¿Por qué no hay literas en los aviones comerciales?

Seguro que si has realizado algún vuelo de más de 5 o 6 horas te has preguntado por qué no hay literas en los aviones comerciales. Lo primero que se debe aclarar es que sí hay camas en los aviones comerciales y sí hay literas en aviones no comerciales. En los aviones comerciales de largo recorrido, para las clases más altas sí que suelen existir habitáculos que son como una cama (un asiento que se transforma en una cama). Y en los aviones que no están destinados al transporte de pasajeros, también pueden haber algún tipo de literas.

Sin embargo, en los aviones comerciales nunca ha habido literas para los pasajeros de clase turista, aunque las compañías sí que han presentado modelos e ideas para hacer realidad este deseo de muchos viajeros.

Literas en los vuelos comerciales
Literas en los vuelos comerciales, sería un sueño hecho realidad

Existen algunos problemas prácticos por los que esta idea no se lleva a la práctica:

  1. Las estrictas medidas de seguridad, que indican, por ejemplo, que todo el pasaje debe poder evacuar el avión en un cierto tiempo. Levantarse de una cama siempre es más lento que levantarse de un asiento y en la evacuación de un avión esos segundos cuentan. Además, durante el despegue y el aterrizaje los pasajeros deben estar sentados, ¿dónde se sentarían?
  2. La pérdida de ingresos por la venta de pasajes de primera clase. Seamos realistas, si todos fuéramos iguales, ¿quién iba a pagar 10.000 dólares por dormir en primera? Las compañías no quieren arriesgarse.
  3. Las literas solo serían útiles en trayectos largos, por lo que el avión debería estar dedicado únicamente a este tipo de servicios, lo cual es un riesgo para las compañías aéreas que suelen contar con la funcionalidad de los aviones para poder reorganizar sus rutas.
  4. Los compartimentos para el equipaje de mano desaparecerían. ¿Dónde dejarían entonces los pasajeros sus portátiles, sus maletitas y sus mochilas? Parece un problema menor, pero puede ser complicado de resolver.
  5. Hay también un problema con la comida abordo. ¿Y cómo se distribuiría la comida? ¿Tendría la gente que comer de pie?

Desde luego, la mayor traba que existe para que no haya literas en los aviones es el tema de la seguridad. El resto de medidas podrían ser compensadas de una manera u otra, pero mientras que las autoridades no relajen la seguridad, va a ser imposible ver camas en los aviones comerciales salvo las de primera clase.

Ahora bien, si se relajaran las medidas de seguridad, ¿quién creéis que estaría más dispuesto a llevar la idea a la práctica? Alguien que no venda billetes de clases diferentes, que haga trayectos largos, que permita poco equipaje de mano y no ofrezca comida abordo… Puedo pensar en varias compañías low-cost, pero la que me parecería más inclinada a arriesgarse con esto es Air Asia: se admiten apuestas 😉

 

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “¿Por qué no hay literas en los aviones comerciales?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *