Las 4 islas de Krabi (Tailandia)

Cualquiera de las 4 islas redefine el concepto de espectacularidad.
Cualquiera de las 4 islas redefine el concepto de espectacularidad.

Una de las excursiones que las agencias de viajes te ofrecen con insistencia desde Ao Nang es la de las 4 islas. Las 4 islas son cuatro islas que se encuentran justo enfrente de Ao Nang y que pueden verse a simple vista tanto desde el propio Ao Nang como desde Railay. Tres de las islas están habitadas o al menos habilitadas para poder pasar allí el día y la otra (Chicken Island) se conserva como un parque natural (aunque de hecho, todas pertenecen al parque natural de las Phi Phi).

Hasta en el paraíso pasa el tiempo, pero... a otro ritmo.
Hasta en el paraíso pasa el tiempo, pero… a otro ritmo.

Sin embargo, las excursiones a estas islas son un poco truño. Me explico: lo que hacen las agencias es llenar una long-tail que sale a primera hora de la mañana (bueno, a las 9, eso para nosotros ya era primera hora) y va de una isla a otra dejándote en una playa entre 30 y 60 minutos para que visites la isla o nades (excepto en Chicken que solo se ve desde el barco porque está prohibido bajarse). A mediodía ya estás de nuevo en Ao Nang de regreso para comer. La verdad es que hacer esta excursión no es excesivamente caro, especialmente en temporada baja, pero nosotros preferíamos ir a una sola isla y pasarnos todo el día tranquilamente en ella. Elegimos la isla de Poda, que es la más cercana y la más grande de las 4 islas.

Esta es la isla de Poda. Su larga y amplia playa se puede distinguir incluso desde Ao Nang.
Esta es la isla de Poda. Su larga y amplia playa se puede distinguir incluso desde Ao Nang.

Para ello, hay que hacer lo mismo que para ir a Railay, pero en este caso en vez de comprar un billete de ida o ida y vuelta, lo que compras es un billete de ida, espera y vuelta, es decir, que el mismo long-tail que te lleva, te espera y regresa a la hora convenida con el límite esta vez de las 5 de la tarde. Además para esto es necesario que exista un grupo suficiente de personas ya que el long-tail no se mueve si solo van dos pasajeros. Volvimos a tener mucha suerte puesto que otras dos parejas que también querían ir a Poda estaban ya esperando. Lo único malo de esto fue que no nos dió tiempo a ir al 7-eleven a comprar provisiones para el picnic en la playa.

Tras un tranquilo viaje de 20 minutos, el long-tail nos dejó en la playa de Poda, convenimos la hora de regreso (las 5) y cada una de las tres parejas se fue por su lado.

Las long-tail que llegan a las islas se quedan esperando en los chiringuitos de la playa.
Las long-tail que llegan a las islas se quedan esperando en los chiringuitos de la playa.

Poda es una pequeña isla privada que tiene un restaurante y un hotel. Cuando digo “privada” me refiero a que hay alguien que es el propietario de la isla o eso dice un cartel que te encuentras justo al bajar del barco y dónde te indican que debes pagar una tasa por estar allí que nadie pagó (creo). Por lo demás, Poda solo tiene una playa, pero es muy grande y casi rodea toda la isla. Lo mejor de la playa son los dos extremos, la playa que encuentras nada más bajar del barco a la derecha (con un gran islote karstico enfrente) y la del lado izquierdo de espaldas al mar que, aunque está más lejos, es de aguas transparentes, solitaria e ideal para el snorkeling. El interior de la isla está ocupado por los diversos bungalows del hotel.

Esta es la tormenta que temía nuestra compañera de viaje.
Esta es la tormenta que temía nuestra compañera de viaje.

Nos ocurrió algo curioso. Primero habíamos estado en la zona izquierda, dónde después de que se fuera un barco de excursiones nos habíamos quedado totalmente solos, y luego fuimos a la zona derecha para disfrutar de las vistas desde allí mientras nos bañábamos. En eso que pasamos por delante de la long-tail en la que veníamos y allí estaban las dos parejas junto al capitán. La chica de una de las parejas, una alemana, nada más vernos se abalanzó sobre nosotros para decirnos que teníamos que irnos ya, que se avecinaba una gran tormenta y que luego no podríamos regresar, que unos amigos suyos se habían quedado atrapados en Phi Phi dos días por una tormenta… Estaba totalmente histérica y quería que volviéramos a las 3 en vez de a la hora convenida (las 5) con esos argumentos. Le explicamos que nosotros habíamos elegido ir solo a una de las 4 islas precisamente para poder estar todo el día, que es época de lluvias y las tormentas son frecuentes, que debería habérselo pensado antes de venir si temía este tipo de circustancias y que sintiendlo mucho, nosotros íbamos a disfrutar de nuestra estancia hasta la hora marcada. Ni que decir tiene que nuestros argumentos no la convencieron y que se fue cabreada y no nos volvió a hablar en todo el día ni en el trayecto de regreso que, por cierto, sí fue movidito bajo la tormenta, pero es que además para nosotros ese es precisamente uno de los alicientes extras de una excursión en long-tail, que parece que te hayas subido a una atracción de Port Aventura.

Las alertas de tsunami están por todas partes en esta zona.
Las alertas de tsunami están por todas partes en esta zona.

Comimos nada más llegar en unos puestos de la calle y regresamos al hotel dónde nos duchamos y mientras Nuria chateaba, Ivan aprovechó para probar los thai massage del sur. Tras la cena hicimos algunas compras y reservamos el pasaje de ferry a las islas Phi Phien una agencia de viajes. En temporada baja solo las agencias de viajes venden pasajes para Phi Phi y, por cierto, hay que comparar precios y regatear, porque puede haber mucha diferencia entre una y otra.

Gastos 21A

Escribiendo esto siento nostalgia del paraíso.
Escribiendo esto siento nostalgia del paraíso.

Desayuno: 40 B
Barco a Poda Island: 2×300 B
Hotel: 200 B
Comida: 90 B
Masaje: 200 B
Cena: 188 B
Camisetas: 3×100 B
Cojines: 10×20 B
Ferry a Phi-phi: 2×300 B

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apeadero te informa que los datos personales que nos proporcionas rellenando este formulario serán tratados por mi (Ivan Gadea Saez) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es para enviarte nuestras publicaciones en forma de boletín periódico, promociones y servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores que tenemos contratados con OVH/Kimsufi ubicada en la UE. Si no introduces los datos obligatorios solicitados o no validas esta política de privacidad no podremos atender a tu solicitud. Puedes ejercer el derecho de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación, portabilidad o cualquier otro en cualquier momento escribiendo un email a ivan.gadea@inusion.es o por correo postal en C\Herba Lluisa, 15 - 03110 Mutxamel (Alicante)