Cómo cazar la Aurora Boreal

El primer día hubo momentos que parecía un sueño, era totalmente irreal.En este mini-manual para cazadores de auroras lo primero que debes aprender es que NO puedes cazar la aurora. Aurorita es una niña caprichosa que aparece cuando a ella le place. Puedes tirarte horas esperando en el lugar adecuado sin que aparezca y cuando ya ni te esperas verla, levantas la cabeza y la ves ahí, verde, desafiante, preguntándote irónicamente “¿te ibas ya a dormir?”.

Sin embargo, sí que hay una serie de pautas que te ayudarán a tener posibilidades de disfrutar de este mágico fenómeno. Lo principal es estar en el sitio adecuado. Lo ideal es situarse en latitudes entre 60º y 80º, es decir, cerca del círculo polar. Cuando estaba buscando información para nuestro viaje a Noruega, descubrí que la ciudad de Tromso estaba en todo el centro de la región “afectada” por las auroras (cerca del paralelo 70º). Siendo que además había vuelos baratos y que se trata de una ciudad suficientemente grande, con todas las infrastructuras necesarias, resulta un excelente lugar para disfrutar del fenómeno.

El resplandor "extra" del fondo es debido a la luna llena a punto de salir detrás de la montaña.Otro punto obvio a tener en cuenta es la luminosidad ambiental y la meteorología. Evidentemente, si el cielo está nublado no se puede ver la aurora y si hay demasiada luz, puede ser que no la podamos distinguir. Pero tampoco hay que dramatizar, no es necesario estar en total ausencia de luz. Todas las fotos que podéis ver en este artículo están tomadas con una buena cantidad de luz ambiental. Para disfrutar bien de la aurora lo que hicimos fue alejarnos un poco de la ciudad, nada más, pero sus luces seguían iluminando el pequeño bosque en el que nos encontrábamos (el de Kroken, tomar el autobús 20 hasta el final y allí adentraros unos cientos de metros por el camino hacía arriba). La luna llena tampoco ayudaba a que hubiera oscuridad absoluta y aún así la aurora se podía ver perfectamente.

La hora de aparición es importante también. En Noruega (que tiene la misma zona horaria que España) la aurora salió siempre entre las 7 y las 12 de la noche. Era imprevisible, cada día salió a una hora diferente. Los locales dicen que una pista que te indica si va a haber aurora boreal esa noche o no es la temperatura: noches frías son noches de aurora. No lo pudimos comprobar, ya que todas las noches las notábamos igual de frías y en todas salió la aurora.

Estar en un sitio apartado es importante, pero si la aurora es suficientemente fuerte se podrá ver incluso en lugares fuertemente iluminados como este: el camping de Tromso.Otra cosa importante es saber ver la aurora. Si estás en un sitio iluminado (por farolas, por ejemplo), si hay una aurora fuerte se puede ver a simple vista: mira al cielo y si “te parece” que hay una nube que se mueve un poco o que tiene una forma extrañamente alargada.. probablemente estés delante de una aurora boreal. Los colores probablemente no los distinguirás si hay demasiada luz ambiental. Aún así, si tienes dudas o la aurora todavía es débil, puedes comprobar si está la aurora o no con un sencillo procedimiento: una foto. Eso sí, necesitarás una reflex digital. Le pones un tiempo de exposición alto, apuntas al cielo y disparas (no hace falta ni montar el trípode). Si ves tonalidades verdes en la foto es que hay algo. Esto te sirve para no estar esperando con varios grados bajo cero en mitad del monte, puedes estar cómodamente en tu cabañita y “subirte” cuando aparezca la aurora.

Fijaos como cuanto más cerca está la aurora de la ciudad, menos se percibe.Por último, si quieres inmortalizar la aurora, como ya he explicado antes, vas a necesitar una cámara reflex digital. Llévate el objetivo con mayor angular que tengas y un trípode. Con estos elementos ya tienes el equipo de fotografía necesario para cazar auroras. El tiempo de exposición tiene que ser entre 15 y 30 segundos, pero nunca mayor de esa cifra para que las estrellas no salgan movidas debido a la velocidad de rotación de la Tierra. Ten cuidado con la ISO que uses, puesto que ISOs medias/altas producirán un feo efecto de granulado (aunque si la aurora es muy débil tendrás que usarlas a la fuerza). Y, por último y no de poca importancia, quita cualquier filtro UV que lleve el objetivo. Debido a haber olvidado quitar el filtro muchas de las fotos que tomamos han salido con unos feos círculos concéntricos de color verde.

Quedarse quieto durante 20 o 30 segundos para salir en la foto es bastante complicado.Si quieres que alguien salga en la foto junto a la aurora tendrás que pedirle que se esté muy quietecito durante todo el tiempo de exposición de la fotografía. Algo complicado cuando estás a varios grados bajo cero.

Todo aficionado a la fotografía, todo viajero, todo aquél que todavía cree en la magia debería viajar hasta el ártico para tratar de vivir la experiencia aunque solo sea una vez en la vida. Es un espectáculo tan mágico y maravilloso que engancha. Apenas una semana después de regresar, ya tenemos ganas de volver.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

6 comentarios sobre “Cómo cazar la Aurora Boreal”

  1. Ok, m’ha agradat l’article, ara tinc ganes de fer altre viatge. Busca algo xulo uns dies per a Nadal 🙂 Pero no m’ho digues a les 2 del mati q estic potrosa i em surt un NO com a primera resposta (marca de la casa)

  2. Hola, después de visitar tu página web debo felicitarte por esta y el excelente contenido que tienes.Me gustaria saber si existiria la posiblidad de enviarte un articulo 100% original, pasado por copyscape, corregido y editado profesionalmente para que puedas publicar en la seccion y dentro de este un link dado que poseo una pagina de esta tematica, y a cambio si gustas podria publicar un articulo en mi pagina tambien, si es posible me encantaria que me envies un email y podramos hablar mas al detalle del tema… saludos.Espero tu respuesta.Elizabeth

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *