Había tanta gente haciendo cola en La Mano de la Verita que pasamos de entrar. Foto desde la puerta.

Trastevere, un barrio normal en Roma

Había tanta gente haciendo cola en La Mano de la Verita que pasamos de entrar. Foto desde la puerta.Dado que el día anterior lo habíamos dedicado a visitar casi todos los monumentos importantes, el segundo día decidimos no madrugar y dedicar la mañana a visitar el barrio de Trastevere. Se trata de un barrio muy tranquilo, dónde vive gente normal muy cerca del centro histórico. Esta es una de las cosas que más nos gusta de los viajes, el ver cómo vive la gente “normal”. El barrio no es muy grande y se “pasea” en unas horas.

Os dejo con un vídeo que pertenece al recorrido del día anterior (sí, debería haber ido en el anterior post, lo siento):

En el mismo barrio de Trastevere encontramos un restaurante BBB y comimos allí. Durante toda la mañana y especialmente a la hora de la comida hacía un calor insoportable, por lo que agradecimos mucho los ventiladores con aspersores que se han puesto de moda últimamente.

Tras la comida emprendimos el camino de regreso al hostel, dónde nos dimos una ducha, lavamos la ropa de estos días y descansamos hasta tarde. A eso de las 9, salimos con nuestro amigo a comprar comida a un sitio muy barato cercano al hostel y nos acostamos pronto puesto que el día siguiente tocaba madrugón. Por cierto, os dejo un vídeo del hostel.

Nuestra estancia en Roma fue interesante, aunque fue triste comprobar que la situación de precariedad ha alcanzado toda Europa.Mis impresiones de esta segunda visita a la ciudad son muy positivas, en el sentido monumental, pero no tanto en el social. La ciudad es muy visitable, con muchas fuentes y muchas cosas que ver, perfecta en ese sentido. Sin embargo, el número de pobres ha crecido muchísimo en Roma respecto a nuestra anterior visita. Los efectos de la crisis se están notando mucho y ya ni los gobiernos represores como el de Berlusconi y sus secuaces o el de los nuevos tecnócratas pueden ocultarlo.

Por la mañana madrugón a las 6 para tomar el bus de Terravision al aeropuerto. Llegamos sobrados de tiempo, así que tuvimos que esperar un poco antes de embarcar rumbo a Frankfurt.

Gastos

Desayuno: 3 €
Comida: 16 €
Botella de Fanta 1’5 L: 1 €
Cena: 6 €
Bus Terravision: 2×6 €

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Trastevere, un barrio normal en Roma”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *