Un viaje indefinido – Entrevista viajera

Javi y Marijke se conocieron en 2012 y pronto decidieron que tenían que  Vivir Para Viajar. Esta filosofía de vida y de viaje se plasmó hace algo más de 7 meses en un viaje definitivo, un viaje indefinido en el que esta pareja de viajeros se han embarcado y que de momento está moviéndose por tierras del sudeste asiático. Os recomiendo que les sigáis en Facebook y en el blog y que os empapéis de su filosofía de vida.

DCIM117GOPRO
Javi y Marijke, los protagonistas de Vivir para Viajar

1. ¿Cómo se tomó vuestro entorno (familia, amigos…) este viaje?

Por suerte mi entorno siempre me ha apoyado en todas las decisiones que he tomado. La posibilidad de hacer este viaje surgió como consecuencia de un profundo cambio de vida (de esos en los que dejas todo), por lo que nadie se sorprendió cuando les dije que me iba de “viaje indefinido”, con un único billete de ida y sin ruta o fecha de regreso.

En el caso de Marijke fue algo más complicado. Ella pidió una excedencia en un muy buen trabajo por acompañarme y en realidad fue algo que nadie hubiera anticipado, pero pasada la sorpresa inicial recibimos el apoyo de todo el mundo.

2. Vuestro primer objetivo, el de los 6 meses ya está superado, ¿tenéis en mente una fecha de regreso o seguís sin poner límites?

Esos 6 meses estaban vinculados a la excedencia de Marijke, pero hace unos meses que decidió seguir viajando por lo que en estos momentos no tenemos ninguna fecha de regreso. Lo que después de 7 meses de viaje, estamos pensando en parar en algún sitio y hacer algún tipo de voluntariado que nos permita tener otro tipo de experiencia más cercana a la realidad de un país.

Por mi experiencia personal, no es lo mismo vivir en un sitio que visitarlo.

3. Javi comenta que esta vuelta al mundo es su Everest particular, pero el mundo del alpinismo engancha mucho, ¿no os habéis planteado que es posible quedarse de manera indefinida dando vueltas al mundo?

Creo que ya es tarde para eso. Me contagié del virus viajero hace ya más de 10 años, durante mi primer viaje a Japón. Desde entonces he intentado viajar lo máximo posible, por lo que incluso antes de este viaje indefinido no podía concebir una vida sin viajes.

Mi Everest particular, este viaje, representa la posibilidad de viajar sin restricciones, sin prisas, por tierra siempre que sea posible. Quizás terminemos dándole la vuelta al mundo, seguramente no. Pero lo afortunado de nuestra situación es que no tenemos un lugar al que volver, por lo que eso nos asegura que seguiremos viajando.

4. En toda pareja suele haber uno de los dos que es más lanzado o lanzada, el que organiza los viajes, ¿quién es en vuestro caso? 

Pienso que somos un equipo bastante curioso. Marijke es la cabeza, y yo el corazón. Esto hace que a hora de organizar los viajes tengamos que trabajar juntos. Aunque nuestros roles también cambian según el país, generalmente Marijke se encarga de los alojamientos y yo de ver qué hacer en los lugares que visitamos.

5. ¿Cómo financiáis vuestro viaje?

En estos momentos viajamos 100% gracias a nuestros ahorros. Trabajamos mucho para tener un buen colchón y desmontamos nuestra vida en París antes de partir por lo que no tenemos ningún gasto fijo. Gracias a eso, y siguiendo este ritmo, podríamos estar unos meses más viajando. Incluso puede que un año.

No obstante, la idea de trabajar no es algo que tengamos totalmente descartado, pero creo que en este momento estamos más interesados en hacer un voluntariado que en tener alguna actividad económica (que se pueda convertir en una carga…)

6. ¿Lleváis las cuentas de lo que estáis gastando a lo largo del viaje? ¿Cuánto os cuesta vivir un día en el sudeste asiático dónde estáis ahora? 

Si, llevamos las cuentas del gasto diario y por país, pero es algo que todavía no hemos “procesado” y publicado en el blog (tenemos mucha información pendiente!). Nuestro presupuesto diario por persona es de 20€, y en la mayoría de países lo estamos cumpliendo. Por ahora el país más caro en el que hemos estado fue Sri Lanka, pero tuvimos un tuk tuk alquilado durante todo el mes que pasamos ahí.

7. Utilizáis el GPS a menudo y para mi es sorprendente que haya muchos viajeros que no hayan descubierto el potencial de este gran invento, ¿qué soléis meter en el GPS, puntos de información que os interesen, rutas o simplemente lleváis un mapa precargado de la zona a la que vais?

Me definiría como un viajero tecnológico, ya que uso muchas aplicaciones y herramientas. El GPS es una de las principales. Tengo una aplicación llamada maps.me, que me permite descargar el mapa de un país y usarlo offline, aunque normalmente también compramos una SIM local para poder tener internet.

godinez - recorrido

8. En la entrada en la que estuvisteis a punto de terminar en una cárcel árabe, invitas a los lectores a que no les tomen por “turistas”, ¿hasta qué punto se puede vivir como un local cuando se ve a la legua que no eres de por allí?

Tengo que decir que esa entrada la escribí bastante en caliente, y fue como una propia declaración de intenciones de cara al viaje más que otra cosa. Pienso que todas las personas, independientemente de la nacionalidad o raza, somos iguales, por lo que me molesta mucho cuando por ser extranjero tienes que pagar un precio muy superior que una persona local. Desafortunadamente, muchas de las relaciones personales se desvirtúan cuando hay dinero de por medio. Y esto es algo que ocurre con bastante frecuencia en el sudeste asiático, donde estamos ahora.

Con esto no me refiero al pobre hombre que trabaja duramente como taxista con una bicicleta, si no al taxista / conductor de tuk tuk que vive de timar a los extranjeros. Tampoco me refiero a los precios en los mercados cuando compras un producto básico, me refiero a las entradas de los sitios arqueológicos en los que pagas 40 veces más que una persona local (en Sigiriya por ejemplo), sabiendo que ese dinero recaudado no se usará para ayudar a desarrollar a la población local.

godinez - ceremoniaCon respecto a lo de “vivir como un local”, creo que ese es el santo grial del viajero. Nuestro mayor reto. Todavía no he encontrado la fórmula perfecta, pero lo que si intentamos es tener una experiencia lo más local posible. Comer donde come la gente local, y usar los mismos medios de transporte que ellos usan.

En Sri Lanka por ejemplo, alquilamos nuestro propio tuk tuk. Tener la posibilidad de salir del típico circuito nos acercó muchísimo más a la gente local. Gracias a esto estuvimos en contacto con personas que no tenían ningún interés económico, lo que nos llevó a explorar de forma diferente varias zonas del país… e incluso terminamos siendo invitamos y parte de una ceremonia hinduista.

9. ¿Qué lleváis en la mochila? ¿y qué equipo de fotografía usáis?

El tema de la mochila es algo complicado. Sobre todo cuando la tienes que preparar para un viaje largo en el que tendrás diferentes tipos de clima y… alojamientos. Ojalá hubiéramos podido preparar una mochila específicamente para cada país! Aunque lo que siempre llevaríamos es una buena mosquitera, y un saco-sábana de seda, que ni te calientan en sitios fríos ni te dan calor en sitios cálidos, pero te evitan el contacto con sabanas o mantas que no estén muy limpias, y al ser de seda, también impiden que te entren bichitos. Además de esto, son fundamentales una buena chaqueta y buen calzado (a prueba de agua).

Con respecto a la fotografía, es algo que me gusta mucho y que por fin estoy teniendo tiempo de poder desarrollar un poco, aunque a un nivel muy amateur. Viajo con una Nikon D7000 y una única lente 18-200mm VR2, también tengo una GoPro3.

10. Si alguien os pidiera consejo para afrontar una vuelta al mundo como la que habéis iniciado, ¿qué consejos le daríais ahora que ya sabéis de qué va el asunto?

Que se deje llevar y que si tiene la posibilidad, no planifique demasiado. Cada país es diferente y único, pero para poder apreciar estas particularidades se necesita tiempo. Por otro lado y según nuestra experiencia, las mejores recomendaciones de lugares casi siempre suelen venir de otros viajeros / blogs de viaje, y no en las típicas guías de viaje.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *