Opiniones de nuestro viaje a Panamá

Acabamos de llegar de Panamá y antes de empezar a explicar los detalles del viaje, el itinerario y los elementos básicos de un viaje por Panamá, queremos explicar nuestras opiniones del viaje.

Para ser sinceros, cuando compramos los billetes de avión apenas sabíamos nada de Panamá: que tiene un canal por dónde cruzan los barcos de un océano a otro, que está en centro-américa y poco más. Pero desde hacía un tiempo nos apetecía hacer un viaje a un país latino ya que hacía mucho tiempo de nuestros viajes por Perú o Argentina. Además, el vuelo salió muy bien de precio y también teníamos ganas de “verano”.

Tanto los vuelos de ida como de regreso fueron cómodos a pesar de las muchas horas de trayecto.
Tanto los vuelos de ida como de regreso fueron cómodos a pesar de las muchas horas de trayecto.

Así que empezamos a planificar el viaje a Panamá sin tener ni idea de lo que nos esperaba. Encontramos pocos blogs en español sobre este destino y la mayoría eran de viajeros sudamericanos. Parece ser que Panamá no es un destino que suela estar en la agenda de los viajeros europeos; de hecho, es un país que no aparece en cabeza de ninguno de los rankings de visitas ya que solo recibe 1’6 millones de visitantes al año, frente a por ejemplo los 60 millones que recibe España. El caso es que fue un poco complicado encontrar información sobre el destino y por eso publiqué un artículo sobre lo más destacado de Panamá.

Primera impresión de Panamá

La primera impresión que nos llevamos de Panamá fue que era un país caro o al menos más caro de lo que nos habíamos imaginado por su ubicación geográfica y por lo que habíamos leído del mismo. Los alojamientos nos parecieron bastante más caros de lo que preveíamos, siendo complicado encontrar dónde dormir por menos de 10 dólares por persona. Los precios de los productos básicos en los supermercados los encontramos más caros incluso que en España, con precios altísimos para elementos tan básicos como el agua embotellada (mínimo $1 la botella grande de 2 litros que yo compro a 20 céntimos en Alicante) o la leche (por encima del dólar y medio el brik de un litro). En los transportes, eso sí, nos pareció que el precio no era malo, no una ganga como en algunos países del sudeste asiático, pero que nos llevaran toda la noche en un bus normalito (asiento “algo” reclinable) nos costaba menos de $30. Lo que desde un principio nos pareció muy económico era comer, ya que desde el primer día comimos en las “fondas” dónde comen los panameños normalmente y nunca llegamos a pagar más de $5 por comida (abundante y riquísima).

Como todo en esta vida, con el tiempo vas aprendiendo e incrementas la habilidad para conseguir lo que necesitas a un precio menor. Vimos que había lugares dónde vendían el agua más barata que en el supermercado (comercios chinos), descubrimos que dormir en una tienda de campaña abarataba la estancia, etc.

En cuanto a la gente, nos pareció muy amable, pero poco dada a la comunicación. Me explico: raramente venía un panameño a hablar directamente con nosotros, al contrario, incluso si nosotros éramos los que iniciábamos la conversación, ellos como que se mostraban tímidos y no la continuaban. Había excepciones, claro, pero nos hubiera gustado poder interactuar más con los habitantes del país.

Y, por último, respecto al aspecto de la seguridad, nuestra impresión fue que todo el país es seguro. Quizás en la capital fue en el único sitio dónde pasamos por zonas poco recomendables de noche, además de las típicas zonas de chabolas y deprimidas que se encuentran en las cercanías de cualquier gran urbe.

Nuestra opinión del viaje a Panamá

Ambos coincidimos que el de Panamá ha sido un gran viaje. Ha sido nuestra primera vez en el Caribe y hemos comprendido el porque de su fama. Algunos lugares como el archipiélago de San Blas son verdaderos paraísos, otros como Boquete o Bocas del Toro son más convencionales, pero tienen un encanto muy especial. Además, la gastronomía rica y variada ayuda mucho a que el viaje sea completo. Y, por supuesto, el que la gente allí hable español facilita de una manera radical el viaje.

Respecto al tiempo de viaje, creo que lo mínimo que se puede dedicar a Panamá son dos semanas. Si dispones de menos de ese tiempo yo me dedicaría a una única zona en profundidad (por ejemplo, solo San Blas, solo Bocas o solo el Darien). Lo ideal para conocer bien todo el país son 4 semanas. Nosotros debido a la falta de tiempo nos dejamos algunos lugares muy importantes por visitar como la isla de Coiba o la zona del Darien dónde viven los Embera. Imagino que en un viaje posterior recorreremos esas zonas.

Habitualmente no hay  mejor explicación de cómo es un lugar que leyendo sus paredes. A veces son los graffitis otras son el nombre que le ponen a un supermercado de barrio: Mini super capitalismo, exactamente lo que es Panamá, un sistema capitalista con una sociedad hiper-consumista, siempre con prisas y con una enorme desigualdad social.
Habitualmente no hay mejor explicación de cómo es un lugar que leyendo sus paredes. A veces son los graffitis otras son el nombre que le ponen a un supermercado de barrio: Mini super capitalismo, exactamente lo que es Panamá, un sistema capitalista con una sociedad hiper-consumista, siempre con prisas y con una enorme desigualdad social.

Lo que más nos gustó de Panamá

Si solo pudiera elegir una zona diría que fue el archipiélago de San Blas lo mejor de Panamá, pero también nos gustó mucho Boquete y Bocas del Toro, así que salvo la ciudad de Panamá que es una capital totalmente prescindible, todos los lugares que recorrimos nos gustaron. Como ya he comentado antes, también nos gustó mucho la comida.

Lo que no nos gustó de Panamá

Lo que menos nos gustó fue sin duda la grandísima influencia estadounidense en el país. A veces bromeábamos con que Panamá parecía un viaje en el tiempo a los Estados Unidos de hace unas décadas. En realidad no es que no nos gustara este aspecto de Panamá, solo es que nos pareció chocante la manera en la que se ha perdido la autenticidad en algunas partes sustituyéndola por una cultura importada. De hecho, casi diría que me gustó verlo (aunque si viviera allí creo que opinaría lo contrario). La zona de Kuna Yala es todo lo contrario y el contraste es brutal, ellos mantienen su cultura y sus costumbres como si no hubiera pasado el tiempo: apenas tienen televisores o radios, pocos teléfonos móviles, siguen viviendo de la pesca… Eso sí que nos encantó verlo y conocerlo.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

10 comentarios sobre “Opiniones de nuestro viaje a Panamá”

    1. Gracias Mayra. A San Blas fuimos por nuestra cuenta. Es un poco largo de explicar por lo que haremos un artículo entero dedicado a ello. Será la próxima semana supongo. Estate atenta!

      1. Hola, te cuento que viajamos con mi esposo a Pánama el jueves de la proxima semana y vamos a San Blas… si puedes adelantame el articulo 🙂 te estaría inmensamente agradecida … quiero saber si es mejor ir por nuestra cuenta y que debemos hacer o si debemos contratar algun paquete (aunque los tours que ofertan son algo caros).

  1. TODA LA VERDAD EN LO QUE ESCRIBES… PANAMÁ ES UN PAÍS CARITO PERO MERECE LA PENA…ES UNA JOYA POR DESCUBRIR… NOSOTROS CONOCIMOS CASI TODO… CHIRIQUÍ LA MEJOR PROVINCIA PARA MI GUSTO AUNQUE UN POCO LEJOS DE LA CIUDAD PERO UNA PASADA¡¡PARA EL QUE QUIERA GASTAR LO JUSTO PUEDE WASSAPEAR A TAMARA (*no se permiten numeros de teléfono*) ELLA NOS AYUDÓ CON VARIAS EXCURSIONES Y MUY BUENAS RECOMENDACIONES. ELLA ES ESPAÑOLA Y MEDIO PANAMEÑA YA DESDE HACE UN TIEMPO VIVE ALLI… CUALQUIER CONSULTA OS PUEDE AYUDAR…
    NOSOTROS VOLVEREMOS ESTE AÑO DE NUEVO¡ SALUDOS A TODOSS

  2. Hola a todos.
    He estado en San Blas durante 15 dias y a diferencia de lo veo que comentáis, mi opinion es muy negativa y os explico.
    San Blas es muy caro para lo que ofrece, solo el transporte ida y regreso te sale por: $50 Coche ida y vuelta, $20 de impuestos, $40 de lancha, 2 de impuesto de puerto. Total $112 sin alojamiento ni nada. Carísimo.

    Las lanchas no tiene seguro, lo único es que llevan chalecos salvavidas en muchos casos muy viejos y hasta dudo que flote. Como te pase algo vete preparando unos cuantos miles de dólares, ya ha habido unos cuantos accidentes.

    Lo primero, las comunidades que es donde viven son completamente asquerosas y llenas de basura, mucho peor que los gitanos, estas comunidades están llenas de basura tanto en tierra como las orillas, haciéndolas imposibles de ganarse en ellas.

    Las islas son bonitas de lejos, pero una vez que te acercas , también ten esta llenas de basura.

    Los indios son sucios, mal educados, groseros y en su mayoría lo ubico que hacen es emborracharse.

    Los tours son un verdadero engaño, te llevan parando en varias islas dejando a turistas, varados durante horas en islas llenas de gente donde no hay nada que hacer. Lo mas que conocerás es perro chico, perro grande, banadub y el barco hundido, islas totalmente comerciales donde ademas te intentaran vender productos artesanales que hacen ellos y en realidad son artículos comprados en las tiendas de mayoristas de panama traídos de china. Los única artesanía que hacen ellos son las molas, unos trapos que algunas cosen a mano y cuestan mínimo $20 cada una,

    Lo comida es siempre la misma, poca cantidad, con muy mal aspecto y pésima presentación. Vi las cocinas y hubiese preferido no verla, Completamente llenas de porqueria, restosde comida por los suelos y no te imaginas los cacharros de cocina.

    Los alojamientos, cabanas de cana con techos de paja, Estos techos están llenos de bichos, puedes encontrar desde cucarachas a ratas.
    El suelo de arena con restos de comida de otros clientes y los colchones y sabanas no os lo quiero decir, pero decidí dormir en una hamaca las 14 noches.

    Mi opinion en general es que si podia ser un paraiso si lo cuidasen y ellos fueran de otra forma, ya que solo piensan en sacarte el dinero dando lo mínimo de servicio.
    Solo vale las imágenes que tomes de lejos de las islas, no merece la pena ir.

    1. Agradecemos tu comentario. Tanto los comentarios positivos como negativos de los destinos ayudan a aportar una visión poliédrica de la realidad.

      No obstante, no estamos de acuerdo para nada con tu opinión. Es posible que tuvieras mala suerte o que tus estándares (o expectativas) fueran muy altos. Nosotros vimos islas limpias y los indígenas, salvo una noche que ciertamente sí hicieron fiesta y bebieron más de la cuenta, fueron en todos los casos agradables, considerados, amables y limpios. Nosotros no estuvimos en las cabañas porque teníamos nuestra propia tienda de campaña pero vimos que, además de tiendas y cabañas, existen hoteles de calidad para quien quiera alojarse con estándares más elevados (pagando más, claro). Y respecto a los precios, obviamente son caros si no llevas cuidado y tratas de bajarlos de alguna manera, como por ejemplo en el transporte hasta el puerto que puede hacerse de manera casi gratuita tal y como explicamos en otro de los artículos de esta serie.

  3. Me parece que has descrito Panamá muy bien. En efecto, se ha pedido un poco la cultura y tradición en la capital. Ojalá en otro viaje puedan visitar otras partes del interior del país como Los Santos o Las Tablas, en donde podrás apreciar costumbres y verdadero orgullo nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *