Mike Spencer Bown, una leyenda en zona de guerra – Entrevista viajera

Hoy entrevistamos a uno de los viajero que más tiempo lleva “en la carretera”: Mike Spencer Bown. Mike dejó Calgary (Canadá) en 1991 y todavía no ha regresado. Ahora, ha decidido regresar para asentarse durante un tiempo con su pareja. Lo sorprendente del caso de Mike no es tanto el tiempo que lleva viajando, sino su predisposición a viajar por zonas de conflicto como Iraq, Afganistan o el Congo. Además Mike tiene el título honorífico de “la persona que más ha viajado del mundo” porque, por supuesto, ha visitado todos los países del mundo. Conozcamos un poco más a esta leyenda viva.

1. Cuando saliste de casa, hace 23 años, ¿esperabas viajar tanto tiempo? ¿Cuáles eran tus planes? ¿O el plan apareció en el camino?

Ya han pasado 24 años viviendo fuera con mi mochila. Nunca he dejado de viajar, incluso después de pasar 23 años en un viaje en el que he visitado todos los países y lugares que quería ver. Para mí, ahora, viajar es lo normal, y necesitaría un gran esfuerzo para no viajar. No tenía ni idea de que nuestro planeta fuera tan grande. Todo el mundo dice que “nuestro planeta es tan pequeño…” No es así. Sólo es un planeta pequeño si sólo incluyen los aeropuertos y los centros turísticos de las principales ciudades y destinos famosos. Pero hay muchos lugares poco conocidos, pero igualmente interesantes, y es por eso que me tomó décadas llegar a obtener una primera impresión del planeta Tierra.

Cuando empecé a viajar, yo pensaba que era posible ver el mundo entero en quizás 4 años, o como máximo en 8 años. Pero pronto me quedó claro que tardaría 4 años sólo para ver África y esto está viajando a un alto ritmo. Y para Asia solamente necesitas ocho años. Como habitualmente vuelvo a visitar lugares para asegurarme de obtener la mejor experiencia posible, todavía me tomó más tiempo el viaje. Y ahora mismo, todavía estoy viviendo fuera con mi mochila, teniendo nuevas experiencias cada día.

mike22. Tienes el título de “la persona que más ha viajado del mundo”, ¿cómo te sientes al respecto?

Hay muchas definiciones de la palabra ‘viaje‘. Algunas definiciones enfatizan la idea de la velocidad y el movimiento. De acuerdo con estas definiciones, el hombre que más ha viajado podría ser un astronauta que haya ido a la luna. O tal vez, ya que nuestro sistema solar está dando vueltas en espiral a través de la galaxia, la persona que más ha viajado es que la mujer francesa que vivió hasta los 122 años y experimentó todo ese movimiento celeste. Otras definiciones se centran en el transporte, de tal manera que el hombre que más ha viajado podría ser un piloto de avión que tenía una larga carrera. Algunas personas tratan de marcar una lista de los lugares visitados, lo más rápido que pueden, a menudo solo pisando tras la línea fronteriza para conseguir un sello en sus pasaportes. Este tipo de viaje me parece un artificio y no estoy interesado en hacerlos. Me gusta la definición de viaje que se esconde en una frase que escuchamos a menudo: “espero poder viajar este año”. La dicen persona que no quieren coleccionar sellos de pasaporte o pasar horas sentados en aviones. Quieren experimentar nuevas formas de vida, culturas, alimentos y las maravillas de la naturaleza, mientras tienen aventuras. De acuerdo con esta definición de viajes, es posible que yo sea quién más ha viajado.

Me sorprendió que me dieran este título los medios de comunicación, ya que yo había asumido que mi característica inusual habrían sido mis viajes extremos a zonas de guerra. Pensaba que otras personas habían viajado también a todos los países del mundo durante toda su vida adulta, pero parece que no. De todos modos, es un título divertido tener, especialmente si le gusta a los mochileros.

3. ¿Por qué terminas tu viaje ahora? ¿Estás cansado de viajar?

