10 curiosidades que se aprenden viajando

Cuando viajas o lees información sobre viajes descubres algunas costumbres que chocan frontalmente con lo que esperabas de un determinado lugar o con lo que estás acostumbrado en tu casa. Por eso hemos reunido aquí algunas de esas curiosidades viajeras más chocantes con las que nos hemos encontrado viajando.

Curiosidad: los jóvenes tienen toque de queda en Japón
Los jóvenes japoneses tienen toque de queda. CC Wikimedia.
  1. ¿Sabías que los menores tienen un toque de queda en Japón? Cada ciudad o región tiene sus propias reglas, pero por ejemplo en Tokio los menores de 18 años no pueden deambular solos por la calle después de las 11 de la noche.
  2. ¿Sabías que para entrar a una piscina pública en Islandia tienes que ducharte desnudo delante de un vigilante? Aunque no ocurre en todas las piscinas, ni siempre el vigilante está presente, es una costumbre que tiene como origen el civismo del pueblo islandés para evitar ensuciar el agua dónde se tienen que bañar otras personas.
  3. ¿Sabías que las persianas son inexistentes en la mayoría del mundo? Nosotros estamos muy acostumbrados a ellas, no sabríamos vivir sin subir la persiana al levantarnos y bajarla antes de acostarnos, pero esos gestos no son comunes en todo el mundo. Incluso los países de nuestro entorno siguen viviendo con el sol, como las gallinas.
  4. ¿Sabías que en algunos países los gestos significan cosas diferentes a lo que tu y yo entendemos normalmente? El caso más paradigmático es el de Bulgaria, dónde los gestos para decir “sí” y “no” son los contrarios a los que usamos nosotros. Un lío que también encontraremos en India con un peculiar balanceo de cabeza sin significado para nosotros.
Viajar en coche en autostop es fácil, seguro y económico.
Viajar en coche en autostop es fácil, seguro y económico.
  1. ¿Sabías que en Cuba por ley los vehículos deben pararte cuando haces autoestop si tienen plazas libres? No es obligatorio para todo tipo de vehículos (por ejemplo los de alquiler) y se debe pagar una pequeña cantidad de dinero por ocupar la plaza (pero mucho menos que en un autobús). De hecho, en Cuba es habitual viajar haciendo autoestop.
  2. ¿Sabías que en las Islas Salomón hay negros rubios y que en el este de Europa hay gitanos rubios y de ojos azules? ¡Que razón tenía Mark Twain cuando dijo que “viajar era fatal para los prejuicios“! Viajando aprendes que muchas de las cosas que dabas por ciertas e inamovibles, no son como te imaginabas.
  3. ¿Sabías que en China (entre otros lugares) si te terminas toda la comida pensarán que eres un maleducado? La sociabilización durante las comidas es realmente un dolor de cabeza para los viajeros. Vale la pena estudiar un poco los usos y costumbres para aprender que en los países árabes hay que comer usando solo la mano derecha o que muchas familias de EEUU bendicen la mesa antes de comer.
Curiosidades: déjate siempre algo de comida en China
En China, por muy bueno que esté todo, déjate algo de comida en los platos. CC Wikimedia
  1. ¿Sabías que los topónimos engañan? Más concretamente, algunos topónimos están creados a propósito para engañar. Por ejemplo, el sugerente nombre de Groenlandia (“Tierra verde“) fue usado por Erik el Rojo para atraer colonos de Islandia (“Tierra de Hielo“) hacía uno de los lugares más inhóspitos del planeta.
  2. ¿Sabías que en Tailandia es de mala educación apuntar a alguien con la planta de los pies? Allí, los pies son considerados lo más rastrero que hay en este mundo y, por eso, apuntar a alguien con las plantas es un signo de desprecio que pueden provocar que alguien se ofenda. Así que trata de mantener los pies sobre el suelo.
  3. ¿Sabías que medio mundo no se sienta en una taza para hacer sus necesidades y no usan papel? El pipí y la caca se hacen agachados, en cuclillas y cuando terminas, un chorrito de agua y afuera. Hay quien dice que es más higiénico, no lo dudo, pero no he logrado salir de uno de estos completamente seco en mi vida.
Curiosidades: Así son los baños ahí afuera
Así son los baños en el mundo. Y si quieres papel, te lo traes de casa. CC Wikimedia.

¿Conocías estas curiosidades viajeras? ¿Conoces alguna otra?

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *