientras la primera ofrece una costa tranquila, la segunda es ideal para surfear con ondas que pueden llegar a ser bastante fuertes. Otras playas recomendables son Cerritos, El Delfín y la Playa Norte. Antes de realizar el viaje puedes comprobar todos los hoteles de mazatlan, para asegurar una localización favorable para tus intereses. 

Ve al acuario

El acuario de Mazatlán es uno de los acuarios más importantes de toda América Latina, ya que cuenta con una gran variedad de especies. En este sentido, una visita al acuario es una buena forma de conocer la vida marina en profundidad, al tiempo que se disfruta de las grandes dimensiones del acuario.  

Descubre la Isla Venados

La Isla Venados es la más grande de un archipiélago compuesto en total por tres islas. Situada justo en frente de la ciudad, la Isla Venados se caracteriza por sus playas vírgenes. Habitualmente, los visitantes van a ella a atraídos por su tranquilidad, por los deportes subacuáticos y por la posibilidad de observar aves y otras especies. 

Conoce el Faro

El Faro de Mazatlán es uno de los emblemas de la ciudad. Ubicado en la cima del Cerro del Crestón, es el faro más alto del mundo en activo. Si decides alcanzarlo – se encuentra a una altitud de 152 metros – podrás obtener unas impresionantes vistas hacia todas las direcciones.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *