Trastevere, un barrio normal en Roma

Había tanta gente haciendo cola en La Mano de la Verita que pasamos de entrar. Foto desde la puerta.Dado que el día anterior lo habíamos dedicado a visitar casi todos los monumentos importantes, el segundo día decidimos no madrugar y dedicar la mañana a visitar el barrio de Trastevere. Se trata de un barrio muy tranquilo, dónde vive gente normal muy cerca del centro histórico. Esta es una de las cosas que más nos gusta de los viajes, el ver cómo vive la gente “normal”. El barrio no es muy grande y se “pasea” en unas horas.

Sigue leyendo Trastevere, un barrio normal en Roma

Compartir es el mejor agradecimiento

Egipto: Libres en El Cairo (dia 7)

Nos despertamos libres en una de las mayores ciudades del mundo. Desayunamos en el hotel y salimos corriendo con nuestros amigos a explorar la ciudad. No pasaba ningún taxi delante del hotel, así que tuvimos que recurrir al servicio facilitado por el hotel a precio único de 50 LE para llegar a la ciudad (un robo). Por suerte, encontramos a una pareja de otro grupo organizado que quería también ir a explorar por libre la ciudad y compartimos taxi, con lo cual al final nos salió a un precio razonable el viaje (50 LE / 3 parejas = 17 LE).

Nos dirigimos primero al barrio copto. El taxista trató de ofrecernos un “pack taxi” llevándonos a todos los lugares que quisiéramos durante todo el día por un módico precio. No intentamos ni negociar, directamente decidimos que queríamos tener la libertad de ir como y dónde quisiéramos. Así que cuando nos dejó en el barrio copto nos despedimos de él.

El barrio copto es un conglomerado de callejuelas dónde viven la mayoría de los cristianos de El Cairo. Se supone que allí sucedieron algunos pasajes de los que se cuentan en la Biblia. Lo que sí que está claro es que hay una gran iglesia y varias tiendas de lujo para turistas. No hay mucho que ver, todo se puede ver en una hora, pero vale la pena acercarse para conocerlo.

Del barrio copto nos marchamos al museo. Lo hicimos en metro (0’75 LE), en el vagón reservado a las mujeres, por lo que todas nos miraban y se reían. Durante la visita al museo no se permiten las fotos, por lo que tienes que dejar en una taquilla la cámara. Hicimos una visita rápida al museo (20 LE), sin entrar en la sala de las momias que parece ser que tampoco es nada del otro mundo después de haber visitado el British Museum. Nos hubiera gustado quedarnos más tiempo en el museo, pero no teníamos más tiempo.

Tomamos otro taxi, esta vez con sólo 4 personas, para ir al barrio islámico (10 LE / 2 = 5 LE). Entramos en las dos catedrales que hay en la plaza principal del barrio islámico (24 LE). En Egipto, también los no-musulmanes pueden entrar en las mezquitas. Esto es una verdadera suerte, pues se puede ver como son, como se comporta la gente allí dentro, etc. Además tuvimos mucha suerte, ya que un chico joven nos ofreció enseñarnos algunos lugares cerrados de la mezquita. Sacó una llave gigante y nos abrió las puertas para nosotros solos de un montón de salas ricamente adornadas. Al final de todas las salas, se encuentra la tumba del Sha de Persia. Luego, cuando salimos de la mezquita, nos encontramos con el imán con el que estuvimos charlando un rato en inglés acerca de la religión, las costumbres y el país. El hombre nos permitió incluso subir al lugar dónde llaman a la oración 5 veces al día.

Nos llevamos un grato recuerdo de aquella visita al barrio islámico. Quizá la suerte fue que éramos los únicos dos visitantes que veníamos por libre, sin un guía y un autobús. Pero nos teníamos que ir ya, el hambre apretaba y no sabíamos dónde ir a comer. Así que paramos un taxi y le pedimos que nos llevara al mercado (5 LE). Nos dejó muy cerca de la plaza Hussein, por lo que nos acercamos hasta allí para comer. Comimos en un lugar típico, dónde también estaban comiendo otros egipcios (50 LE). En Egipto (como en otros países musulmanes) es costumbre que haya una única mesa grande, dónde sirven la comida a todos en común y cada uno se sirve lo que quiere. Incluso se bebe del mismo vaso.

Por casualidad volvimos a ver a Amed y su grupo de seguidores comiendo en el restaurante de justo al lado de nosotros. Formaba parte de la excursión “Khan el Khalili y comida típica” que costaba 60 euros. ¡Que ladrones!

Terminamos de comer bastante tarde, ya que habíamos empezado tarde y además tardaron un poco en servirnos la comida. Queríamos haber ido a visitar la ciudad de los muertos, pero consideramos que ya era un poco tarde para eso y nos dedicamos a ir de compras por el mercado hasta la hora de cenar.

Compramos lo siguiente:

– Collares grandes: 10 LE (7 unidades)
– Lámpara metálica mediana: 65 LE
– Lámpara cristal mediana: 50 LE
– Cachimba grande: 55 LE
– Tazas: 10 LE (2 unidades)
– Caja de nácar grande: 35 LE
– Caja de nácar mediana: 25 LE (3 unidades)
– Papiros: 15 LE y 20 LE
– Figuras típicas pequeñas: 5 LE (3 unidades)
– Colección de monedas: 15 LE (2 unidades)

Luego, cargados con muchas bolsas tuvimos que pedir un taxi al hotel para poder descargar (15 LE + 5 LE de propina). Era bastante tarde y aunque nos apetecía volver a la ciudad, decidimos finalmente cenar en el mismo hotel (50 LE) y hacer las maletas para volver a casa mañana a primera hora.

Gastos del día
48 LE (taxis y metro)
20 LE (museo)
24 LE (visita catedrales barrio islámico)
50 LE (comida)
450 LE (compras)
50 LE (cena)

Total: 642 LE

Compartir es el mejor agradecimiento