No, en absoluto cansado, pero tengo una sensación diferente ahora. Siempre estoy regresando a lugares que ya he visto antes. Por ejemplo, el año pasado, fui a Rusia, luego a Ucrania y, a través de los Balcanes, crucé hasta Turquía. Hubo muchos cambios, pero la mayoría de los lugares que visité eran lugares en los que ya había estado antes: Kiev, Estambul, Olimpo… Me tomé mi tiempo y me quedé en lugares durante meses en lugar de días o semanas. Ahora me apetece un ritmo más lento, pero no voy a dejar de viajar.

4. Una de las características especiales de tus viajes son las “zonas de guerra”, ¿por qué te gusta visitar estas áreas?

Las zonas de guerra no me dan miedo. Cuando yo era adolescente solía disfrutar de la vida en la naturaleza en solitario, a veces hasta 6 meses sin volver a casa y muchas veces sin hablar o ver a otros seres humanos durante todo ese tiempo. Comía las bayas y las liendres, pescaba y atrapaba aves, mientras me las veía para librarme de pumas y osos. Un puma se esforzó en matarme uno de esos verano. También he tenido que lidiar con la falta de comida en un par de ocasiones. Cuando me hice un poco más mayor, cambié la supervivencia en la naturaleza por los viajes. Esto supuso un gran descenso en mi nivel de exposición al peligro y de incomodidad. En comparación con sobrevivir solo en la naturaleza, incluso los países en guerra son un chollo.

mike1Cuando hice auto-stop a través de Irak durante la fase de “Operación Puño de Hierro” de la guerra del golfo, vestido como un iraquí, vi los americanos en el campo de batalla contra el ejército de Saddam. Me pareció interesante, no fue algo aterrador para mi, y los iraquíes fueron generalmente amable conmigo. La gente es buena en general, en cualquier lugar. Lo mismo en Afganistán y Somalia y el R.D. del Congo: los retos son diferentes, montañas, desierto, selva y bandidos, pero hay suficientes buenas personas para poder llevarte una buena experiencia de estos lugares, siempre y cuando hayas entrenado a tu intuición. Es importante solo confiar y poner tu vida en manos de buenas personas y evitar el otro tipo de gente.

5. Supongo que viajar 23 años solo es posible con un bajo presupuesto, ¿cuál era tu presupuesto diario?

Yo no tengo un presupuesto diario ya que los costes varían mucho, tanto en cada país como con el tiempo. A principios de los 90 era posible conseguir una habitación de hotel por solo 3 centavos por noche en lugares como Nicaragua, justo después de la guerra. Ahora un viajero tiene suerte de encontrar un lugar para dormir por cinco dólares la noche incluso en países baratos como Ucrania, Etiopía o Bolivia. Y en lugares caros como Papúa Nueva Guinea, la habitación más barata en la capital puede costar 170 dólares e incluso así se pueden escuchar los disparos de los rifles de asalto al otro lado de la ventana.

6. De todos modos, incluso con un bajo presupuesto, es necesario mucho dinero para conseguirlo. ¿De dónde viene el dinero?

Yo soy muy bueno y a la vez muy malo en los negocios. Me resulta fácil identificar un producto que podría comprarse en un solo lugar y vender en otro. Cuando hago ese tipo de negocio, diríamos que tengo un trabajo que me lleva unos pocos meses, pero mientras un contenedor cruza el mar, yo sigo viajando. Con el dinero que me reporta la venta tengo para viajar hasta seis o siete años. Esta habilidad inusual de darse cuenta de las oportunidades de negocio (como por ejemplo la fabricación de mesas de café hechas de madera de café) se complementa con la mala práctica de vender o simplemente parar el negocio una vez que tengo el dinero. Un hombre de negocios de verdad repetiría el mismo negocio una y otra vez hasta que tuviera más dinero del necesitaría nunca. Yo no hago eso, ya que implicaría una gran tentación de tener más posesiones de las que puedo llevar en la mochila o incluso podría verme tentado de poseer cosas tontas como una casa o un coche.

7. Si tuvieras que elegir sólo un país, ciudad o área de retirarte, ¿cual elegirías?

Tengo que elegir Rusia ya que es el país más grande. De esa manera todavía podía viajar a pesar de estar confinado en ese espacio.

8. ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de tu viaje?

Mis mejores momentos son muchos; cada vez que he visto o experimentando algo completamente nuevo, caminando en el Himalaya a mediados de los años 90 (volví muchas veces más, pero la primera es generalmente el mejor) o cuando he podido visitar con éxito y divertirme en un país en el que me decían que era imposible (en algunas carreteras en Afganistán me dijeron que si circulaba por ellas había una posibilidad del 30% de que los talibanes detuvieran el autobús y me cortaran la cabeza). También me encantaron algunos viajes con cierto flujo, en los que no estaba obligado a tomar aviones y podía experimentar la geografía cambiante y etnias de cada lugar. Un buen ejemplo de este tipo de viajes es la carretera del Karakorum de Pakistán hasta el oeste de China y luego a lo largo de la ruta de la seda. O subir el Nilo hasta el Cuerno de África, o viajar en el ferrocarril Transiberiano a través de Eurasia o navegar por el río Amazonas.

Mis peores momentos son las molestías con los visados que a veces llevan semanas de papeleo y otras burocracias. Casi tan malo fue cuando fui detenido por la policía militar a punta de pistola y encarcelado como presunto espía.

9. ¿Cuáles son tus planes para el futuro próximo?

Tengo un contrato para escribir mis memorias que estarán terminadas dentro de unas semanas. Por suerte tengo miles de páginas de notas de viaje escritas a mano durante el viaje, sino me habría resultado imposible escribir el libro. Podría hacer algún viaje tipo expedición, para combinar mi antiguo interés en la supervivencia en la naturaleza con mi amor por los viajes.

10. ¿Qué aconsejaría a alguien que quiere convertirse en un viajero como tú?

Es más fácil ser un viajero habitual que ser un viajero como yo. Para ser como yo tendrías que poner los viajes como tu prioridad número uno en la vida, incluso por encima de la vida misma, ya que muchas veces te encontrarás con situaciones en las que todos los lugareños y los expertos te dirán que es imposible ir a ciertas áreas sin ser asesinado al instante. Tienes que aprender cuándo creer en ellos y aprender cuándo ignorarles. Esta intuición es la mejor habilidad para cualquier tipo de viajero, ya sea un viajero casual o extremo. Y esa habilidad se puede adquirir. Si estas regateando en un mercado o con un taxista, mira la cara y las expresiones de la persona con la que estás tratando y pregúntate más tarde “¿me trataba de engañar o era honesto?”. Aprende a detectar estos signos, porque en algún momento te encontrarás con personas que te dirán “voy a darte un paseo por la ciudad” o “yo te mostraré la ubicación del templo en ruinas en la selva”. A veces, tu intuición te dirá que digas “no” y otras veces te hará confiar. Es importante perfeccionar tu intuición para mantenerte seguro para encontrarte siempre entre personas amables y bien informadas y esquivar a las personas desagradables que incluso te podrían robar o matar.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

4 comentarios sobre “Mike Spencer Bown, una leyenda en zona de guerra – Entrevista viajera”

  1. No estoy de acuerdo, el argentino Emilio Scotto posee el título de mejor viajero del mundo, el único viajero vivo entre los 40 mejores de la historia del hombre, donde están Colón, Magallanes, capitán Cook, etc. A este flaco de la entrevista le queda aún mucho, pero muchísimo por viajar si quiere igualar al gran Emilio Scotto, récord Guinness.
    Por otra parte, entiendo que esta entrevista no la hicistes vos, sino que es traducción de otra que le hicieron en otra parte en inglés, pues no son gente accesible.

    1. Isaac, la entrevista la hicimos nosotros, en inglés, por supuesto y luego la traduje al español. Creeme, que Mike es una persona muy accesible, a diferencia de otros “divos” del mundo de los viajes.

      El propio Mike Spencer, nos comentaba que esto de los títulos es un poco tonto. Que él lo único “distinto” que él ha hecho es haber visitado determinadas zonas de guerra y conflicto. El título ese se lo dio la prensa y según él, para lo único que le va a servir es para promocionar su libro 🙂

    1. Pues en principio no le hemos entrevistado porque… no sabía de su hazaña. Pero prometo que me pondré en contacto con él para ver si accede a concedernos una entrevista 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *